COVID-19: las variantes de Sudáfrica, Inglaterra y Brasil amenazan América Latina

Una ilustración digital del coronavirus muestra la forma de corona que le da su nombre.Centro para el Control y Prevención de Enfermedades.

  • El hallazgo de las nuevas mutaciones en 14 países del continente genera preocupación ya que éstas podrían ser más contagiosas o mortales. Ahora mismo África se encuentra en una encrucijada impulsada por la variante de Sudáfrica que ha generado un número récord de casos en esa nación y otros países del continente, y en Europa, aunque la vacunación ya ha comenzado en 35 países, las medidas de confinamiento se han hecho más fuertes ante la amenaza de las mutaciones.

Ginebra.- La Organización Panamericana de la Salud informó este jueves que se han detectado tres nuevas variantes del virus SARS-CoV-2 en 14 países de las Américas, y expresó su preocupación por la posible mayor propagación y gravedad de los casos de COVID-19 en la región.

La actualización epidemiológica publicada por la OPS advierte que “recientemente se ha documentado que las personas infectadas con la variante VOC 202012/01, identificada inicialmente en Inglaterra, presentan mayor riesgo de morir que las personas infectadas con otras variantes. Los estudios preliminares sugieren que la variante 501Y.V2, identificada en Sudáfrica, está asociada con una carga viral más alta, lo que podría sugerir un potencial mayor transmisibilidad ".

 “Las mutaciones son esperadas como parte de la propagación de cualquier virus. Es por ello que instamos a las autoridades nacionales y locales a que continúen fortaleciendo las actividades enfocadas al control de la enfermedad, incluyendo el monitoreo cercano de la COVID-19. Se requiere de vigilancia epidemiológica, incorporando la ampliación de la vigilancia genómica regional, la investigación de brotes y el rastreo de contactos. Cuando sea apropiado, también se requiere ajustar las medidas de salud pública y sociales para reducir la transmisión”, dijo

En referencia con las dos variantes detectadas recientemente en el Reino Unido y Sudáfrica, Aldighieri señaló que al parecer no se ha generado transmisión comunitaria en la región de las Américas hasta el momento. Los casos parecen limitarse, por ahora, a personas que viajan desde ambos países o conectadas con personas que viajan desde los mismos.

La tercera variante, detectada en el estado de Amazonas, Brasil, es más predominante a nivel local. Los investigadores han sugerido recientemente un vínculo causal con el incremento de hospitalizaciones observado durante las últimas semanas en Manaos, "pero aún es temprano para sacar conclusiones sobre la intensidad de la asociación entre la aparición de la variante y la dinámica reciente de la transmisión", indicó Aldighieri.

Una o dos de las variantes han sido identificadas en Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Cuba, Ecuador, Estados Unidos, Jamaica, México, Panamá, Perú, República Dominicana, Santa Lucía y Trinidad y Tobago.

Marcando un hito sombrío, el número de muertes en las Américas debido a la COVID-19 alcanzó 1.015.534 el pasado 26 de enero. El número de personas infectadas con la enfermedad llegó a 44.197.482 en 56 países y territorios de las Américas.

Las consecuencias de las variantes en África

En África ya se sienten las consecuencias de las variantes, informó la Organización Mundial de la Salud este jueves, los casos de COVID-19 y las muertes están aumentando a medida que nuevas variantes más contagiosas del virus se propagan a otros países.

Desde que se identificó la variante del virus de Sudáfrica a finales de diciembre, las muertes se han duplicado, con más de 15.000 concentradas en 10 naciones principalmente del sur y norte del continente.

En la última semana, hubo una pequeña caída en los casos en Sudáfrica, pero 22 países continúan viendo un aumento en el número de casos.

La variante 501Y.V2 es predominante y está generando un número récord de casos en Sudáfrica y la subregión. Se ha encontrado en Botswana, Ghana, Kenia, la región francesa del Océano Índico de Mayotte, Zambia y en 24 naciones no africanas.

"La variante que se detectó por primera vez en Sudáfrica se ha extendido rápidamente más allá de África, es algo que me mantiene despierto toda la noche", dijo el Doctor Matshidiso Moeti, director de la OMS para esa región.

La otra variante que se detectó inicialmente en el Reino Unido también se ha encontrado en Gambia y Nigeria. El experto dijo que, sin embargo, se necesitan más investigaciones para determinar si la nueva cepa causa una enfermedad más grave.

“Además de las nuevas variantes, la fatiga del COVID-19 y las secuelas de las reuniones de fin de año corren el riesgo de provocar una tormenta perfecta e impulsar la segunda ola de África y las abrumadoras instalaciones de salud. África se encuentra en una encrucijada”, advirtió.

Vacunas versus variantes

Mientras tanto, en Europa, el director regional de la OMS ha definido la situación actual de las variantes y la vacunación como una “paradoja”.

“Las vacunas, por un lado, ofrecen una esperanza notable. Por otro lado, las nuevas variantes de preocupación que surgen presentan mayor incertidumbre y riesgo”, describió Hans Kluge.

Kluge informó que un total de 35 países de la Región de Europa han iniciado la vacunación, administrando 25 millones de dosis, sin embargo, las continuas altas tasas de transmisión y las variantes emergentes de COVID-19 que son motivo de preocupación han aumentado la urgencia de la tarea de vacunar a los grupos prioritarios. Las crecientes expectativas de la ciencia y el desarrollo, la producción y la distribución equitativa de vacunas no se están cumpliendo tan rápido como deberían.

“Esta paradoja, donde las comunidades sienten que se vislumbra un final con la vacuna, pero, al mismo tiempo, están llamadas a adherirse a medidas restrictivas ante una nueva amenaza, está provocando tensión, angustia, fatiga y confusión. Esto es completamente comprensible en estas circunstancias”, explicó Hans Kluge.

A la fecha, 33 países europeos han informado casos de la variante inicialmente identificada en el Reino Unido; mientras que 16 han informado de la identificada en Sudáfrica. Varios hospitales, escuelas y entornos de atención a largo plazo han informado de brotes que involucran nuevas variantes preocupantes.

Las restricciones y medidas de confinamiento, introducidas para limitar la propagación del virus, en particular las nuevas variantes más transmisibles, han resultado en una disminución de nuevos casos en la Región: 30 países han experimentado una disminución significativa en la incidencia acumulada de 14 días.

“Son 7 países más que hace 2 semanas. Sin embargo, las tasas de transmisión en Europa siguen siendo muy elevadas, lo que afecta a los sistemas de salud y exige los servicios, por lo que es demasiado pronto para aliviarlo. Reducir la transmisión requiere un esfuerzo constante y sostenido. Tengamos en cuenta que poco más del 3% de las personas en la Región han tenido una infección por COVID-19 confirmada. Las áreas afectadas gravemente una vez pueden volver a ser afectadas”, advirtió.

Kluge pidió “utilizar todas las reservas de paciencia y mantener la guardia alta” para tolerar y cumplir todas las medidas necesarias para proteger los sistemas de salud del colapso bajo las olas de un virus más contagioso.

“Necesitamos ser pacientes. Llevará tiempo vacunarse contra COVID-19. Para los millones de ustedes en los 25 países europeos que se encuentran actualmente en un bloqueo nacional parcial o total, cuya libertad de movimiento está restringida, soy plenamente consciente de los sacrificios que han hecho. Yo también lo siento en mi familia, mi comunidad y mi lugar de trabajo”, concluyó.

Publicar un comentario

0 Comentarios