• Resaltó los objetivos de “estimular la participación de la inversión privada con reglas claras y seguridad jurídica
Ciudad de México.-  Ante diputados, Javier Jiménez Espriú, secretario de Comunicaciones y Transportes, aseguró que se ha realizado una profunda reingeniería de estructuras y procedimientos en el marco de las austeridad republicana y manejo pulcro de los recursos públicos, sin permitir la corrupción e impunidad; quien incurra en estas conductas asumirá las consecuencias.

Durante la Glosa del Primer Informe de Gobierno del Presidente de la República, el funcionario resaltó los objetivos de “estimular la participación de la inversión privada con reglas claras y seguridad jurídica, con una perspectiva de equidad que permita a los inversionistas obtener rendimientos razonables, y a la nación, recibir los beneficios de más y mejor infraestructura”.

Dijo a los diputados de las comisiones unidas de Comunicaciones y Transportes, y de Infraestructura, que “lamentablemente en estos nueve meses, hemos encontrado evidencia de diversos actos presumiblemente irregulares, que se documentan y turnan para su atención a las instancias y autoridades competentes”.

Al igual que aquellos que realizados, bajo nuestra gestión, pudieran ser constitutivos de irregularidades o delitos, en todos los casos los responsables deberán asumir las consecuencias.

El titular de la SCT, garantizó que “una premisa intransigente es la de emplear con eficacia y transparencia los recursos públicos con la divisa ineludible de cero corrupción y cero impunidad. En esto no se tolerará la menor desviación. Quien labore en el sector e infrinja esta disposición, asumirá las consecuencias legales sin atenuantes”.

Destacó que el desarrollo de la infraestructura con sentido social tomando en cuenta las necesidades de la población, en particular la menos favorecida, para disminuir las diferencias e incluir a los que más lo requieren, en la búsqueda de una “modernidad con alma”.

Aseguró que se prioriza la conservación y mantenimiento de la infraestructura existente, activo esencial del país en el que se han invertido recursos cuantiosos y grandes esfuerzos que debemos preservar y mejorar.

Concluirán obras necesarias y útiles, suspendidas o en proceso, sin importar cuándo y quién las emprendió. Se apoyarán las acciones del sector en los proyectos regionales prioritarios del gobierno; modernizarán la infraestructura existente que lo requiera, y desarrollarán nuevas obras en función de los recursos disponibles.

Siempre con el criterio de que “no se construirán obras magnas para perpetuar la memoria de una gestión, sino de aplicarlos con profesionalismo y honestidad en los asuntos de mayor impacto para el bienestar general”.

Jiménez Espriú refirió que a partir de un exhaustivo análisis, en diciembre se tomó la decisión de suspender las obras emprendidas por la administración anterior denominada: Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México en Texcoco, que tenía un avance del 20 por ciento.

“La decisión permitió evitar un desastre ecológico mayor ya consumado. Una severa explosión demográfica en la zona oriente del Valle de México. La sobreexplotación de recursos escasos, como el agua. El enorme derroche de recursos públicos y la herencia de altos compromisos financieros a las siguientes administraciones”.

Se evitó, además, el desperdicio de la valiosa infraestructura aeroportuaria existente y los riesgos del comportamiento de pistas e instalaciones en un terreno complejo.

Al respecto, afirmó que se concluyeron de manera exitosa los acuerdos sobre los instrumentos financieros suscritos para financiar una parte del proyecto y las negociaciones para el cierre de los 692 contratos del aeropuerto; “faltan sólo trámites para finiquitar los últimos dos y todo esto con un costo de 75 mil millones de pesos”.

Indicó que para atender el problema de la saturación del actual aeropuerto capitalino, se decidió la integración del sistema aeroportuario metropolitano, aprovechando la importante infraestructura existente del Benito Juárez -que recibirá este año alrededor de 50 millones de pasajeros- y el de Toluca, que podrá acoger 10 millones, así como su estructura modernizada y construyendo un nuevo aeropuerto internacional en la base aérea de Santa Lucía.

Para fortalecer esta decisión y atender de forma adecuada a los pasajeros y las aeronaves que llegan a la Ciudad de México, se dio prioridad al mantenimiento, modernización y rehabilitación de la infraestructura aeroportuaria del Benito Juárez y de los Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano, el Seneam. Se lleva a cabo la construcción y equipamiento de un nuevo centro de control operacional en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, que servirá a todo el sistema metropolitano.

Señaló la reestructuración de la subsecretaría de Comunicaciones que promoverá el desarrollo tecnológico, fortalecerá la experimentación con las nuevas tecnologías de la información y se impulsará un observatorio tecnológico, proyecto que ganó este año un premio internacional por innovación en la Unión Internacional de Telecomunicaciones.

Explicó que Telecom tiene a su cargo el Sistema Satelital Mexicano, Mexsat, esencial para la comunicación y la seguridad, mismo que logró mantener el servicio de comunicación satelital con una disponibilidad de 99.9 por ciento.

En cuanto al avance de la red compartida, que es un muy importante proyecto de telecomunicaciones, dijo que reportó el avance del 47 por ciento en la cobertura poblacional.

Apuntó que, al 31 agosto, se han ahorrado 727 millones de pesos en gasto corriente, y la inversión por 71.1 mil millones de pesos para el presente año estaba comprometida en 85 por ciento a través de tres mil 878 contratos, que se han firmado ante los representantes de los órganos internos de control, observadores ciudadanos, académicos y gremiales en todas las licitaciones públicas.

Para mejorar los costos, tiempos y seguridad en la comunicación y potenciar las actividades de toda índole, disminuir las grandes asimetrías de la nación y eliminar la exclusión, resaltó dos programas prioritarios: el de acceso y uso de redes de radiodifusión y telecomunicaciones con Internet y banda ancha para todos, y el de construcción de caminos de concreto, para conectar a 350 cabeceras municipales.

Sobre la ciberseguridad, destacó que se impulsa de manera transversal este componente para ofrecer servicios responsables, seguros y promover la confianza de los usuarios.

El funcionario subrayó que son conscientes de que la necesidad de infraestructura es superior a los recursos disponibles, renglón en el que el país está calificado en el lugar 54 entre 141 naciones.

Indicó que en todos los casos las obras a cargo del sector comunicaciones y transportes están sujetas a tres condiciones ineludibles: Transparencia, privilegiando la licitación pública y elaborando un padrón de contratistas confiables, no habrá contratistas sexenales ni recomendados.

Eficiencia, para simplificar procesos, ejecutar obras en tiempo y forma y mejorar proyecto, ingeniería y control de costos, y calidad, la cual no es negociable, no se trata de comprar barato, sino de exigir la calidad necesaria y actualizar y cumplir estrictamente con las normas y especificaciones de construcción.

En acuerdo con el Conacyt, dijo que se reactivó la Red Nacional de Educación e Investigación que fortalecerá la experimentación aplicada con el uso de tecnologías de la información. Además, se alienta la inclusión digital en 32 centros de la SCT, en zonas de alto grado de marginación, en busca de identificar las capacidades para generar bienestar integral con el uso del avance tecnológico.

El Servicio Postal está en plena reestructuración para atender las nuevas formas de comunicación y comercialización, que abandonan su uso.

El desarrollo tecnológico para solucionar problemas se lleva a cabo en el Instituto Nacional del Transporte, realiza investigación aplicada, servicios tecnológicos y de laboratorio y producción de normas y metodología.

La Agencia Espacial Mexicana con ocho años de existencia hace lo propio en el sector de telecomunicaciones en colaboración con instituciones nacionales en tareas prioritarias como el uso del espacio para protección de la población ante desastres naturales, la tecnología espacial para la agricultura, pesca y recursos naturales.

En su primera exposición, el titular de la SCT sostuvo que la misión es promover el desarrollo regional sustentable y el ordenamiento territorial con visión de mediano y largo plazos a través de una red intermodal estructurada de carreteras, ferrocarriles, puertos, aeropuertos y telecomunicaciones moderna, eficaz, sustentable, segura y de calidad.

Todo con el propósito de apoyar el desarrollo económico, social, cultural y político de la sociedad para mejorar las condiciones de bienestar general de la población, principalmente los menos favorecidos.

Ante diputados, Javier Jiménez Espriú, secretario de Comunicaciones y Transportes, aseguró que se ha realizado una profunda reingeniería de estructuras y procedimientos en el marco de las austeridad republicana y manejo pulcro de los recursos públicos, sin permitir la corrupción e impunidad; quien incurra en estas conductas asumirá las consecuencias.

Publicar un comentario

Author Name

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.