Capacidad de respuesta inmunológica de AMLO “positiva, rápida y buena” “se la regaló la población”. Alcocer

Capacidad de respuesta inmunológica de AMLO “positiva, rápida y buena” “se la regaló la población”. Alcocer

  • El presidente informa que para disipar dudas sí se vacunará contra Covid-19 y que lo hará en unos 15 o 20 días con el biológico de AstraZeneca

Ciudad de México.- Para quienes dudan si Andrés Manuel López Obrador tuvo COVID19, el secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela responde: “Sí la tuvo, y si no hubiera sido por su formación ya individual, su capacidad de respuesta inmunológica positiva, rápida y buena, que no fue gratuita, no la compró, se la regaló la población cuando los visitó durante no sé cuántas veces ha recorrido el país y ahí ha tenido contacto con la gente, con los alimentos y reforzó su inmunidad, producto del desarrollo que le dieron sus padres, eso es así de sencillo”.

--“El señor presidente, no es halago, lo conozco desde hace tiempo y además médicamente, no se necesita hacer estudios, es una persona sana, es una persona que tiene una enfermedad de comorbilidad, que es la hipertensión, pero la ha cuidado, la ha atendido y cuando esto sucede en un individuo, igual a sus posibilidades para que su enfermedad, como fue su caso, fuera tratado a tiempo, desde luego esa es otra cosa, y que tuviera una respuesta rápida, que inclusive que algunos dudaron y decían que no había tenido la enfermedad”, expuso en la conferencia de prensa mañanera.

A su vez, el presidente López Obrador dijo que se vacunará contra Covid-19, pero hasta que termine la administración para adultos mayores en unos 15 o 20 días, con una inyección de AstraZeneca.

Comentó que volvió a consultar a los médicos que lo atendieron y le explicaron que era necesario que se le administrara el medicamento. Esto, luego de que padeció la enfermedad en enero pasado.

Fragmento de la conferencia de prensa, del martes 6 de abril de 2021

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Sí, miren, esto es importante aclararlo, porque desde el principio se definió que se iba a vacunar primero a médicos, a enfermeras, a trabajadores que están salvando vidas, arriesgando sus vidas en hospitales COVID, eso fue lo primero.

Ya prácticamente quedan muy pocos que no se han vacunado, pero ya se tiene a todos vacunados o a casi todos los trabajadores de la salud que están en hospitales COVID, no estoy hablando de los médicos en general.

Decidimos que la población objetivo era, primero, estos trabajadores de la salud; luego, decidimos que teníamos que vacunar a los adultos mayores, porque son los más vulnerables. Ya lo hemos dicho varias veces, nos recomiendan los expertos, los médicos, los científicos de que se atiendan a los adultos mayores, entre otras cosas, porque así se reduce la mortalidad por COVID en un 80 por ciento, entonces es la población más vulnerable, la que resiste menos la pandemia; entonces, es lo que estamos haciendo ahora.

No vamos a vacunar a otra población, a otro grupo de población hasta que no terminemos de vacunar a todos los adultos mayores de México, a todos los adultos mayores de México, a todos los adultos mayores de 60 años. Yo espero que con esto quede claro.

Una vez que terminemos, que lo vamos a hacer pronto, en este mes vamos a terminar de aplicar cuando menos una dosis a todos los adultos mayores y entonces sí vamos a dar atención a trabajadores de la educación, porque nos importa mucho el regreso a clases, el que se regrese a clases presenciales. Eso sería lo que se atendería.

Para cuando terminemos este mes de vacunar a adultos mayores, ya vamos a empezar a vacunar a maestros y también vamos a empezar a vacunar de acuerdo a la edad. Si ya vamos a tener de 60 hacia arriba, es probable que empecemos de 50 a 60 en general; si tenemos vacunas suficientes, de 40 a 60, eso lo estamos valorando, para avanzar.

Yo espero que para el mes de mayo tengamos ya vacunados a todos los adultos mayores y a maestros, y ya iniciada la vacunación de la población de menor edad, es decir, menores de 60. Ese es el plan, ese es el propósito. 

Vamos bien. La preocupación de un rebrote, el que vengan contagios por Semana Santa, pensamos que no va a ser lo mismo porque no tiene ya el mismo efecto la pandemia, eso lo deseamos, además; que nos podemos equivocar, nos equivocamos, cometemos errores, porque la perfección pues solamente el Creador, ese no se equivoca, los humanos sí nos equivocamos y cometemos errores.

Entonces, pensamos que vamos a mantener la pandemia controlada, que no haya rebrote y avanzar en la vacunación. De ahí el viaje de Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones, a Rusia y a China y a Estados Unidos, porque necesitamos garantizar que se cumplan los contratos que tenemos establecidos para que podamos avanzar sin problemas. Hasta ahora vamos bien.

Todo esto es un trabajo que se inició hace meses. Hemos hablado con las farmacéuticas, me ha tocado hablar con el gerente mundial de Pfizer en conferencia, desde luego hablé con el presidente de Rusia, he hablado con el presidente de China, con el embajador de China en México, que nos ha ayudado mucho, con el embajador de la India en México, varias veces con el presidente de Argentina.

Con el presidente Biden, como dos veces sobre este tema. La primera vez le planteé que necesitaban apoyarnos. Se filtró la llamada porque hay todavía muchas golondrinas en el alambre y hasta se burlaron de que le había yo pedido vacunas y que había dicho: ‘Lo que diga mi dedito’. Se burlaron los conservadores de aquí.

Y seguimos insistiendo. A la segunda llamada no fue poner condiciones, sino antes de llevar a cabo la llamada le dije al secretario de Relaciones: ¿Cuál es la agenda? Pues seguridad, migración, medio ambiente.

Y le dije al secretario: Quiero yo en la agenda COVID y vacunas, de modo que el presidente Biden sabía que íbamos a tratar el asunto. Antes de nada, me dijo: ‘Le tengo buenas noticias, nada más que vamos a esperarnos’. Se portó muy bien. 

Entonces, todo esto ha llevado tiempo de política diplomática para tener las vacunas, también disponibilidad de recursos. 

Nos ha ayudado mucho la Secretaría de Hacienda, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, para asegurar anticipos y no nos han quedado mal, nos han avisado cuando han tenido problemas. El caso de Pfizer, tres semanas que dejaron de entregarnos porque estaban ampliando plantas de producción y además porque iban a destinar vacunas a países pobres por el mecanismo de la ONU, en fin. 

Entonces, estamos seguros que no nos van a faltar las vacunas y vamos a terminar con el plan de vacunar a todos, o sea, universal, vacunas a todos, en condiciones de igualdad. Nada de influyentismo, nada de que estoy palanca, estoy bien parado, tengo buenas agarraderas y ya voy a conseguir la vacuna. Pues, no, aquí es hasta que nos toque a todos. 

Y aprovecho también para decirles, porque hasta un reportaje en este periódico de España ¿cómo se llama?, que no nos quieren, El País, sí, sacaron, porque dije que no me iba yo a vacunar por lo pronto, porque tengo anticuerpos, pues también, de que me estoy negando a vacunarme, cosas así ¿no? Me voy a vacunar dentro de unos 15, 20 días. Volví a preguntarle a los médicos.

Y también para sí disipar dudas, sobre todo para que los que tuvieron COVID como yo, no esperen tanto tiempo y dar ese ejemplo para que se protejan, por eso me voy a vacunar, nada más que me dicen que puede ser en 15 o en 20 días. Va a coincidir cuando ya se termine de vacunar a todos los adultos mayores, entonces voy yo.

PREGUNTA: ¿Qué le dijo el doctor Gatell al respecto, presidente?

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: ¿Mande?

INTERLOCUTOR: ¿Qué le dijo el doctor Gatell al respecto o los especialistas de esta vacuna?

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Es que yo creo que… Mira uno de los mejores médicos en esta materia está aquí, es este señor, es este señor. ¿Por qué no explicas mi caso? Y sirve para que se esté tranquilo, ¿cómo se llama? El País

JORGE ALCOCER VARELA: El País. Muchas gracias, señor presidente.

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: El País, me refiero al periódico, el país México está tranquilo.

JORGE ALCOCER VARELA: No, esto da oportunidad a señalar que ese camino fuerte en tiempo y en acciones, y decisiones y con una completa clara dirección del señor presidente, una estrategia que hemos seguido mucho, lo hemos completado con algunas cuestiones técnicas, ese da tranquilidad. Y da tranquilidad porque lo que recibirá el señor presidente o que yo tuve la oportunidad hace ocho días de recibirlo es lo mismo que reciben los mexicanos, todos los mexicanos. Me tocó una vacuna, me hubiera tocado otra, no me tocó la yo quería.

Antes de decir…

PREGUNTA: ¿Cuál fue?

JORGE ALCOCER VARELA: Ya cayeron rápido en el gambito. Yo hubiera deseado que me tocara la vacuna Patria, esa vacuna que los mexicanos tenemos la oportunidad, los biotecnólogos, los inmunólogos, de hacerla, esa hubiera sido mi selección.

No se da por cuestiones obviamente reales y la que me tocó, porque así lo anunciamos, hay vacunas para todos, te toca y la que le tocará al señor presidente, también sin ninguna selección, sino la que le toca, fue la de AstraZeneca.

Y esta vacuna, igual que todas, estaba yo recordando que de las vacunas que tenemos, que se están aplicando a los mexicanos y lo pueden usted checar, todas han sido aceptadas al menos en cinco países a nivel mundial y algunas de ellas destacadas, de las que estamos poniendo, por más de 40 países se están ya aceptando y desde luego con toda una serie de elementos que hacen que también en otros países, igual que aquí, tengamos retraso, tengamos situaciones que no nos permiten dar un seguimiento puntual de fechas, ni siquiera a países como Alemania, que tienen toda esa trayectoria y ese prestigio de ser muy continuos y muy exactos en todo lo que realizan, o al menos eso es lo que se lee y lo que se vive en muchos aspectos, ellos también han tenido que frenar, cambiar, no la estrategia, sino la táctica. 

Y entrando a lo que dice el presidente, efectivamente, en el camino de esta pandemia aprendemos todos los días y también desde luego consideramos todas las opiniones. Algunas, hoy vimos una de las últimas que ayer apareció en la mayor parte de los diarios, de la vacunación fantasma, de la persona que aplicó una vacuna donde nada más metió la jeringa y la sacó. Eso definitivamente está ya aclarado, esto no fue así como se cuenta, pero bueno, ese no es el turno…. Digo, no es el momento para ello.

Pero sí, en la aplicación de estas vacunas se han descrito muchos elementos que no son descuidos como este, sino son situaciones que no se conocen, que las estamos aprendiendo, que el virus nos está enseñando.

A veces el virus -parece que estoy jugando en ciencia ficción- reta al sistema inmune y a veces en ocasiones este reto es visto por lo poco que podemos ver. El sistema inmune está totalmente identificado por elementos que no son medibles más que en investigación y cuyos resultados pueden durar semanas, meses o años para tener una -entre comillas- verdad.

Lo que vemos son los anticuerpos, que son moléculas que todos tenemos, que son parte de nuestro reportorio, pero es lo que se ve y que más rápidamente se puede identificar, pero no es la único, que esas moléculas son producidas por células y ahí abrimos el repertorio, pero superior al de Guerra y paz, ese gran libro donde participan muchos elementos de todo tipo de la defensa de nuestro sistema inmune.

Y ese sistema inmune lo empezamos a desarrollar dentro del desarrollo de un ser humano a través de la codificación, o sea las instrucciones, los elementos, los materiales que da la mitad del padre y la mitad la madre. Esa inmunidad, esa inmunidad que se llama innata es complicado medirla.

Y la segunda parte, que es la inmunidad, o sea, la respuesta del sistema que tenemos, que se encarga exclusivamente de vigilar y de identificar cuando entra millones y millones de sustancias extrañas, ahora sí ya puedo decir antígenos, porque antes, si lo hubiera dicho hace un año ustedes hubieran dicho ‘¿Qué?’, ahora ustedes lo señalan: ‘Me aplicaron el antígeno’, una señora que conozco y que visito en los mercados, dice: ‘Oiga, doctor, ¿a usted ya le aplicaron el antígeno?’, dije, ¿a dónde vine? si es un mercado sobre ruedas. Pero el conocimiento que nos deja esa inmunidad nosotros no la podemos medir con la exactitud que quisiéramos.

Cuando viene el COVID en una persona se recogen estos anticuerpos producto de esa batalla de nuestro sistema inmune de nuestras células, que son millones de células que se encargan precisamente de eso, y lo hacen con una especificidad directa; o sea, si hay un germen, una bacteria, la respuesta, o sea, el equipo, y aquí un está símil tremendamente igual que es el que conduce el general Cresencio, idéntico, tiene gente que identifica que tipo de antígeno, que tipo de bacteria, de parásito, de virus y de los diferentes miles y miles de diferentes antígenos animales y vegetales también que pueden hacer esta respuesta, lo identifica y ahí empieza a fabricarse toda una serie de moléculas.

Una de ellas -para ya no salirme de esto, porque es muy fascinante, al menos para mí- es el que tengamos anticuerpos, proteínas para identificar y sacar afuera el efecto, no el virus.

Muchas veces, muchas veces el virus… Tenemos muchas enfermedades, más de una veintena de enfermedades que tienen… El individuo que tuvo una infección, muere el resto de su vida bien, pero vive bien, pero siempre tuvo un resto de un virus y de ahí se genera posiblemente el desarrollo de cáncer, entre otras enfermedades y muchas otras.

Pero tenemos esa identificación. Después del virus SARS-CoV-2, identificamos inmunoglobulinas y nos dice: ‘tuvo inmunidad’, en este caso inducida por el virus.

La vacuna va a hacer lo mismo, pero inducida por una parte del virus modificada, atenuada, conducida con diferentes tecnologías para despertar, favorecer eso que para algunos, los que no han tenido o que no tuvimos -afortunadamente yo estoy dentro de ellos, yo no tuve esa infección del virus- no generamos anticuerpos.

El señor presidente tuvo el virus, generó anticuerpos, pero ahí juega parte importante, cómo se generan y en qué cantidad. La gente más sana genera desde luego progresivamente mejores y más cantidad de anticuerpos.

El presidente generó un número importante de anticuerpos que le permiten ser protegidos por más tiempo. Y cuando hablamos de más tiempo todavía no conocemos qué tan más tiempo, cuatro o seis meses. Hay estudios donde a los ocho meses ya no tienen esos anticuerpos y entonces quedan indefensos como si no hubieran tenido la enfermedad.

La pregunta también es: ¿por qué no se vacuna toda la población en dos dosis?

¿Por qué?

Porque el 70, mínimo el 70 por ciento y en algunas hasta el 80 por ciento de los vacunados tienen la cobertura con una sola dosis y la segunda refuerza esa situación. 

Y como ustedes ven en el ejemplo del presidente de Argentina, entre primera y segunda dosis posiblemente -no es algo que me conste- tuvo esta reinfección y va a salir, en todo caso por la primera dosis, avante prácticamente sin síntomas. Si no se hubiera vacunado y hubiera tenido la infección, hubiera podido ver lo que vemos todos en este momento en muchos casos todavía.

Termino. El señor presidente -no es halago, lo conozco desde hace tiempo y además médicamente, no se necesita hacer estudios- es una persona sana, es una persona que tiene una enfermedad de comorbilidad, que es la hipertensión, pero la ha cuidado, la ha atendido y cuando esto sucede en un individuo, igual a sus posibilidades para que su enfermedad, como fue su caso, fuera tratado a tiempo, desde luego esa es otra cosa, y que tuviera una respuesta rápida, que inclusive que algunos dudaron y decían que no había tenido la enfermedad. 

Sí la tuvo y si no hubiera sido por su formación ya individual, su capacidad de respuesta inmunológica positiva, rápida y buena, que no fue gratuita, no la compró, se la regaló la población cuando los visitó durante no sé cuántas veces ha recorrido el país y ahí ha tenido contacto con la gente, con los alimentos y reforzó su inmunidad, producto del desarrollo que le dieron sus padres, eso es así de sencillo.

Y ahora ojalá todos los mexicanos que tienen una comorbilidad aprendan que hay que tratarla. No se puede quitar la diabetes, por ejemplo, pero si uno la tiene bien contralada y le da el COVID es diferente el efecto y el resultado que aquel no la cuida y que en forma tardía viene el COVID y se sinergizan, y se convierte, tanto el COVID en una enfermedad más grave, muchas veces mortal, como la diabetes en una enfermedad todavía más grave. 

Entonces, en conclusión, el señor presidente ya tomó la decisión. Porque también es eso importante, a nadie se le debe obligar a vacunarse, por más explicación de lo que yo he señalado, si no se quiere un individuo vacunar, afronta su responsabilidad, su situación de persona y no lo hace; si corre el riesgo o no, ya será cuestión de su vida. 

Pero en este caso el presidente ha dicho en forma libre, ha oído opiniones, le agradezco que una de ellas sea la mía, y desde luego ha oído opiniones que lo han convencido a que está en tiempo de vacunarse y lo va a hacer, y hasta ahorita nunca ha dicho: ‘Si me vacunan con esta con la otra’, y nunca lo voy a escuchar, porque lo conozco.

Eso es todo.

INTERLOCUTORA: ¿Qué vacuna le toca?

JORGE ALCOCER VARELA: ¿Qué le tocaría qué?

INTERLOCUTORA: ¿Qué vacuna le toca?, ¿AstraZeneca?

INTERVENCIÓN: Ya lo dijo, Astra.

Publicar un comentario

0 Comentarios