• El tenor Ramón Vargas personifica por primera vez en México a Manrico, el 29 de junio, 1, 3 y 6 de julio
  • Esta ópera necesita de voces que cumplan con el cometido del canto bello: Enrique Patrón de Rueda

México, DF:- Como un gran monumento al bel canto se define a El trovador, de Giuseppe Verdi, que se presentará bajo la producción de la Ópera de Bellas Artes el 29 de junio, 1, 3 y 6 de julio, en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes.
Considerada una de las óperas más dramáticas del compositor italiano, con libreto de Salvatore Cammarano y Leone Emanuele, regresa a los escenarios mexicanos con un elenco renovado y una propuesta futurista, sin romper la realidad de la historia.
Con más de 50 papeles interpretados en su carrera, el tenor Ramón Vargas personifica por primera vez en México a Manrico, un personaje que de acuerdo con el también director artístico de la Ópera de Bellas Artes del INBA, es el sueño y la pesadilla de un intérprete.
"Verdi pensó en esta ópera para ser interpretada por el mismo tenor de La traviata y Rigoletto; para él se debía cantar de la misma manera belcantista con formas musicales que manejaba Rossini y Donizetti. Lo que tiene de difícil, como todas las obras de Verdi, es esa manera de ir a las palabras, cada frase obtiene mucho peso y eso lo vuelve difícil de interpretar".
Consideró que Manrico tiene una fuerte carga dramática, pero, por otro lado, es un personaje amoroso y muy noble, por lo que en esta puesta se explora esta parte, pues es el amor y la fidelidad lo que finalmente lo conduce a la muerte.
Para la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), María Cristina García Cepeda, contar con la presencia de Ramón Vargas "es ganar, porque lo tenemos como artista y como participante en el desarrollo de la ópera en nuestro país. La experiencia que ha obtenido viajando, participando en diferentes producciones, es invaluable para México, para el desarrollo de la ópera y nuestros cantantes".
Recordó que hasta el momento se han presentado seis nuevas producciones durante su gestión en Ópera de Bellas Artes.
Se trata además de El trovador, de La bohéme, La flauta mágica, Manon, Rigoletto y Atzimba, esta última hecha en coproducción con el estado de Durango, como parte del programa Ópera a los estados.
"La intención es llevar la ópera al mayor público del país. Gracias a un acuerdo con el Auditorio Nacional se ofrecieron dos funciones de Turandot con localidades agotadas y con muy buenos comentarios de la crítica".
Se espera que más adelante se presente Carmen, nuevamente La bohéme y como parte de las celebraciones por el 80 Aniversario del Palacio de Bellas Artes, la reposición de Atzimba y el estreno en México de Billy Budd, la segunda obra más importante de compositor Benjamín Britten.
En El trovador, los caminos del gitano Marico y el Conde de Luna se entrecruzan al estar enamorados de Leonora. Sin saber que en realidad son hermanos, el choque entre ambos trasciende los límites sentimentales y se transforma además en la venganza de la gitana Azucena por la muerte de su madre en manos del padre del Conde.
La soprano Joanna Parisi encarna a Leonora, el Conde de Luna estará a cargo del barítono rumano George Petean; el personaje de Azucena será alternado por Elena Cassian y la mezzosoprano mexicana Belem Rodríguez el 1 de julio, mientras que en esa misma fecha el tenor Ramón Vargas alternará con José Luis Ordóñez.
El bajo español Rubén Amoretti estará en el papel de Ferrando y la joven soprano Fernanda Castillo, becaria del Estudio Ópera de Bellas Artes, será Inés. También participarán los tenores Gilberto Amaro, Alejandro Coreño y el barítono Roberto Aznar.
El director concertador, Enrique Patrón de Rueda, reconoció que esta ópera necesita de voces que cumplan con el cometido del canto bello, además que en el elenco se incluye a nuevos talentos con el fin de entrenar gente nueva para "estas operas tan grandes y difíciles de cantar.
"Todos los papeles son de dificultad. Verdi exige tesitura aguda, dramática, lírica; por ejemplo, Leonora tiene escenas con coloratura y otras muy dramáticas. Conforme avanza la historia cambian de tesitura, dependiendo de la intensidad dramática", dijo el maestro que dirigirá el Coro y la Orquesta del Teatro de Bellas Artes.
Agregó que hacer una puesta en escena realista es difícil, porque el argumento es un poco incongruente: "Con la puesta en escena de Mario Espinosa, que no es tradicional, se concentran todos los sentimientos de los personajes en una propuesta enigmática".

El trovador se presentará el domingo 29 de junio a las 17:00 horas; martes 1 y jueves 3 a las 20:00 horas, y domingo 6 de julio a las 17:00 horas en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes. 
Tags: ,

Publicar un comentario

Author Name

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.