• El grupo Escuadrón Banca moldea “basura” metálica de pupitres, escritorios y puertas de baño, para crear mobiliario urbano que adorna pasillos y corredores de la entidad universitaria 
Ciudad de México.- Integrantes del Escuadrón Banca moldean desechos metálicos de pupitres, escritorios y puertas de baño para crear mobiliario, y piezas de arte que decoran pasillos y corredores de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán.

Mediante el proyecto Corredor Escultórico de la FES Cuautitlán, sin precedentes en la UNAM, alumnos del taller de Escultura en Metal buscan conjuntar los aspectos educativos, creativos y estéticos para familiarizar, sensibilizar e involucrar a la comunidad y sus visitantes con el arte, mostrándolo como parte del entorno.

Propusieron crear una serie de bancas para que la comunidad se apropie de ellas: pueden sentarse a leer, estudiar o conversar, además de contemplar y valorar su belleza estética.

Elizabeth Skinfill Vite, maestra en Artes Visuales y responsable del taller, afirmó que “la peculiaridad del proyecto es devolver a la vida útil objetos y materiales inservibles, provenientes de diversas áreas de la unidad multidisciplinaria”.

Esta propuesta plantea aprovechar la chatarra de acero como materia prima; además, que los participantes se autoexploren como seres creativos, pues ninguno se dedica propiamente al arte, resaltó la creadora de “Alas de Libertad”, escultura monumental en acero que da identidad a la FES Cuautitlán.


Indicó que un aliciente fue implementar espacios agradables donde los jóvenes puedan convivir por más tiempo. “No tienen un lugar dónde sentarse, sólo el pasto y algunas jardineras, insuficientes para disfrutar de un buen momento o estudiar. Viendo esa necesidad, los alumnos crearon una serie de bancas con el material de desecho de la misma institución, cada una con su estilo personal”.

Ellos hacen su propio diseño y cuando concluyen su trabajo, lo donan a la facultad. “Es un proyecto sin antecedentes en la Universidad, pues no sólo obsequian su tiempo y trabajo, también el dinero que invierten para elaborarlo. A la fecha, han creado 22 bancas”.

Skinfill Vite subrayó que el Corredor Escultórico es ya punto de referencia de arte objeto funcional, suma de voluntades y experiencias. Su éxito permite seguir nutriendo otros proyectos artísticos, que confirman la solidez, el carácter constructivo y propositivo del Taller de Escultura en Metal.

Participan estudiantes de diversas licenciaturas, académicos y comunidad externa, entre ellos adultos mayores que llegan a Cuautitlán desde diversos puntos de la Ciudad de México y del Estado de México.

Transformar desechos

Todo el metal puede transformarse, reutilizarse; la ventaja de la escultura en acero es que es posible recortar, soldar, esmerilar, dar acabados y volver a iniciar el proceso creativo las veces que sea necesario.

Los participantes desarrollan un proyecto personal, y de acuerdo con la pieza que manufacturan les otorgan un nombre. Como parte de esta iniciativa ya se han instalado bancas en forma de dinosaurio (Stegosaurus); una mariposa (Loca mariposa); un árbol de varillas e instrumentos musicales como un piano y una guitarra (La guitarra de mi padre), además de aquellas que han sido adornadas con flores o siluetas de mujer.

Actualmente el grupo elabora un bestiario, también con desechos de acero, que comprende hasta el momento a 13 animales, y que pretenden exponer en galerías naturales como jardines y corredores universitarios.

El Taller de Escultura está por cumplir 24 años de trabajo ininterrumpido; “el objetivo fue crear un espacio cultural al norte de la zona metropolitana, y desde entonces es el mejor y único en su género dentro de la Universidad”, finalizó.


Publicar un comentario

Author Name

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.