Muere a los 82 años la Sra. Paloma Cordero, viuda del ex presidente Miguel de la Madrid

  • En el DIF y en el Voluntariado Nacional impulsó la procuración de justicia para la familia, la protección a menores maltratados, farmacodependientes e invidentes, la rehabilitación de discapacitados
  • También fomentó la capacitación de técnicos y profesionales y construcción de plantas procesadoras de alimentos, albergues, estancias, centros de desarrollo infantil y campamentos recreativos.
Ciudad de México.- Esta tarde falleció Paloma Cordero (Paloma Delia Margarita Cordero Tapia), esposa del ex presidente Miguel de la Madrid Hurtado (1982-1988), así lo dio a conocer Felipe Calderón, quien fuera mandatario del país de 2006 a 2012. 

Durante el sexenio de su esposo (1982-1988), la Sra. Cordero dirigió el Sistema de Desarrollo Integral de la Familia (DIF) y el Voluntariado Nacional.

"Mis condolencias a la familia De la Madrid Cordero, en particular a Enrique, por el sensible fallecimiento de su señora madre, Paloma Cordero. Descanse en paz.", escribió el expresidente Calderón Hinojosa. 

Consuelo Sáizar, directora del Fondo de Cultura Económica durante los sexenios de Vicente Fox y Felipe Calderón, también envió sus condolencias a la familia del ex presidente.

Javier Lozano, secretario del Trabajo y Previsión Social en la administración de Felipe Calderón, envió sus condolencias a Enrique de la Madrid, hijo de la ex pareja presidencial y secretario de Turismo en el sexenio de Enrique Peña Nieto. 

La Sra. Paloma nació el 1 de julio de 1937 en la Ciudad de México. Fue hija de Luis Cordero Bustamante, abogado, y su esposa Delia Tapia Labardini, ama de casa. Hija de una familia católica, sus estudios los efectuó siempre en instituciones de monjas. Primero en el rígido Colegio Lestonnac en la delegación Tlalpan; y después en el Colegio Motolinía.

Su infancia y juventud transcurrieron en la colonia Hipódromo-Condesa, sitio al que se había mudado la familia De la Madrid Hurtado en 1951. Fue en el año de 1953 cuando Paloma y De la Madrid se conocieron, presentados por su hermano mayor ya que ambos hacían el Servicio Militar juntos. En 1955, él de veinte y ella de dieciocho años, se hicieron novios. Cuando comenzó la relación, Miguel se encontraba estudiando el cuarto año de Leyes.

Al cabo de cuatro años de noviazgo, se casaron en 1959 en la iglesia Santa Rosa de Lima. El novio tenía veinticuatro años de edad y la novia veintidós. De esta unión nacieron cinco hijos: Margarita, Miguel, Enrique Octavio, Federico Luis y Gerardo Antonio.

Desde los inicios del matrimonio, Paloma apoyó la carrera de su esposo. Incluso lo esperó en México, cuidando a sus primeros tres hijos, mientras él se fue 10 meses a estudiar un postgrado en la Universidad de Harvard en Estados Unidos. Y luego, cuando De la Madrid se encontraba en ascenso por los peldaños de la carrera político-administrativa, además de ocuparse del hogar y de sus hijos, se incorporó al voluntariado, llegando a dirigir el de la Secretaría de Programación y Presupuesto cuando él fungió como secretario.

Al ser electo De la Madrid candidato a la presidencia de la República por el PRI, Paloma Cordero participó activamente en la campaña. Lo acompañó en sus giras por el territorio mexicano y emprendió una intensa labor a favor de la candidatura de su marido.

A la residencia oficial de Los Pinos, la familia De la Madrid Cordero llegó a habitarla los primeros días del mes de febrero de 1983 pues, en el lapso de enero y febrero, se hicieron obras de conservación. Se pintaron los muros de diferentes colores, se cambiaron las alfombras y el mobiliario, entre otras adaptaciones menores. Con el apoyo de un decorador que era amigo de la familia, la residencia quedó adornada con muebles de marquetería poblana y algunos otros de estilo chippendale mexicano. 

En el sexenio de Miguel de la Madrid, la residencia adquirió una decoración contemporánea, salvo algunos detalles de tipo mexicano, como los muebles y los tapetes de Temoaya-

Asimismo, la familia se trajo sus propios muebles de su residencia en Coyoacán que hicieron juego con los que pertenecían a la casa presidencial, como lo eran el comedor y gran parte del mobiliario de la sala, del despacho, de la biblioteca y el salón Colima.

Como era costumbre, la familia De la Madrid se instaló en el piso superior, mientras que la parte de abajo la dejaron para oficina presidencial y recepciones sociales. Y en una de las casas que había construido López Portillo, donde habitó su hija Carmen Beatriz, puso su oficina la señora Paloma. Para aquel momento, Los Pinos era un sitio bien acondicionado. Situado en un enorme terreno de casi cinco hectáreas, (que era anteriormente el Rancho¨"La Hormiga", perteneciente a la familia Martínez del Río) se erigían varias casas y un hermoso jardín. 

Los De la Madrid disfrutaron vivir allí, sobre todo de la alberca techada y la sala de cine. El inconveniente era sin embargo la excesiva seguridad, lo que a veces hacía sentir incómodos a sus ocupantes. Paloma rescató de las bodegas del Castillo de Chapultepec, los candiles austriacos que habían sido retirados por María Esther Zuno de Echeverría, así como las mesas de fina madera, los sillones tipo europeo y también los cuadros de los mejores pintores mexicanos. Y volvió también su lugar el orden y el bajo perfil de la intimidad doméstica, al punto que apenas si se supo sobre la boda de la hija mayor, efectuada allí con todo y la presencia de los religiosos, o el festejo de sus bodas de plata, o las escapadas a la casa de fin de semana en Cuautla.

En calidad de primera dama de México, la señora Cordero acompañó a De la Madrid a todas las giras emprendidas en las que se inauguraban albergues, hospitales y tianguis; estuvo presente en todos los actos protocolarios, se ocupó de los visitantes foráneos y dirigió el DIF y el Voluntariado Nacional. 
Siendo presidenta del sistema de Desarrollo Integral de la Familia, éste creció con los siguientes programas: procuración de justicia, protección a menores maltratados, farmacodependientes e invidentes, rehabilitación de discapacitados, capacitación de técnicos y profesionales y construcción de plantas procesadoras de alimentos, albergues, estancias, centros de desarrollo infantil y campamentos recreativos.

Cuando el terremoto, la primera dama visitó albergues y hospitales, visitó a muchas personas que tenían problemas y les envió ayuda. 

Permanentemente, la señora Paloma se puso a visitar los albergues y los diferentes lugares en donde estaban concentradas las personas, alentarlas en la paciencia, y promover su reubicación a través del DIF. Pese al gran dolor, los afectados tuvieron la oportunidad de ver la generosidad de mucha gente que aún sin recursos, dio apoyo a sus semejantes. Muchos países enviaron su ayuda a México, tanto en víveres como en medicinas, así como la ayuda francesa con sus perros de rescate. La reina Sofía de España y Nancy Reagan vinieron al país; Colombia, Francia y Suiza aportaron los grupos de rescate.

La primera dama de Estados Unidos, la señora Reagan, llegó a México con el propósito de transmitir personalmente al primer mandatario los sentimientos de solidaridad de su país y ofrecer de parte del presidente Ronald Reagan la ayuda que México solicitara. Entregó al Fondo Nacional de Reconstrucción un cheque por un millón de dólares​ y visitó en compañía de Paloma Cordero albergues, hospitales y algunas zonas afectadas. Nancy Reagan y la primera dama de México, emprendieron un recorrido visitando los lugares más afectados para enterarse de sus necesidades. Además, la reina Sofía vino a México los primeros días del mes de octubre para una visita de condolencia y solidaridad. La princesa Alejandra de Kent, prima de la reina Isabel II, fue recibida en la Ciudad de México una semana después del terremoto. Varios presidentes latinoamericanos vinieron a ver al licenciado De la Madrid para darle su apoyo y ofrecer su ayuda.

En el mes de octubre de 1988, la familia De la Madrid deshabitó la residencia oficial y regresaron a residir a su residencia particular en Coyoacán. Concluida la administración del presidente, Paloma Cordero pudo regresar a la intimidad de su hogar y a dedicarse como antes de la Presidencia. 

El expresidente Miguel de la Madrid falleció el 1° de abril de 2012 en la Ciudad de México, y su viuda estuvo presente tanto en sus exequias como en el homenaje que el exPresidente Felipe Calderón Hinojosa le rindió al expresidente en Palacio Nacional. 

La ex primera dama falleció en la Ciudad de México el 11 de mayo de 2020.

Publicar un comentario

0 Comentarios