Yago Lange: El hijo del agua

Limpieza de una playa en Ubatuba, Brasil. Parley/Pato Vacc

  • El regatista argentino Yago Lange estaba destinado al agua desde el mismo día que nació. Para él, el agua “es todo”. En compensación, ha decidido dedicar su vida a cuidarla, protegerla y limpiarla de la basura que vertemos en ella. Los Juegos Olímpicos de Tokio le servirán para ampliar su doble vocación por el agua.

Argentina. Su futuro ya estaba predestinado desde su nacimiento hace 33 años atrás, el 22 de marzo, Día Mundial del Agua. Yago* es el hijo mayor de Santiago Lange, triple medallista olímpico argentino de vela (Bronce en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y Beijing 2008, y oro en Río de Janeiro 2016), y aunque siguió los pasos de su padre y comenzó a competir en disciplinas náuticas de alto rendimiento a los veinte años, con grandes triunfos y participaciones internacionales, entre las cuales se destaca su actuación en los Juegos Olímpicos Río 2016 junto a su hermano Klaus, él se abrió su propia estela en el mar.

Hoy Yago disfruta del agua de una manera diferente, la protege, la custodia y se asegura de que cada vez más jóvenes lo acompañen en esta travesía que no otorga medallas por premio, sino la recompensa de sentir que los océanos, los ríos y los lagos pueden recuperarse de la contaminación causada por toneladas de residuos en gran parte conformados por plásticos.

Más del 80% de las aguas residuales en los países en vías de desarrollo se descarga sin tratamiento, contaminando ríos, lagos y zonas costeras. En 2019 la Organización Mundial de la Salud instó a reducir la contaminación por plásticos para proteger el medio ambiente y evitar que la población esté expuesta a los microplásticos que pueden estar presentes en el agua que bebemos y aún se estudia que impacto tendrían en la salud humana.

De regatista olímpico a guardián del medio acuático

Fue en diciembre de 2018, a su regreso de estar entrenando con el equipo de yachting austríaco en Europa que Yago comenzó a sentir la necesidad de limpiar las aguas, de hacer todo lo que este a su alcance para extraer la basura que la ensucia y contamina y salvar el recurso. Sabe que solo no puede y permanentemente busca aliados, cada vez consigue más. La primera limpieza surgió espontáneamente, con una convocatoria en historia de Instagram para limpiar el Río de La Plata en la provincia de Buenos Aires, y a los tres días ya había logrado juntar deportistas de 25 clubes de todo el país.

--“Con la emoción de lo logrado ese día, los mensajes de la gente y la repercusión posterior a la limpieza, llegué a sentir que esa acción que hicimos entre todos tenía la misma importancia que competir en una olimpíada que era la ilusión que había tenido desde chico”, expresó Yago con la convicción de haber encontrado su propósito en la vida.

A partir de esa primera experiencia, fueron apareciendo cada vez más oportunidades, y en marzo de 2019 realizó la primera limpieza internacional con regatistas de todo el mundo, “ahí empezamos a darnos cuenta de la potencia de este mensaje de poder unirnos como comunidad náutica, somos los que usamos el agua, hay que protegerla y en ese momento se acercó la organización Parley for the oceans con la cual actualmente continúo trabajando en la coordinación de jornadas de limpieza en distintos sitios de la República Argentina y del mundo”, dijo.

Al realizar las limpiezas la basura que más retiran del agua está compuesta por elementos de plástico descartable, gran cantidad de botellas, especialmente en la zona del Río de la Plata mientras que en la costa de las ciudades argentinas las colillas de cigarrillos son las que más contribuyen a la polución, relata Yago, quien por el momento decidió dejar la competencia de alto rendimiento para poder dedicar más tiempo a liderar las limpiezas, y a capacitar e incentivar jóvenes para que se sumen a su misión, con enormes resultados, cientos de voluntarios han formado parte de las acciones organizadas previo a la pandemia.

De todas maneras, a veces se vuelve a conectar con su carrera deportiva, pero sin dejar de lado esta nueva faceta que lo conecta con el cuidado del planeta, durante enero y febrero estuvo en Portugal y España entrenando al equipo olímpico femenino alemán de yachting de cara a los juegos de Tokio, y resalta que más allá de compartir conocimientos técnicos se concentró en inculcar a las atletas el valor de los océanos y la necesidad de trabajar para su conservación.

Limpiezas con protocolos durante la pandemia de COVID-19

Cuando las limpiezas de ríos y mares estaban en su esplendor, y la agenda de Yago pronosticaba un año prometedor para el medio acuático, llegó la pandemia con sus consecuencias y restricciones para evitar los contagios a la Argentina y al mundo.

Recién en septiembre pudieron reanudar la actividad con todos los protocolos adecuados. Con una autorización del Gobierno argentino a través de la aplicación Cuidar, que regula el transito de los ciudadanos a lo largo del país durante el período de aislamiento, Yago pudo viajar a la Patagonia específicamente a las provincias de Santa Cruz y Chubut donde con un número muy limitado de acompañantes, que no superó las cinco personas, pudo remover la basura que afectaba al mar del Parque Patagonia y del área de Patagonia Azul, donde tiene previsto volver durante la primera quincena de abril.

En noviembre viajó a Ubatuba, en la región de San Pablo en Brasil, donde también junto a un grupo de muy pocos integrantes se dedicaron a combatir la contaminación acuática en el mar que baña las costas de unas islas inhabitadas de esa región.

La última limpieza realizada hasta el momento fue el 28 de febrero en el delta del Río de la Plata, de la cual participaron voluntariamente isleños que habitan la zona, a quienes Yago también brinda capacitaciones para que a futuro puedan continuar por su propia iniciativa.

El año recién empieza para él, que además de diversas limpiezas que realizará en Argentina tiene planificado aprovechar el momento de los Juegos Olímpicos para amplificar el mensaje del cuidado y compromiso con el agua a través de las plataformas personales y redes sociales de los regatistas internacionales que compartieron instancias de entrenamiento y competencias a lo largo de su carrera, y quienes también se entusiasman con hacer sus aportes a la causa.

--“El agua para mí es todo, hoy en día realmente la necesito, me equilibra, la necesito observar y estar siempre en contacto con ciudades que tengan agua, y a su vez me moviliza y cada vez me causa mayor sufrimiento verla contaminada, de ahí nace mi motivación para hacerme cargo de esta problemática que es de todos.

*Yago es ganador del trofeo Princesa Sofía en Palma de Mallorca 2018, fue 3 veces campeón sudamericano, cuatro veces campeón argentino y ocupó el tercer puesto en la Semana Olímpica Holandesa en Medemblik en 2018.

Producción: Natalia Montaña, Centro de información de las Naciones Unidas en Buenos Aires.

Publicar un comentario

0 Comentarios