Artículos por "Eduardo Ibarra"

Mostrando las entradas con la etiqueta Eduardo Ibarra. Mostrar todas las entradas

  • Las medidas de urgente aplicación fueron dictadas por incumplimiento  a la  normatividad ambiental y por considerarse dicho incumplimiento un riesgo inminente para el ambiente y la salud.
Mérida, Yucatán.- Personal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) clausuró de manera total temporal a la empresa Medam, S. de R.L. de C.V., en la ciudad de Mérida, Yucatán, debido al incumplimiento a las medidas de urgente aplicación dictadas por la autoridad en materia de residuos peligrosos.

Cabe recordar que esta Procuraduría dictó medidas de urgente aplicación a la citada empresa dedicada al manejo de residuos peligrosos biológico-infecciosos, por incumplir la normatividad ambiental y poner en riesgo al ambiente y la salud, lo anterior con fundamento en el artículo 104 de la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos (LGPGIR), por lo que ante su incumplimiento, la PROFEPA determinó la clausura total temporal del sitio.

El incumplimiento de las medidas dictadas consistió en abstenerse de enviar los residuos peligrosos biológicos infecciosos a su destino final con alguna persona jurídica autorizada para tal efecto.

Así mismo, la empresa infractora no obstante haber sido ordenado por la autoridad ambiental, se abstuvo de ampliar la capacidad del almacén temporal ya que durante la inspección se encontraban fuera del mismo 84 supersacos y totes con residuos peligrosos biológicos infecciosos; igualmente, se abstuvo de realizar los procesos necesarios para dejar irreconocibles los residuos peligrosos biológicos infecciosos encontrados.

El incumplimiento a la normatividad ambiental en materia de residuos peligrosos, se sanciona con una multa por el equivalente de 20 a 50 mil días de Unidad de Medida y actualización; la remediación de sitios contaminados, la suspensión o revocación de las concesiones, licencias, permisos o autorizaciones correspondientes; incluso, la clausura total definitiva.

Eduardo Ibarra Aguirre |Utopía
A lo largo de más de una década aquí se documenta tres veces a la semana que el de réplica es un derecho básico, cuasi sagrado, de los lectores. Y que su ejercicio generalizado cambiaría de raíz al periodismo y los medios. Doy paso, por ello, a los reclamos de Carolina Verduzco:
“¿Solicito aclaración sobre Corre la Voz. Estimado Eduardo: Valoro mucho que te hayas ocupado de contribuir a la difusión de materiales periodísticos relativos a nuestro compañero e indiscutible dirigente Raúl Álvarez Garín y te agradezco que entre ellos hayas incorporado el artículo que me hizo favor de publicar La Jornada, el pasado 27 de septiembre.
“Leí también tu artículo en Utopía, en el que te refieres a cómo conociste a Raúl, a tu relación (con) él y a una parte de su obra. Me llamó la atención que afirmes algo sobre su participación en el semanario que dirigí desde 1989 y que después de casi 14 años nos vimos obligados a suspender. Me refiero al párrafo donde afirmas:
“‘Desde Corre la Voz, periódico que animaba Raúl aunque no apareciera como director, acaso (las negritas son mías: EIA) por ser parte de su estilo personal, el soldado y el editor sentimos, en el momento más necesario, la solidaridad del equipo que hizo posible aquel medio alternativo que podía uno adquirir en cualquier tren del Metro.’
“Desde luego que Raúl animaba la publicación, al igual que animaba los distintos ámbitos en los que se encontrara, pero te pregunto: ¿Qué quisiste decir cuando dices que él no aparecía como director, acaso por su estilo personal? ¿No te parece que con esta afirmación estás insinuando que yo estuve jugando el papel de “Juanito”, o “Juanita”, como suelen denominarse en la jerga política a las personas que se prestan a aparecer, sólo formalmente, como las autoras de lo que en realidad hacen otras? ¿No te parece que si así hubiera sido, eso me caracterizaría como alguien que sin el menor asomo de modestia y con afán de lucimiento fuera tan arrogante como para llegar a mentir con tal exceso? Y peor aún, mucho peor: ¿Si eso hubiera sido un estilo personal de Raúl, no hablaría muy mal de él? Si eso es lo que quisiste decir: ¿En qué te basas, o al menos dime y diles a tus lectores qué te hace suponer que semejante cosa haya ocurrido?
“Debo decirte que entiendo que muchas personas que valoraban positivamente la labor de Corre la Voz, y que además conocían aunque fuera un poco las capacidades de Raúl les resultara muy natural y dieran por hecho que el órgano periodístico en el que militó durante tantos años fuera dirigido por él; que ni siquiera revisaran el directorio, e incluso que habiéndolo revisado se les olvidara, y por ello se refirieran a Raúl como su director; pero eso que pudiera interpretarse como algo relativamente explicable, es muy distinto a afirmar o a sugerir que aunque no apareciera como director, en realidad sí lo fuera.
“Por lo que a mí me toca, y sobre todo, de manera muy especial, por el respeto que le debemos a Raúl y a la honestidad política que siempre lo caracterizó espero tu respuesta y te reitero mi reconocimiento por los materiales que estás difundiendo, no sólo con buena fe, sino también con el cariño que estoy segura le tuviste a nuestro enorme e insustituible dirigente político. Carolina Verduzco”.
Usé el adverbio “acaso” en el párrafo en cuestión y éste “Indica la posibilidad o creencia de que sea cierto algo que se dice, aunque se tienen dudas sobre ello”. Nada más tengo que agregar.
Como el texto de Carolina circuló en internet antes de ser registrado aquí, produjo reacciones de las que vale la pena rescatar la de Alejandro Raúl Álvarez, quien sostiene: “¡Bien dicho, Caro. Pero más todavía: si se cruzan las actividades de Raúl en aquel periodo, también se podrá ver que no hubiera podido andar con todo encima, por muy dirigente que fuera! La retórica sobre las virtudes de un dirigente, cuando se muere, acaban por atribuirle todo a el solito. En el caso de Raúl, que duda cabe de que se supo acompañar de gente inteligente, trabajadora y creativa, por eso se pudieron hacer tantas cosas con tan poca gente (…)”
Ni en mis tiempos de militancia adolescente, allá por 1966, y hasta 1986, y mucho menos después, atribuí a dirigente político o social alguno, vivo o muerto, extranjero o mexicano, carácter de “indiscutible” y menos aún “de atribuirle todo a el solito”, porque considero que las organizaciones de las izquierdas, comunista y socialista son, entre otras cosas esenciales, obras colectivas de militantes, dirigencias y simpatizantes, por virtuoso y carismático que sea el dirigente principal.
Acuse de recibo
Por el contrario, para la médica familiar del IMSS y colaboradora del Diario de Xalapa, Abigail Bello Gallardo, fue “sorprendente, fuerte y necesaria su utopía 1449. Raúl Álvarez Garín (29-IX-14). Muchas gracias periodista Eduardo Ibarra Aguirre por enseñarnos algo nuevo en cada Utopía. Y en efecto, con Raúl Álvarez Garín, se fue un poco de cada uno de nosotros”.

forum@forumenlinea.com   www.forumenlinea.com   www.facebook.com/forumenlinea

Author Name

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.