¡Gracias, Batman!, dice la CP Ana Rosa Payán sobre su perro que alertó sobre ladrón en su domicilio

  • Luis Ángel C. “Kalako”, quien fue sentenciado por el primer robo a la casa de la ex alcaldesa y, tras obtener su libertad hace una semana, regresó de nuevo a robar

Mérida, Yucatán.. Con un ¡Gracias, Batman! La dos veces alcaldesa de Mérida Ana Rosa Payán Cervera narra la seguridad en las casas de la Mérida de antaño como contexto del suceso que vivieron la madrugada de ayer cuando un sujeto, que había robado en el mismo predio, regresó para tratar de llevarse la tubería de cobre de las instalaciones del gas.

La política aprovechó el espacio “para hacer un reconocimiento a los elementos de la SSP que actuaron con total prontitud a mi llamado al 911, atrapando en breves minutos a la persona que se introdujo a mi predio, la madrugad de hoy”.

El perro alertó, cerca de las 2:30 de la madrugada de este domingo, de un invasor en el techo. La familia reportó el incidente a la policía y tras la persecución lograron capturar a Luis Ángel C. “Kalako” quien ya había sido detenido por intentar robar en la misma vivienda en mayo del año pasado.

Cómo has pasado los años...

Hace ya casi 50 años, nos pasamos a vivir a la Huerta, en un principio la casa sólo tenía un incipiente seto, años después mi mamá pensó que era bueno poner una reja, a la cual todos nos oponíamos porque nos gustaba mucho ver la casa sin barreras, pero el hecho de estar en una esquina, por el aire, entraba mucha basura al jardín, y eso nos molestaba mucho, como hasta la fecha, a pesar de la reja.

Las puertas que dan al exterior siempre estaban sin seguro, salvo en las noches, que sí asegurábamos las cerraduras. Años después les agregamos un pasador a las puertas para estar más tranquillos por las noches.

La reja nunca se cerraba ni de día, ni de noche por la comodidad de entrar y salir con toda libertad a pie o en vehículo, dado que en muchas ocasiones el tráfico se pone pesado sobretodo a determinadas horas.

Años después empezamos a cerrar la reja por las noches.

Nuestros vehículos siempre los dejábamos abiertos en el garage de la casa, incluso en ocasiones, hasta con las llaves puestas, tiempo después, empezamos a ponerles seguro, por aquello de ya no podíamos pasarnos de confiados.

Este año, como que nos empezó a "caer el 20" y ya no sólo cerramos la reja de noche, sino que también le ponemos candado.

Muchos de mis vecinos tienen sus rejas hasta el techo de sus garajes o a una altura considerable, varias de ellas ya son eléctircas.

Y así poco a poco en Mérida, hemos ido cambiando nuestras costumbres de actuar con total libertad. Todavía recuerdo cuándo en mi niñez, todas nuestras casas tenían un postigo que con solo meter la mano, entrábamos a nuestra casa, la casa de los abuelitos o de mis tíos. Podíamos salir a jugar a la calle con nuestros amiguitos, o a montar bicicleta hasta la lejana Colonia Maya, sin ningún temor, más que el regaño de mis progenitores por estar callejeando más de la cuenta.

Hoy, entre robos e intentos de robo en mi casa, tuvimos que poner cámaras de vigilancia y ya empiezo a tener temor, hasta pena me da reconocerlo, porque siempre he vivido con una absoluta confianza en nuestra ciudad, "donde no pasa nada". Siempre he pensado que "Mérida es la mejor ciudad del mundo y sus alrededores", y que esa libertad con la que he vivido, yendo de un lugar a otro a cualquier hora de día o de noche, me hace sentir bien, por lo que me resisto a pensar que tengo que cambiar mi estilo de vida, que me obligará a tomar actitudes o acciones que me hagan sentir que tengo que actuar como sí esperara que algo malo me puede suceder en cualquier momento.

¿Qué nos pasa? ¿A dónde queremos llevar a Mérida? No quiero ni pensar que podamos llegar a tener los indices de delincuencia de otras partes del país. 

Lo que finalmente quiero transmitirles es mi tristeza y preocupación porque lo que hoy ocurre en Mérida. Aunque suene un poco loco, o tonto, o iluso, pero sueño con vivir en la Mérida de mi niñez, en la Mérida de mi juventud, en la Mérida de mis padres y abuelos, en la Mérida que tanto amamos...

¡Gracias, Batman!

PD. Quiero aprovechar antes de terminar, hacer un Reconocimiento a los elementos de la SSP que actuaron con total prontitud a mi llamado al 911, atrapando en breves minutos a la persona que se introdujo a mi predio, la madrugad de hoy.

Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. Ojalá usted fuera la próxima Gobernadora. No hemos vivido un mejor Mérida, désde que fue Alcaldesa. Ha sido, la administración más ordenada e innovadora de todas. Excelente equipo de trabajo, excelente titular. Saludos contadora.

    ResponderBorrar