COVID: La OMS recomienda la vacuna de AstraZeneca para mayores de 65 años y contra la variante de Sudáfrica

La vacuna de Oxford AstraZeneca ya está siendo administrada en el Reino Unido.University of Oxford/John Cairns

  • La vacuna de AstraZeneca, que se puede conservar a temperatura de refrigeración normal facilitando su distribución y hace parte de las entregas iniciales que el mecanismo COVAX realizará en las próximas semanas, fue recomendada para ser utilizada por mayores de 18 años por los expertos de la agencia de la salud de la ONU.

Ginebra.- La vacuna contra el COVID-19 de Oxford-AstraZeneca puede ser utilizada en mayores de 65 años, y se prevé efectiva para prevenir los casos graves de la enfermedad causada por las variantes del coronavirus como la identificada en Sudáfrica, expresó este miércoles un panel de expertos de la Organización Mundial de la Salud.

El Grupo de Expertos en Asesoramiento Estratégico sobre Inmunización de la Organización Mundial de la Salud (SAGE por sus siglas en inglés) emitió este miércoles sus recomendaciones generales sobre el uso de la vacuna, que tiene una eficacia del 63,09% contra la infección sintomática por SARS-CoV-2.

--“Basados en la evidencia existente, la vacuna debe ser administrada en dos dosis con un intervalo de 4 a 12 semanas entre cada una. De hecho, entre 8 a 12 semanas es más recomendable ya que los datos indican que produce una mejor respuesta inmune”, dijo Alejandro Cravioto, presidente del Grupo de Expertos, durante una conferencia de prensa.

Cravioto agregó que la vacuna está recomendada para todos los mayores de 18 años, a pesar de que en los ensayos clínicos hubo poca participación de este grupo de edad.

--“Las respuestas inmunitarias inducidas por la vacuna en personas mayores están bien documentadas y son similares a las de otros grupos de edad. Esto sugiere que es probable que la vacuna resulte eficaz en personas mayores. Los datos del ensayo indican que la vacuna es segura para este grupo de edad… por lo tanto la inmunización les debe ser administrada”, agregó Cravioto.

Recientemente, varios países de la Unión Europea, incluidos Francia, Alemania y Noruega, anunciaron no administrarían la vacuna de AstraZeneca para los adultos mayores debido a falta de información sobre los efectos secundarios en esta población.

El experto  indicó que no hay datos sobre la efectividad de la vacuna en menores de 18 años, por lo tanto, no recomiendan su uso para niños y jóvenes. Tampoco hay suficiente evidencia sobre las mujeres embarazadas, los pacientes con VIH y aquellos con sistemas inmunes comprometidos, por lo que el grupo no emitió una recomendación general, pero aseguró que estas personas deben tenerse en cuenta si hacen parte de los grupos de riesgo como los trabajadores de salud.

Las personas que han tenido COVID-19 también deben ser parte de los esfuerzos de vacunación, ya que no existen suficientes datos para determinar cuánto tiempo dura su respuesta inmune, aseguró el experto, añadiendo que lo que no se recomienda es la vacuna para los viajeros, ya que por el momento existen dosis limitadas que no deben utilizarse para viajar innecesariamente.

Efectividad contra las variantes

"En cuanto a la variante de Sudáfrica, hay una marcada reducción de la eficacia de la vacuna de AstraZeneca contra los casos leves y moderados de la enfermedad, así como una reducción de los anticuerpos. No se ha evaluado la eficacia cuando la enfermedad se manifiesta de manera grave, pero hay pruebas indirectas de que sigue siendo eficaz", explicó Cravioto.

Asimismo, los análisis preliminares han demostrado una efectividad de la vacuna ligeramente reducida contra la variante identificada en el Reino Unido, que se asocia con una reducción limitada de los anticuerpos neutralizantes.

Los estudios realizados hasta ahora se diseñaron para evaluar la eficacia frente a cualquier forma en que se presenta el COVID-19, pero el pequeño tamaño de la muestra no permite una evaluación específica de la eficacia de la vacuna frente a la enfermedad grave. Los expertos afirman que la evidencia indirecta es compatible con la protección contra el COVID-19 grave; sin embargo, esto queda por demostrar en ensayos clínicos en curso y evaluaciones posteriores a la implementación.

--“En vista de esto, la OMS recomienda actualmente el uso de la vacuna AstraZeneca… incluso si existen variantes en un país. Los países deben realizar una evaluación de riesgo-beneficio de acuerdo con la situación epidemiológica local, incluida la extensión de las variantes del virus circulante”, expresan los expertos.

El grupo asegura que los hallazgos preliminares destacan la necesidad urgente de un enfoque coordinado para la vigilancia y evaluación de variantes y su impacto potencial en la efectividad de la vacuna.

--“La OMS seguirá vigilando la situación; a medida que se disponga de nuevos datos, las recomendaciones se actualizarán en consecuencia”, explican.

La experta en vacunas de la OMS, la doctora Katherine O’Brien, pidió a Sudáfrica que continúe recopilando datos sobre la eficacia de la inmunización de AstraZeneca contra la variante para prevenir casos graves de COVID-19. Asimismo, aclaró que el país no ha detenido la aplicación de la vacuna, si no que la ha suspendido mientras estudian los datos.

Precauciones

El grupo SAGE indicó que no se han registrado reacciones alérgicas graves o anafilaxia causadas por la vacuna de AstraZeneca en el contexto de los ensayos clínicos. Sin embargo, como para todas las vacunas, esta debe administrarse bajo supervisión médica, con el tratamiento médico adecuado disponible en caso de reacciones alérgicas. Asimismo, debe garantizarse un período de observación de 15 minutos después de la vacunación.

Además, dijeron, cualquier persona con fiebre aguda (temperatura corporal superior a 38,5 ºC) debe posponer la vacunación hasta que esté afebril. Sin embargo, la presencia de una infección menor, como un resfriado o fiebre baja, no debe retrasar la vacunación.

--“Nuestros estudios dicen que los beneficios son más grandes que los riesgos respecto a la vacuna de AstraZeneca”, dijo O’Brien

Vacunarse no significa dejar de protegerse

La experta de la OMS también aclaró durante la conferencia de prensa que la evidencia actual de todas las vacunas contra el COVID-19 es sobre su eficacia para prevenir la enfermedad en los casos leves, moderados o graves, pero que esto no descarta que alguien vacunado pueda infectarse.

--“Podrían estar asintomáticos y contagiar a los demás. Estos estudios se están realizando, pero aún no tenemos los resultados, mientras eso ocurre les recomendamos a todos que cumplan con las medidas de salud”, dijo.

O’Brien recordó que además ninguna vacuna es 100% eficaz, por lo que hay que seguir utilizando mascarilla, manteniendo la distancia y lavándose las manos.

--"Ahora es el momento de intensificar todas las medidas de protección, mientras se distribuyen las vacunas, porque cuanto más circule el coronavirus más posibilidades hay de que mute a una variante que responda peor a las vacunas", dijo.

Publicar un comentario

0 Comentarios