Dialoga Guadalupe Nettel sobre su experiencia creativa

Dialoga Guadalupe Nettel sobre su experiencia creativa

  • Clubes de Lectura reunidos por “La hija única”  

Mérida, Yucatán.- “No sabía si iba a ser un cuento largo o una novela; acabarla en el nacimiento de Inés era demasiado abrupto”, confesó la escritora Guadalupe Nettel durante el encuentro con representantes de Clubes de Lectura realizado en la novena Feria Internacional de la Lectura Yucatán (FILEY 2021).  

En la charla se intercambiaron opiniones y plantearon dudas, sobre el proceso creativo y acerca de los personajes de la historia de “La hija única”, presentada, según Nettel, “en capítulos cortos, como se trata un cuento, no una novela de largo aliento”.   

Dado que la narración se aborda en tercera persona desde la perspectiva de Laura, quien es amiga de Alina (la protagonista), y ante la pregunta de si fue a propósito tener una narradora, la autora aseguró que de no hacerlo había un peligro: “que cayera en el melodrama”.   

“Hay que reconocer nuestros límites”, por ello está ahí Laura presentando el caso de Alina, indicó.  

No era opción escribirlo desde la voz de Alina: Poco después de cumplir los ocho meses de embarazo le anuncian que su bebé no podrá sobrevivir al nacimiento y luego se presenta una posibilidad de conocer a esa hija, Inés, en un giro inesperado.  

“Intenté ponerme en sus zapatos, nunca hubiera podido saber de verdad que se siente estar en ese lugar. No pude escribirlo en primera persona, pero si desde un testigo cercano”, dijo.   

 El hecho de que Laura deje ver su preocupación, ansiedad y angustia, era parte de lo que la autora necesitaba contar, cómo era su experiencia acompañando a su amiga, por lo que convierte este trabajo en una especie de homenaje.  

El personaje de Laura y la misma Nettel tenían en común que querían acercarse a Alina de alguna manera, pero había limitantes pues ella estaba como en otra atmósfera, viviendo ese proceso al lado de su esposo.   

“Era imposible entrar ahí. Ella, su bebé y su marido eran una burbuja", declaró la autora.  

Actualmente “la niña -en la vida real- va a cumplir cuatro años, está empezando a caminar, dice algunas palabras”. Para alguien que no iba a tener oportunidad de hablar, de escuchar, resulta un avance importante.   

Ante la inquietud sobre si está a favor de la muerte asistida, dijo que no se cierra a la posibilidad de la eutanasia, pero, matizó, habría que analizar cada caso y si la persona se puede pronunciar, entonces la medicina tendría que contemplar eso.   

“Mi postura no es general tiene que ver con cada caso", precisó.  

Nettel no coincidió con una de sus lectoras que opina que las historias enlazadas desarrolladas en la novela tienen tintes feministas, mientras presenta a personajes débiles; destacó los rasgos de fortaleza los personajes femeninos que ahí habitan y aseguró que “la intención era contar la historia de Alina, no de retratar mujeres fuertes”.  

En cuanto a la selección del tema comentó que tiene “una tendencia ‘hacia el lado B de la vida’ o sacar la tierra de debajo de la alfombra”.   

Esta historia, inspirada en un caso real, tomó “más de dos años y medio de trabajo para escribirlo” y luego el proceso editorial. En medio de los comentarios realizados por las personas que participaron en el encuentro aseguró que le parece útil “saber que se movieron cosas en los lectores, que perturbó”.   

Publicada por Anagrama, la historia inspirada en un caso real de “La hija única” resultó merecedora del Premio Cálamo “Otra mirada” 2020, ya que, de acuerdo con el jurado: “tras el miedo y la tragedia, asoman la fraternidad, la solidaridad y el apoyo mutuo. A comienzos de este extraño 2021 no hay mejor mensaje. Gran libro de una gran escritora”.  

El encuentro en la FILEY 2021 cerró con un cuestionamiento sobre si le preocupa que se piense que está en contra del aborto a lo que respondió enfática: “No, he publicado a favor antes”. 

Publicar un comentario

0 Comentarios