Exploran dualidad de docencia y escritura

Exploran dualidad de docencia y escritura

  • Inicia Simposio Internacional Literatura desde la Academia 

Mérida, Yucatán.- Las dificultades y conflictos entre la docencia y el ejercicio de la escritura, así como sus implicaciones con la poesía, fueron abordados por diferentes especialistas durante la mesa panel “La dualidad de ser escritor y docente”, como parte del Simposio Internacional Literatura desde la Academia.  

Durante la inauguración, en el marco de la novena edición de la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (FILEY 2021), la directora de la Facultad de Ciencias Antropológicas de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), Rocío Cortés Campos, reconoció la gran labor que han realizado las y los académicos a lo largo de la emergencia sanitaria mundial que atravesamos.  

Agregó que la literatura ha sido y será un escape para muchas personas, asimismo, expuso que en la actualidad se han presentado nuevas dinámicas y retos para la lectura, y que, a pesar de ello, los escritores y docentes han logrado adaptarse e innovar con diferentes técnicas.  

Al dar inicio la mesa panel “La dualidad de ser escritor y docente”, el literato Javier España Novelo compartió sus ideas sobre la poesía y el arte, dijo que, contrario a lo que propone Octavio Paz, estos dos elementos no son únicamente para liberar los asuntos interiores personales.  

Sostuvo que la poesía y el arte sirven para encontrarse a uno mismo y nombrar las cosas, considerándolos un instrumento y oficio para el que se dedica a ello.  

En su turno, Ever Canul Góngora, profesor investigador de la Universidad de Quintana Roo, destacó que la literatura y la academia son expresiones y rasgos de la cultura, elementos que deben de pensarse como una construcción.  

Aseguró que la academia se traduce como el resultado de la sofisticación de la acción humana para formar a los alumnos, por lo tanto, ambas expresiones comparten una herencia cultural profundamente mediada por los seres humanos.  

Para finalizar, Moisés Nadal Novelo subrayó que la experiencia de transmitir el conocimiento de alguna materia a un grupo de alumnos genera una gran cantidad de ideas, así como estar en contacto con ellos logra en el docente un crecimiento intelectual, emocional y hasta espiritual.  

Apuntó que escribir se torna en una pasión, en un arte y encomienda natural para todos los que están en el mundo de la docencia.  

La bienvenida al Simposio estuvo a cargo del director de la FILEY, Enrique Martín Briceño, y de Cristina Leirana Alcocer, profesora de la Facultad de Ciencias Antropológicas de la UADY. 

Publicar un comentario

0 Comentarios