#UnDiaComoHoy, 28 de julio, nacieron los artistas plásticos Joaquín Torres García y Marcel Duchamp, así como los escritores Gabriel Miró y Malcolm Lowry. También murieron el novelista Cyrano de Bergerac, los compositores Antonio Vivaldi y Johann Sebastian Bach, el escultor Santiago Calatrava y el poeta Zbigniew Herbert.

#LaFraseDelDia “El único propósito y razón final de toda la música debería ser la gloria de Dios y el alivio del espíritu”: Johann Sebastian Bach , fue un compositor, organista, clavecinista, violinista, violista, maestro de capilla y Kantor alemán del periodo barroco.

Johann Sebastian Bach

Johann Sebastian Bach perteneció a una de las más destacadas familias musicales de todos los tiempos. Durante más de doscientos años la familia Bach produjo buenos intérpretes y compositores. En aquella época, la Iglesia luterana, el gobierno local y la aristocracia daban una significativa aportación para la formación de músicos profesionales, particularmente en los electorados orientales de Turingia y Sajonia.

El padre de Johann Sebastian, Johann Ambrosius Bach, era un talentoso violinista y trompetista en Eisenach, una ciudad con cerca de 6000 habitantes en Turingia. El puesto involucraba la organización de la música profana y la participación en la música eclesiástica.

Los tíos de Johann Sebastian eran todos músicos profesionales, desde organistas y músicos de cámara de la corte hasta compositores. Bach era consciente de los logros musicales de su familia, y hacia 1735 esbozó una genealogía, Ursprung der musikalisch-Bachischen Familie (Origen de la familia musical Bach), buscando la historia de las generaciones de los exitosos músicos de su familia.

Johann Sebastian Bach nació el 21 de marzo de 1685, el mismo año que Georg Friedrich Händel y Domenico Scarlatti. La fecha de su nacimiento corresponde al calendario juliano, pues los alemanes aún no habían adoptado el calendario gregoriano, por el cual la fecha corresponde al 31 de marzo.
Fue el octavo hijo (el hijo mayor tenía 14 años cuando Johann Sebastian nació)​ del matrimonio formado entre Maria Elisabetha Lämmerhirt y Johann Ambrosius Bach,​ que fue quien probablemente le enseñó a tocar el violín y los fundamentos de la teoría musical.​ Sus tíos eran todos músicos profesionales, cuyos cargos incluían organistas de iglesia, músicos de cámara de la corte y compositores. Su tío Johann Christoph Bach lo introdujo en la práctica del órgano.

Su madre falleció en 1694, cuando Johann Sebastian tenía nueve años, y su padre —que ya le había dado las primeras lecciones de música— falleció ocho meses después.​ Johann Sebastian, huérfano con diez años, se fue a vivir y estudiar con su hermano mayor, Johann Christoph Bach, organista en la iglesia de San Miguel (Michaeliskirche) de Ohrdruf, una ciudad cercana.

Allí copiaba, estudiaba e interpretaba música, incluyendo la de su propio hermano, a pesar de estar prohibido hacerlo porque las partituras eran muy valiosas y privadas y el papel de ese tipo era costoso.​ Aprendió teoría musical y composición, además de tocar el órgano, y recibió lecciones de su hermano, que lo adiestró en la interpretación del clavicordio.

Johann Christoph le dio a conocer las obras de los grandes compositores del Sur de Alemania de la época, como Johann Pachelbel (que había sido maestro de Johann Christoph)​ y Johann Jakob Froberger; de compositores del Norte de Alemania;​ de los franceses, como Jean-Baptiste Lully, Louis Marchand y Marin Marais, así como del clavecinista italiano Girolamo Frescobaldi. También en esa época estudió teología, latín, griego, francés e italiano en el gimnasio (o instituto de enseñanza media) de la localidad.

A los catorce años, Johann Sebastian, junto a su amigo del colegio Georg Erdmann, mayor que él, fue premiado con una matrícula para realizar estudios corales en la prestigiosa Escuela de San Miguel en Luneburgo, no muy lejos del puerto marítimo de Hamburgo, una de las ciudades más grandes del Sacro Imperio Romano.

En enero de 1703, poco después de terminar los estudios y graduarse en San Miguel y de ser rechazado para el puesto de organista en Sangerhausen,​ Bach logró un puesto como músico de la corte en la capilla del duque Johann Ernst III, en Weimar, Turingia.

En 1713 le ofrecieron un puesto en Halle cuando aconsejó a las autoridades durante la renovación de Christoph Cuntzius del órgano principal de la galería oeste de la Marktkirche Unser Lieben Frauen. Johann Kuhnau y Bach volvieron a tocar cuando se inauguró en 1716.​

En 1717 ocurre en Dresde el anecdótico intento de duelo musical con Louis Marchand (se dice que Marchand abandonó la ciudad tras escuchar previamente y a escondidas a Bach).

El 7 de julio de 1720, mientras Bach estaba de viaje con el príncipe Leopoldo en Carlsbad (Karlovy Vary), la tragedia llegó a su vida: su esposa, Maria Barbara Bach, murió repentinamente.

Al año siguiente, Bach conoció a Anna Magdalena Wilcke, una joven y talentosa soprano que cantaba en la corte de Köthen. Se casaron el 3 de diciembre de 1721.​ Pese a la diferencia de edad —ella tenía 17 años menos— tuvieron un matrimonio estable. Juntos tuvieron trece hijos más, seis de los cuales alcanzaron la edad adulta: Gottfried Heinrich, Johann Christoph Friedrich y Johann Christian, que llegaron a ser músicos destacados; Elisabeth Juliane Friederica (1726-81), quien se casó con el alumno de su padre Johann Christoph Altnickol; Johanna Carolina (1737-81); y Regina Susanna (1742-1809).

El 28 de julio de 1750, Johann Sebastian Bach falleció a la edad de 65 años.

Obra musical
En 1950, Wolfgang Schmieder elaboró el registro o catálogo de sus obras, que abarca en total 1128 obras. Se conoce por las siglas «BWV», que significan «Bach-Werke-Verzeichnis» o «Catálogo de las obras de Bach». Es un sistema de numeración usado para identificar las obras del compositor alemán, que se agrupan en dos grandes secciones.

Primero, la música vocal (BWV 1-524), que comprende cantatas (BWV 1-224); obras corales a gran escala (BWV 225-249), incluyendo pasiones (BWV 250-524), oratorios y corales, y otras obras sacras.

Después la música instrumental (BWV 525-1127), que incluye obras para órgano (BWV 525-748), otras obras para teclado (BWV 772-994), música para laúd (BWV 995-1000), música de cámara (BWV 1001-40), música orquestal (BWV 1041-71), y cánones y fugas (BWV 1072-1126), además de otro tipo de música instrumental como conciertos (varios para un único solista y otros con hasta cuatro solistas), sonatas, suites, oberturas, preludios, fantasías, ricercares, variaciones y pasacalles. A su vez, dentro de cada una de estas dos divisiones, las obras se agrupan por géneros, y no por fecha de composición. Por esta razón, un número BWV menor no indica una obra cronológicamente temprana.65​ También existe un catálogo elaborado por Christoph Wolff, de menor difusión.

Música vocal
La música vocal de Bach que se conserva consta de 525 obras, aunque sólo 482 de ellas están completas.66​ En su mayoría es sacra —sólo 24 cantatas, cuatro lieder y un quodlibet son profanos— y compuesta para la liturgia de la Iglesia luterana alemana, en la que la música ocupa un importante lugar.

La gran mayoría de su música vocal fue compuesta en Leipzig entre los años 1723 y 1741, cuando Bach era Kantor y tenía entre sus obligaciones componer cantatas, pasiones y motetes para las cinco iglesias más grandes de la ciudad, además de para actos civiles y religiosos, como por ejemplo funerales.

Bach diferenciaba escasamente en estilo sus obras profanas frente a las religiosas. Un ejemplo de ello es la utilización de los mismos textos para la música sacra y la profana, como sucede con la música del «Hosanna» de la Misa en si menor, BWV 232, que antes había empleado en una cantata en homenaje a Augusto II de Polonia con motivo de una de sus visitas oficiales a Leipzig.
Pasiones y oratorios

Bach compuso pasiones para los servicios del Viernes Santo y oratorios como el Oratorio de Navidad,67​ que es un conjunto de seis cantatas para uso en la temporada litúrgica de Navidad. [128] [129] [130] Oratorios más cortos son el Oratorio de Pascua y el Oratorio de la Ascensión.

Pasión según San Mateo
Con su doble coro y orquesta, la Pasión según San Mateo es una de las obras más extensas e interpretadas de Bach.

Pasión según San Juan
La Pasión según San Juan fue la primera Pasión de Bach compuesta durante su mandato como Thomaskantor en Leipzig.

Cantatas
Según su obituario, Bach habría compuesto ciclos de cinco años de cantatas sagradas, y cantatas de iglesia adicionales, por ejemplo, para bodas y funerales.68​ Aproximadamente 200 de estas obras sagradas son existentes, se estima que dos tercios del número total de cantatas de iglesias que compuso.​ El sitio web de Bach Digital enumera 50 cantatas seculares conocidas del compositor,70​ aproximadamente la mitad de las cuales son existentes o reconstruibles en gran medida.

Cantatas de iglesia
Las cantatas de Bach varían mucho en forma e instrumentación, incluidas las de cantantes solistas, coros individuales, grupos instrumentales pequeños y grandes orquestas. Muchas consisten en un gran estribillo de apertura seguido de uno o más pares de recitativos y arias para solistas (o dúos) y una coral final. La melodía de la coral final a menudo aparece como un cantus firmus en el movimiento de apertura.

Las primeras cantatas de Bach datan de sus años en Arnstadt y Mühlhausen. La más antigua con una fecha conocida es el retraso de Christ lag in Todes Banden, BWV 4, para la Semana Santa de 1707, que es una de sus cantatas de coral.72​ Gottes Zeit ist die allerbeste Zeit, BWV 106, akk Actus Tragicus, es una cantata funeraria del período de Mühlhausen. Alrededor de 20 cantatas eclesiásticas son de sus últimos años en Weimar, por ejemplo, Ich hatte viel Bekümmernis, BWV 21.

Después de asumir su cargo como Thomaskantor a fines de mayo de 1723, Bach realizó una cantata cada domingo y fiesta que correspondía a las lecturas del misal de la semana.​ Su primer ciclo de cantatas transcurrió desde el primer domingo después de la Trinidad de 1723 hasta el domingo de la Trinidad el año siguiente. Por ejemplo, la cantata Herz und Mund und Tat und Leben, BWV 147, pertenece a este primer ciclo. El ciclo de cantatas de su segundo año en Leipzig se llama el ciclo de la cantata coral ya que consiste principalmente en obras en el formato de cantata coral. Su tercer ciclo de cantatas se desarrolló durante un período de varios años, seguido por el ciclo Picander de 1728 a 1729.

Las cantatas de iglesia posteriores incluyen las cantatas de coral Ein feste Burg ist unser Gott, BWV 80 (versión final) y Wachet auf, ruft uns die Stimme, BWV 140. Solo los primeros tres ciclos de Leipzig son más o menos completamente existentes. Además de su propio trabajo, Bach también interpretó cantatas de Telemann y de su pariente lejano Johann Ludwig Bach.

Cantatas seculares
Bach también escribió cantatas seculares, por ejemplo, para miembros de la familia real sajona-polaca y príncipe-electoral (por ejemplo, Trauer-Ode), u otras ocasiones públicas o privadas (por ejemplo, la Cantata de caza). El texto de estas cantatas era ocasionalmente en dialecto (por ejemplo, Cantata del campesino) o en italiano (por ejemplo, Amore traditore). Muchas de las cantatas seculares se perdieron, pero para algunas de ellas el texto y la ocasión son conocidos, por ejemplo, cuando Picander publicó más tarde su libreto (por ejemplo, las BWV Anh. 11-12). Algunas de las cantatas seculares tenían una trama llevada por figuras mitológicas de la antigüedad griega (por ejemplo, Der Streit zwischen Phoebus und Pan), otras eran bufas casi en miniatura (por ejemplo la Cantata del café).

Música a capella
La música a capella de Bach incluye motetes y armonizaciones corales.

Motetes
Los motetes de Bach (BWV 225-231) son piezas sobre temas sagrados para coro y continuo, con instrumentos que tocan algunas partes. Varios de ellos fueron compuestos para funerales. Los seis motetes ciertamente compuestos por Bach son Singet dem Herrn ein neues Lied, Der Geist hilft unser Schwachheit auf, Jesu, meine Freude, Fürchte dich nicht, Komm, Jesu, komm y Lobet den Herrn, alle Heiden. El motete Sei Lob und Preis mit Ehren (BWV 231) es parte del motete compuesto Jauchzet dem Herrn, alle Welt (BWV Anh. 160), otras partes del cual pueden basarse en el trabajo de Telemann.

Armonizaciones corales
Bach escribió cientos de armonizaciones de corales luteranos.

Música eclesiástica en latín
La música de la iglesia de Bach en latín incluye su Magnificat, cuatro misas Kyrie-Gloria y su misa en si menor.

Magníficat
La primera versión del Magnificat de Bach data de 1723, pero el trabajo es mejor conocido en su versión de 1733.

Misa en si menor
En 1733 Bach compuso una misa Kyrie-Gloria para la corte de Dresde. Cerca del final de su vida, alrededor de 1748-1749 expandió esta composición a la Misa en Si menor a gran escala. El trabajo nunca se interpretó en su totalidad durante la vida de Bach.

Música instrumental
De la música instrumental de Bach se conservan 227 piezas para órgano, 189 piezas para clavicémbalo, 20 para instrumentos a solo, 16 de cámara, 30 orquestales y 18 especulativas. En total, son 494 las obras instrumentales completas. Están compuestas para una amplia gama de instrumentos de su época, incluso algunos experimentales, como el laúd-clave, aunque especialmente significativos son el órgano, el clavecín y el violín.

De su música instrumental sólo los corales para órgano están destinados a su uso en la iglesia. Mucha de ella, especialmente la destinada al teclado, es de carácter didáctico, con frecuencia escritas para el aprendizaje de su hijo Wilhelm Friedemann Bach. Entre las didácticas destacan El clave bien temperado y las series de suites inglesas y francesas.

Teclado
El órgano y el clavecín ocupan un papel central en la obra de Bach con más de 400 obras destinadas a ellos, aparte de ser el sostén como bajo continuo de las obras orquestales, las cantatas, las misas, las pasiones y algunas obras de cámara (que solía dirigir desde el teclado). El clavecín adquiere un papel importante como solista en los conciertos para cuerdas y uno, dos, tres o cuatro teclados.

Su aporte a la literatura musical, avances técnicos y de interpretación, evolución e historia de estos dos instrumentos fue capital, ya que explotó al límite sus capacidades, investigó y mejoró su afinación, recursos y ejecución, y exploró las 24 tonalidades mayores y menores en El clave bien temperado, BWV 846-893. Entre sus obras didácticas para clave están las Invenciones a dos voces y las Sinfonías a tres voces.

Entre la música organística de Bach hay que destacar también sus preludios corales, unos 170 aproximadamente. La antología Orgelbüchlein (Pequeño libro para órgano), que él mismo recopiló en Weimar y en Köthen, comprende breves preludios corales, que muchas veces destinaba a fines educativos. De hecho, tras el título de la Orgelbüchlein dice que este «pequeño libro para órgano, en el que se imparte al organista principalmente enseñanza sobre toda suerte de maneras de desarrollar un coral y también para mejorar su técnica del pedal, puesto que en estos corales el pedal está tratado por completo en obbligato (es decir, esencial, no optativo)».

Durante su estancia en Leipzig compiló tres antologías corales para órgano: los seis Corales Schübler, que son transcripciones de movimientos de cantata, y dieciocho corales, que revisó entre 1747 y 1749 y que fueron compuestos en épocas anteriores. Todos ellos incluyen composiciones para órgano, como variaciones, fugas, fantasías, tríos y diversos preludios corales.

Obras para clave
Bach escribió muchas obras para clave. Las obras más grandes generalmente están destinadas a un clavicémbalo con dos teclados, mientras que interpretarlas en un instrumento con un solo teclado (como un piano) puede proporcionar dificultades técnicas para el cruce de manos. Muchas de sus obras para teclado son antologías que abarcan sistemas teóricos completos de forma enciclopédica.

Desde que en los años 1930 la gran pianista Rosalyn Tureck comenzara a interpretar estas obras al piano se ha generalizado la interpretación en este instrumento, quizás debido a la riqueza tímbrica y armónica de las obras y la variedad de expresión de las interpretaciones de los grandes pianistas que las han abordado. Aparte de las de Tureck se consideran versiones de referencia de estas obras al piano las de Glenn Gould, András Schiff y Murray Perahia.​

El clave bien temperado, Libros 1 y 2 (BWV 846-893)
Cada libro consta de un preludio y una fuga en cada una de las 24 tonalidades mayores y menores en orden cromático, desde el Do mayor al Do menor (por lo tanto, toda la colección a menudo se conoce como "Los 48"). "Bien temperado" en el título se refiere al temperamento (sistema de afinación); muchos temperamentos antes de la época de Bach no eran lo suficientemente flexibles como para permitir que las composiciones utilizaran más que unas pocas teclas.

Las invenciones y las sinfonías (BWV 772-801)
Estas obras cortas de contrapunto de dos y tres partes están dispuestas en el mismo orden cromático que el Clave bien temperado, omitiendo algunas de las teclas más raras. Estas piezas fueron diseñadas por Bach con fines educativos.

Las Suites inglesas (BWV 806-811), las Suites francesas (BWV 812-817) y las Partitas para teclado (Clavier-Übung I, BWV 825-830)

Cada colección contiene seis suites construidas sobre el modelo estándar (Allemande-Courante-Sarabande- (movimiento opcional) -Giga). Las Suites inglesas siguen de cerca el modelo tradicional, agregando un preludio antes de la allemande e incluyendo un solo movimiento entre la sarabande y la giga​. Las Suites francesas omiten preludios, pero tienen múltiples movimientos entre la sarabande y la giga.​ Las Partitas amplían aún más el modelo con movimientos introductorios elaborados y movimientos misceláneos entre los elementos básicos del modelo.

Las variaciones de Goldberg (BWV 988), un aria con treinta variaciones

La colección tiene una estructura compleja y poco convencional​: las variaciones se basan en la línea de bajo del aria, en lugar de su melodía, y los cánones musicales se interpolan según un gran plan. Hay nueve cánones dentro de las treinta variaciones, cada tercera variación es un canon.86​ Estas variaciones se mueven en orden desde el canon al unísono al canon en la novena. Los primeros ocho están en pares (unísono y octava, segundo y séptimo, tercero y sexto, cuarto y quinto). El noveno canon se sostiene por sí mismo debido a diferencias de composición. La variación final, en lugar de ser el canon esperado en el décimo, es una variación libre.

Piezas diversas para clave

Son obras como la Obertura en el estilo francés (Obertura francesa, BWV 831) y el Concierto italiano (BWV 971) (publicadas conjuntamente como Clavier-Übung II), y la Fantasía y fuga cromática (BWV 903)

Entre las obras de teclado menos conocidas de Bach hay Siete toccatas (BWV 910-916), Cuatro dúos (BWV 802-805), Sonatas para teclado (BWV 963-967), los Seis Pequeños Preludios (BWV 933-938) y la Aria variata. alla maniera italiana (BWV 989)

Obras para órgano
Bach era el más conocido durante su vida como organista, probador de órganos, y compositor de obras para órgano, tanto en géneros como preludios, fantasías, tocatas y preludios corales y fugas. De joven, se estableció una gran reputación por su creatividad y la capacidad de integrar estilos extraños en sus obras para órgano. Una influencia alemana del norte fue ejercida por Georg Bohm, con quien Bach entró en contacto en Lüneburg, y Buxtehude, a quien el joven organista visitó en Lübeck en 1704 en una situación de excedencia de su trabajo en Arnstadt.

Alrededor de esta época, Bach copió las obras de numerosos compositores franceses e italianos para hacerse una idea de sus lenguages de composición, y más tarde organizó interpretaciones de los conciertos para violín de Vivaldi y otros para órgano y clave. Durante su período más productivo (1708-1714) compuso una docena de pares de preludios y fugas, cinco Tocatas y fugas, y el Pequeño libro de órgano, una colección sin terminar de cuarenta y seis preludios corales cortos que muestra las técnicas de composición en el contexto de melodías corales.

Después de salir de Weimar, Bach escribió menos para órgano, aunque algunas de sus obras más conocidas, las Seis sonatas en trío, la Misa de órganos alemana las compuso a partir de 1739, y las Dieciocho corales, revisadas ​​al final de su vida también fueron compuestas después de dejar el Weimar. Bach se dedica más tarde a la consulta sobre los proyectos de órganos, poniendo a prueba los órganos de nueva construcción, e dando recitales de órgano en conciertos de tarde.​ Las Variaciones canónicas sobre "Vom Himmel Hoch da Komm Ich her" y las Corales Schübler son obras para órgano de Bach publicadas en los últimos años de su vida.

Cuerda
Bach conocía bien los instrumentos de cuerda, base de la orquesta barroca —cuya música solía escribirse para dos grupos de violines, uno de violas y un bajo continuo que solía incluir violonchelo y contrabajo—. Escribió repertorio para violín solista (sonatas y partitas) y violonchelo (suites), aún hoy plenamente vigentes y de alta dificultad técnica. Escribió sonatas para un instrumento en solitario, como la viola de gamba, acompañado de clavecín o continuo, así como sonatas trío (dos instrumentos y continuo).

Sonatas y partitas para violín solo
El conjunto de sus seis Sonatas y partitas para violín solo (BWV 1001-1006) consta de tres sonatas da chiesa en cuatro movimientos y tres partitas con movimientos de baile.

El conjunto se completó en 1720, pero solo fue publicado en 1802 por Nikolaus Simrock en Bonn. Incluso después de la publicación, se ignoró en gran medida hasta que el célebre violinista Joseph Joachim comenzó a interpretar estas obras. Actualmente, las Sonatas y Partitas de Bach son una parte esencial del repertorio de violín, y se interpretan y graban con frecuencia.

Bach las tituló Sei Solo a Violino senza Basso accompagnato (Seis Solos para violín sin acompañamiento de bajo). Estas obras consolidaron firmemente la capacidad técnica del violín como instrumento solista ya establecida por Heinrich Ignaz Franz Biber y los virtuosos italianos del instrumento como Giuseppe Torelli, Nicola Matteis y Arcangelo Corelli. Las piezas a menudo sirvieron como arquetipos para piezas de violín solo por generaciones posteriores de compositores, incluyendo a Eugène Ysaÿe y Béla Bartók. De entre las versiones modernas se suelen considerar de referencia las de Arthur Grumiaux y Hillary Hahn.

Suites para violonchelo solo
Sus seis Suites para cello (BWV 1007-1012), están ampliamente consideradas como las más profundas del repertorio.​ Fueron redescubiertas para el público en 1925 por Pau Casals que, a los 48 años, después de años de estudio las interpretó en público por primera vez y se convirtió en el primero en hacer una grabación de las mismas. Su popularidad creció constantemente desde entonces.​​
Hoy en día, tras la recuperación por parte de Casals, las suites son una de las mayores obras para violonchelo y casi cada violonchelista aspira a tocarlas de la mejor manera posible.​ Los intérpretes más conocidos de este instrumento como Mstislav Rostropovich, Emanuel Feuermann, Pierre Fournier, Jacqueline du Pré, Paul Tortelier, André Navarra, Yo-Yo Ma, Gregor Piatigorsky, Mischa Maisky, Janos Starker, Anner Bijlsma, Heinrich Schiff, Pieter Wispelwey, Mario Brunello y Carlos Prieto han hecho grabaciones de las mismas.

Música orquestal y de cámara
Bach escribió para instrumentos individuales, dúos y conjuntos pequeños. La Ofrenda musical y El arte de la fuga son obras contrapuntistas tardías que contienen piezas para combinaciones de instrumentos no especificados. El arte de la fuga es una obra que se corresponde muy bien con la concepción contemporánea de la música y por ello ha pasado de ser interpretada por conjuntos barrocos, hoy día todos con instrumentos de época, a ser una parte del repertorio de los principales cuartetos de cuerda.​ También se interpreta frecuentemente al piano, donde puede apreciarse el carácter trascendente de la composición.93​

Conciertos para violín
Las obras sobrevivientes en la forma de concierto incluyen dos conciertos para violín (BWV 1041 en A menor y BWV 1042 en mi mayor) y un Concierto para dos violines en re menor, BWV 1043, a menudo denominado concierto "doble" de Bach. Este concierto tiene la particularidad de que la parte del segundo violín es más virtuosística que la del primer solista, lo que hace que los grandes solistas no tengan inconveniente en colaborar y quizá ha contribuido a su popularidad entre el público.94​

Conciertos de Brandenburgo
Las obras orquestales más conocidas de Bach son los Conciertos de Brandenburgo, llamados así porque los presentó con la esperanza de obtener empleo del Margrave Christian Ludwig de Brandenburg-Schwedt en 1721; su solicitud no tuvo éxito.95​ Estas obras son ejemplos del género Concerto grosso.

Conciertos para teclado
Bach compuso y transcribió conciertos para de uno a cuatro clavecines. Muchos de los conciertos de clave no eran obras originales, pero se perdieron los arreglos de sus conciertos para otros instrumentos.96​ Varios conciertos de violín, oboe y flauta han sido reconstruidos a partir de estos conciertos para clave.

Suites orquestales
Además de los conciertos, Bach escribió cuatro Suites orquestales, cada suite es una serie de bailes estilizados para orquesta, precedida por una obertura francesa.
Tags:

Publicar un comentario

Author Name

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.