La libertad de expresión es uno de los valores más importantes de cualquier democracia: Sauri Riancho

La libertad de expresión es uno de los valores más importantes de cualquier democracia: Sauri Riancho

  • La presidenta de la Mesa Directiva participó en el Segundo Encuentro de Comunicadoras y Comunicadores del Poder Legislativo
  • El papel del comunicador es fundamental para que el público forme una opinión propia y tome sus decisiones, expresó

Ciudad de México.- La presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Dulce María Sauri Riancho, afirmó que la libertad de expresión es uno de los valores más importantes de cualquier democracia y aseguró que en nuestro país las y los ciudadanos tienen esta garantía

Al participar en la inauguración del “Segundo Encuentro de Comunicadoras y Comunicadores del Poder Legislativo. Medios públicos, comunicación y ciudadanía”, destacó que ese derecho de todas las personas reconoce dos límites claros: la prohibición de la censura previa y la prohibición de la propaganda en favor de la guerra y la apología del odio nacional, racial o religioso que incite a la discriminación o la violencia.

Estimó que bajo ese contexto, el papel del comunicador es fundamental para informar al público y que éste se forme una opinión propia y tome sus decisiones.

--“Los receptores nunca llegamos a tener la visión completa y directa sobre los acontecimientos, que sí tienen quienes son testigos presenciales de una situación, por lo que las y los comunicadores tienen que lidiar con las limitaciones que el medio impone para compartir la información, mencionó.

En ese sentido, resaltó el encuentro en el que participarán comunicadores de 27 congresos estatales y el federal, porque se abordarán problemas actuales que afectan la función de la comunicación social; es un ejercicio que servirá para enriquecer y mejorar el quehacer informativo a través de las experiencias de la comunicación desde los congresos.

--“Permitirá el intercambio de experiencias que contribuyan a definir y enfrentar los retos actuales, tales como los medios a través de los que se comunica, la explosividad en la difusión de la información, la falta de verificación o difusión de noticias falsas, y el proceso electoral que se lleva a cabo en el país”, agregó.

Además, continuó, la comunicación por sí misma implica responsabilidad y objetividad en lo que se comunica; no obstante, la comunicación que se realiza desde un ente gubernamental, en este caso los parlamentos, obliga a la institucionalidad y calidad, ya que es una de las herramientas fundamentales de los Poderes Legislativos, no sólo por lo que se realiza, sino como una parte de la obligación de transparencia y rendición de cuentas.

Ley de Comunicación Social

En su participación, la diputada Dulce María Sauri recordó que en 2018 se expidió la Ley General de Comunicación Social, que regula el párrafo octavo del artículo 134 de la Constitución, en materia de propaganda gubernamental, y dicha legislación tuvo como origen el interés de regular el gasto en materia de comunicación social, estableciendo criterios de eficacia, eficiencia, economía, transparencia y honradez.

Precisó que, a través de esa ley se limita el contenido de la comunicación social para que tenga carácter institucional y fines informativos, educativos y de orientación social; además, de que respete la libertad de expresión, diversidad social y cultural.

Ese ordenamiento legal, añadió, también prohíbe mensajes que impliquen un ataque a la moral, la vida privada, derechos de terceros o que provoque algún delito o perturbe el orden público. Asimismo, establece límites a la publicidad en tiempos electorales para evitar cualquier influencia en el público.

--“Estamos inmersos en las campañas políticas para la renovación de congresos locales, gubernaturas y la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, por lo que es imprescindible tener los límites marcados por la ley”, concluyó. 

La comunicación objetiva deber ser el faro que alumbre el camino

El coordinador de Comunicación Social de la Cámara de Diputados federal, Ricardo Barraza Gómez, dijo que la información objetiva debe ser el faro que alumbre el camino y ahuyente a las pequeñas luces de bengala que distraen, alteran y desinforman.

Puntualizó que es un derecho que se tiene que hacer valer y no una concesión discrecional al servicio de unos cuantos, ya que no hay marcha atrás en la defensa de esta libertad que ofrece la oportunidad de ser mejores personas. “Tenemos que hacernos cargo de que las cosas no serán como antes, nuestros hábitos y costumbres se modificarán y se adecuarán a las exigencias de los nuevos tiempos”.

Afirmó que es indispensable profesionalizar las áreas con el fin de lograr una comunicación útil que promueva el análisis y la reflexión de temas relevantes. En este sentido, informó que en la Cámara de Diputados, y por iniciativa de la Mesa Directiva, la Coordinación de Comunicación Social está en proceso de conseguir la certificación de calidad ISO9001 que permitirá hacer más eficiente el trabajo y dar mejores resultados.

--“Estamos comprometidos con nuestra obligación social, queremos avanzar sobre un camino firme mismo que nos obliga a ejercer la función pública con estricto apego a derecho, desechando, incluso denunciando, las prácticas que empobrecen la noble tarea de comunicar”.

--ooOoo--

DIPUTADA DULCE MARÍA SAURI RIANCHO

Presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados

Mensaje durante el Segundo Encuentro de Comunicadoras y Comunicadores del Poder Legislativo, medios públicos, comunicación y ciudadanía.

Me congratulo de estar con todas y todos ustedes en este Encuentro de Comunicadoras y Comunicadores del Poder Legislativo, medios públicos, comunicación y ciudadanía.

Permítanme decirles que me da mucho gusto que sea éste el segundo encuentro, organizado el primero en el marco de la parte más aguda de la pandemia del COVID-19; hubo la creatividad para desarrollar, mediante estos instrumentos digitales, con esta tecnología nueva de comunicación, un activo del Congreso. Me da mucho gusto estar en este segundo esfuerzo continuado.

Me da mucho gusto que haya 27 congresos de los estados y la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión compartiendo experiencias.

Justamente, éste es un mensaje grabado, porque, por las contingencias de un trabajo legislativo de duración incierta, comenzamos hace prácticamente 20 horas un debate que aún no concluye, me hace imposible hacerlo directa y personalmente como era mi consideración; pero estoy segura que en el trabajo de estos días ustedes compartirán también muchas experiencias de sus propios congresos y del enorme reto que representa la comunicación del trabajo legislativo hacia la ciudadanía en su conjunto.

La libertad de expresión es uno de los valores más importantes de cualquier democracia. En nuestro país, todos y cada uno de las y los ciudadanos contamos con esta garantía. Es tan importante que, para el caso de las y los legisladores, existe la protección constitucional para que ningún legislador sea reconvenido o acusado judicialmente por sus expresiones.

Dicha libertad comprende la de buscar, recibir y difundir información e ideas de toda índole, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento. Estos derechos de todas las personas reconocen dos límites claros: la prohibición de la censura previa y la prohibición de la propaganda en favor de la guerra y la apología del odio nacional, racial o religioso que constituya incitación a la discriminación, la hostilidad o la violencia.

Con estas fronteras bien definidas y en un contexto social, el papel del comunicador es fundamental para informar al público y que éste se forme una opinión propia y tome sus decisiones.

Este segundo Encuentro de Comunicadoras y Comunicadores del Poder Legislativo, a través de las diferentes mesas temáticas, moderadas e integradas por personas con gran experiencia y conocimiento, en las que se abordarán situaciones actuales que afectan la función de la comunicación social, será un ejercicio para enriquecer y mejorar el quehacer informativo a través de las experiencias y los resultados de la comunicación social desde los Congresos.

Permitirá el intercambio de experiencias que contribuyan a definir y enfrentar los retos actuales, tales como los medios a través de los cuales se comunica, la explosividad en la difusión de la información, la falta de verificación o la difusión de noticias falsas y muy principalmente, el proceso electoral que se está llevando a cabo en nuestro país.

Cabe recordar que los receptores nunca llegamos a tener la visión completa y directa sobre los acontecimientos que tiene quien es testigo presencial de una situación, por lo que los comunicadores tienen que lidiar con estas limitaciones que el medio impone para compartir la información.

La comunicación por sí misma implica responsabilidad en lo que se comunica y objetividad, pero la comunicación que se realiza desde un ente gubernamental, en este caso los parlamentos, obliga a la institucionalidad y a la calidad, que conforme se ha anunciado, esperemos que en un futuro próximo su certificación conforme a los estándares internacionales sea adoptada.

La comunicación social es una de las herramientas fundamentales de los Poderes Legislativos, no solo por el hecho de informar a la ciudadanía sobre lo que se realiza, sino como parte de la obligación de transparencia y rendición de cuentas.

Con ese objeto, en abril de 2018 se aprobó el decreto por el que se expide la Ley General de Comunicación Social, que regula el párrafo octavo del artículo 134 de la Constitución en materia de Propaganda Gubernamental.

Dicha legislación tuvo como origen el interés de regular el gasto en materia de comunicación social, estableciendo criterios de eficacia, eficiencia, economía, transparencia y honradez, y respetando los topes presupuestales, límites y condiciones que se establezcan en el Presupuesto de Egresos que expide la Cámara de Diputados o los congresos estatales anualmente.

A través de esta ley, se limita el contenido de la Comunicación Social para que tenga carácter institucional y fines informativos, educativos y de orientación social, además de que debe respetar la libertad de expresión, la diversidad social y cultural de la nación, fomentando el acceso ciudadano a la información y contribuyendo a la igualdad entre mujeres y hombres.

De forma expresa se prohíben mensajes que impliquen un ataque a la moral, la vida privada o los derechos de terceros; o lo que provoquen algún delito y perturben el orden público. También se establecen límites a la publicidad en tiempos electorales, para evitar cualquier influencia sobre las preferencias del público, por lo que sólo se permitirán, en esos periodos, mensajes de protección civil en casos de emergencias, de servicios educativos, de salud o semejantes.

Estamos inmersos en las campañas políticas para la renovación de congresos locales, gubernaturas y la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, por lo que se vuelve imprescindible tener presentes los límites marcados por la ley.

Bajo estas consideraciones estoy segura que los temas que se habrán de abordar en las mesas de trabajo, serán de provecho para la labor que desempeñan día a día las y los comunicadores, y para la labor de los propios Congresos Legislativos.

Siendo una mañana de este día 23 de abril de 2021, declaro inaugurados los trabajos de este Segundo Encuentro de Comunicadoras y Comunicadores del Poder Legislativo, medios públicos, comunicación y ciudadanía.

Enhorabuena y muchas gracias.

Publicar un comentario

0 Comentarios