Población debe confiar en acudir a hospitales para atenderse del COVID-19

Población debe confiar en acudir a hospitales para atenderse del COVID-19. Texto: Julio Ríos Fotografía: Gustavo Alfonzo | Archivo

  • No contar con atención médica oportuna puede provocar finales trágicos. Sólo los pacientes que realmente lo necesitan son intubados, según parámetros técnicos

Guadalajara Jalisco.- La equivocada percepción que tienen algunas personas y la desconfianza de acudir a los hospitales por el miedo a ser intubados, puede provocar finales trágicos en casos de COVID-19, ya que esa incredulidad y escepticismo lo único que han provocado es que cuando llegan a las clínicas es demasiado tarde para salvarles la vida, declaró el Director del OPD Hospital Civil de Guadalajara, doctor Jaime Federico Andrade Villanueva. 

“Si hay atención oportuna existen muchas posibilidades de evitar ventilación mecánica e intubación. Hay tratamientos que se pueden usar antes de llegar a una intubación, como el alto flujo, que no se puede hacer en una casa pues requiere altas concentraciones de oxígeno; para casos de daño pulmonar severo, más tratamientos para evitar inflamación o coagulación”, explicó el médico en entrevista. 

Andrade Villanueva dijo que muchos pacientes esperan o vacilan antes de acudir a recibir la atención en casos de coronavirus, pues dicen: “No quiero ir al hospital porque si voy, moriré”. Y es totalmente al revés, pues quienes se quedan en casa son los que se agravan y presentan daños pulmonares severos e irreversibles.

“Lo que ha resultado son situaciones que impactan en la evolución de la enfermedad. Se quedan en casa con bajas cantidades de oxígeno, se sienten ahogar y finalmente terminan en el hospital y llegan en una etapa avanzada y tardía, y se les intuba, pero el daño es ya irreversible”, subrayó. 

Recordó que los hospitales cuentan con parámetros definidos, evaluados a través de gasometrías sobre la cantidad de oxígeno en las arterias, y con base en esa cantidad se define si un paciente requiere ventilación mecánica. “Todo esto depende de la gravedad de la enfermedad, no es que a todos se las vaya a intubar”, pormenorizó el infectólogo.

 Señaló que se debe de tener en cuenta la cantidad de oxigenación, y monitorearse en casa. Hay personas que tienen hipoxemias asintomáticas, no sienten sensación de falta de aire; sin embargo, pueden pasar abruptamente a una hipoxemia severa con baja de oxígeno en la sangre, que requiera de asistencia ventilatoria.

“Por eso, los enfermos de COVID-19 deben de monitorearse con oxímetros, los cuales, por cierto, son facilitados por la Universidad de Guadalajara bajo la modalidad de préstamo”, informó Andrade Villanueva.

 Señaló que los avances en el desarrollo de vacunas contra el COVID-19, que tienen altos porcentajes en su tasa de protección, son una excelente noticia, pero la sociedad no debe de bajar la guardia, ya que esto no quiere decir que las dosis serán aplicadas de inmediato, y además viene la etapa invernal, la cual puede ser crítica, por lo cual hay que seguir con las medidas de prevención sanitaria. 

Recordó que el COVID-19 es causado por el virus Sars-COV-2 y tiene síntomas como fiebre, dolor de cabeza, ardor en la garganta, tos, pérdida del sentido del olfato o el gusto, dolores de músculos y articulaciones, y en los casos más severos, sensación de falta de aire que posteriormente se acentúa. 

Por último, Andrade Villanueva propuso el esquema de las tres C: uso de cubrebocas, evitar cercanía con las demás personas y no acudir a lugares concurridos. A esas tres C se le suma la C de la Confianza en los médicos, ya que el no recibir la atención oportuna puede provocar desenlaces trágicos.

Publicar un comentario

0 Comentarios