Sánchez Cordero entrega Segundo Informe de Gobierno al Congreso

  • La entrega del documento se produce horas después del mensaje que dio el presidente Andrés Manuel López Obrador desde Palacio Nacional. 

Ciudad de México.- La secretaria de Gobernación arribó a San Lázaro poco antes de las 17:00 horas y entregó el informe ante una Cámara que estuvo representada por 251 diputados y 65 senadores.

El resto de los legisladores no acudieron al evento con el fin de respetar las medidas de Sana Distancia por la crisis sanitaria que se vive en el país a causa del COVID-19.

La legisladora Laura Rojas, presidenta de la Cámara de Diputados, fue la encargada de recibir el informe.

“En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 69 de nuestra Constitución, en representación del ciudadano presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, el licenciado Andrés Manuel López Obrador, hago entrega por escrito del Segundo Informe de Gobierno, en el que se da cuenta del estado que guarda la administración pública del país”, señaló Sánchez Corder al inicio de su mensaje.


Palabras secretaria Olga Sánchez Cordero, al hacer entrega del Segundo Informe de Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador


Señoras y señores integrantes de la Mesa Directiva;

Integrantes de las Juntas de Coordinación Política de las dos Cámaras del Honorable Congreso de la Unión;

Diputadas y diputados;

Senadoras y senadores;

Representantes de los medios de comunicación;

Amigas y amigos todos.

En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 69 de nuestra Constitución, en representación del ciudadano presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, Licenciado Andrés Manuel López Obrador, hago entrega, por escrito, del Segundo Informe de Gobierno, en el que se da cuenta del estado que guarda la administración pública del país.

Tanto su servidora, como los demás integrantes de los gabinetes legal y ampliado, quedamos a las órdenes del Honorable Congreso de la Unión para coadyuvar en el análisis del Segundo Informe de Gobierno, así como de los que habremos de entregar a esta Soberanía respecto de cada una de las dependencias de la Administración Pública Federal, para los efectos del propio artículo 69 constitucional.

En el periodo del que el presidente de la República rinde cuentas al Congreso, tuvieron lugar dos periodos ordinarios de sesiones, varios periodos extraordinarios e innumerables encuentros de trabajo, en comisiones de ambas cámaras, entre legisladores y legisladoras con integrantes del gabinete presidencial, secretarios de Estado y directores de entidades paraestatales.

Tanto el Poder Legislativo como el Poder Ejecutivo son producto del voto popular, por lo que cada día trabajamos para que la relación entre ambos se distinga por el respeto y por la colaboración.

Legislativo y Ejecutivo ejercen sus facultades constitucionales para confluir en un mismo propósito: el bien de México.

Estoy convencida que así seguirá durante el periodo de sesiones que el día de hoy inicia.

En el lapso comprendido de septiembre de 2019 a febrero del presente año, nuestro país avanzó con paso firme en una senda de confianza y perspectivas positivas, gracias al esfuerzo de la sociedad y a las acciones que el gobierno emprendió para impulsar el bienestar de la población, atender las causas estructurales que generan la violencia y la delincuencia y combatir y erradicar la corrupción.

Las metas económicas y de bienestar social que el gobierno trazó en el Primer Informe de Gobierno y en los Criterios Generales de Política Económica para el ejercicio fiscal 2020, tenían condiciones favorables para su cumplimiento.

Sin embargo, como todos sabemos, la pandemia Covid-19 se extendió en todo el mundo desde principios de enero de este año y llegó a nuestro país a finales de febrero, lo que hizo obligatoria la adopción de medidas extraordinarias e inéditas de salubridad para proteger a las personas del riesgo de contagio y de pérdida de vidas humanas.

La medida de protección más importante la tomó la propia sociedad, que atendió el llamado de nuestras autoridades de salud para quedarse en casa, suspendiendo las actividades de trabajo, así como las educativas y las de contacto y convivencia social. Solo continuaron funcionando las actividades productivas y comerciales esenciales y los servicios públicos básicos.

De igual forma, las actividades de los tres órdenes de gobierno se redujeron al mínimo; igual ocurrió con los poderes Legislativo y Judicial. Incluso se postergaron las elecciones de dos estados, que debieron tener lugar en junio pasado y han sido reprogramadas para el próximo octubre.

Por primera vez en la historia de la humanidad, buena parte de la economía mundial se detuvo para evitar el contagio del virus.

El sistema hospitalario de México, al igual que en todo el planeta, fue reconvertido para hacer frente a la pandemia y salvar el mayor número posible de vidas.

Aunque la pandemia parece haber sido contenida en la mayoría de los países del orbe, aún no es posible cantar victoria ya que los riesgos de repuntes y rebrotes siguen presentándose en los cinco continentes.

La carrera contra el tiempo es por la vacuna que permita contener al virus y hacer frente a esta pandemia lo más pronto posible. México ha sumado su contribución a ese esfuerzo mundial, y gracias a la colaboración entre el sector privado y el gobierno de la República, como lo ha dicho el señor presidente esta mañana vamos avanzando en conseguir esa vacuna.

Desde la declaratoria de emergencia sanitaria, el gobierno federal y los gobiernos de las 32 entidades federativas hemos coordinado esfuerzos para proteger y atender a la población. Ese esfuerzo conjunto ha rendido frutos y ha evitado el riesgo de colapso del sistema nacional de salud.

Nos hemos preparado para los siguientes pasos, a fin de que la reapertura de las actividades económicas, sociales y educativas, se realicen de manera segura y también ordenada.


El riesgo no ha terminado, la pandemia sigue presente y debemos estar alertas para evitar repuntes que causen mayores daños a las personas y a la sociedad en su conjunto.

Proteger y garantizar el derecho a la salud de todas las y los mexicanos ha sido y seguirá siendo la prioridad del gobierno de la República.

Desde aquí reitero nuestro reconocimiento a las y los trabajadores de la salud, héroes individuales y colectivos en la lucha contra el coronavirus, en la solidaridad y entrega en el servicio de sus compatriotas.

Expreso también nuestras condolencias y solidaridad permanente a las familias de las víctimas de esta pandemia.

Estimados legisladores y legisladoras:

En estos meses hemos trabajado sin descanso para saldar la deuda histórica con las personas más desposeídas. Gracias a los acuerdos construidos en y con el Congreso, se aprobaron cambios fundamentales en los sistemas de educación y salud, cuyo punto más importante es la inclusión en nuestra Carta Magna de las garantías a las pensiones de las personas adultas mayores o con discapacidad; las becas para estudiantes; además del acceso gratuito al sistema de salud y a medicamentos.

Con esta reforma, que a iniciativa del señor presidente aprobó el Constituyente Permanente, hoy contamos con herramientas que abonan para alcanzar un verdadero Estado de bienestar en donde el ejercicio pleno de estos derechos sea una realidad.

Abrazando el lema de esta sexagésima cuarta Legislatura, “La Legislatura de la Paridad de Género”, se han impulsado importantes acciones en favor de la igualdad sustantiva entre mujeres y hombres, como es el tema de la paridad en todos los órdenes de gobierno, y las aprobadas para prevenir y sancionar la violencia política de género.

Destacable es que, durante el año legislativo que ayer concluyó, ambas Cámaras fueron presididas al mismo tiempo por dos legisladoras, por primera vez en la historia de México.

Con responsabilidad, oportunidad y madurez, en el Congreso se aprobaron las modificaciones legales necesarias para garantizar que los beneficios del nuevo Tratado de Libre Comercio con Canadá y Estados Unidos (TMEC) lleguen a todos los rincones del país y contribuyan a la mejor distribución de riqueza, a la generación de empleos dignos que produzcan una mejora sustantiva en la calidad de vida de las familias.

El presidente de México tiene el mandato de gobernar por el pueblo y para el pueblo; lo ha hecho siempre con respeto a la Constitución y a los poderes Legislativo y Judicial, así como en armonía y disposición permanente de cooperación y apoyo hacia los gobiernos de las entidades federativas y de los municipios.

Sólo la unidad entre pueblo y gobierno hará posible que superemos el enorme reto que la pandemia nos impuso y ensanchemos la senda del progreso y el bienestar para todos.

Aún hay asuntos pendientes para terminar de sentar las bases de la transformación de la vida pública de nuestro país. No obstante, el avance ha sido significativo y estoy segura que en este periodo de sesiones ordinaras el Congreso de la Unión habrá de dar su valiosa aportación a los objetivos nacionales.

Les informo que el Titular del Ejecutivo Federal no hará uso de su facultad para presentar iniciativa preferente en este periodo de sesiones.

Señoras y Señores:

El día de hoy inicia el tercer año de esta Legislatura y también inicia el proceso electoral más grande en la historia de nuestro país.

En el Gobierno de México, en particular desde la Secretaría de Gobernación, seremos respetuosos de la ley y de las autoridades electorales.

Por primera vez en décadas las y los diputados federales podrán aspirar a la reelección, yo veo esa nueva situación como el compromiso de todas y de todos de rendir cuentas a los electores y refrendar su papel como representantes populares.

El inicio de este tercer año legislativo nos exige el mayor compromiso con la democracia.

En cualquier asunto, estamos obligados a honrar el espíritu del proyecto transformador expresado por el voto ciudadano en 2018, y que se hace patente en la pluralidad de la integración de las dos Cámaras del Honorable Congreso de la Unión.

Debemos trabajar en beneficio de todas y todos a través de la creación e impulso de un marco normativo que busque, en todo momento, el bienestar de todas y de todos los mexicanos, sin que se excluya a nadie.

Porque ahora más que nunca, en esta situación que nos toca enfrentar, no podemos dejar a nadie afuera.

En nombre del presidente de México, y del mío propio, les manifiesto nuestros mejores deseos por el éxito de los trabajos que hoy inicia el Honorable Congreso de la Unión.

Por el bien de México, sigamos trabajando juntos en su Cuarta Transformación del país.

Muchas gracias.

Publicar un comentario

0 Comentarios