La danza mexicana pierde al bailarín y coreógrafo Sergio Anselmo Orozco, ex integrante de Ceprodac

  • Hábitat (desde el interior), una de sus obras en la cual el tema central es la supervivencia del ser humano
  • En Barro Rojo no solo inició su camino como intérprete, sino también como coreógrafo y docente.
Ciudad de México.- La Secretaría de Cultura y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), a través del Centro de Producción de Danza Contemporánea (Ceprodac), lamenta el deceso del académico y bailarín Sergio Anselmo Orozco Cheché, egresado de la Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea del INBAL en la especialidad de danza contemporánea.

Sergio Anselmo Orozco, siendo estudiante se integró a la agrupación Barro Rojo, Arte Escénico, encabezada por Laura Rocha, quien lo llamó para formar parte de su elenco estable, en el cual permaneció nueve años. En Barro Rojo no solo inició su camino como intérprete, sino también como coreógrafo y docente; camino que lo llevaría a presentarse en diferentes escenarios de México y el extranjero.

El bailarín se integró al elenco del Centro de Producción de Danza Contemporánea bajo la dirección de Raúl Parrao y se mantuvo por seis años, tiempo durante el cual cumplió el ciclo máximo de permanencia en el Programa de Residencias Artísticas en Grupos Estables al que perteneció.

Como integrante del Ceprodac trabajó con coreógrafos nacionales, entre ellos Lidya Romero y Jaime Camarena, así como con Vladimir Rodríguez (Colombia), Hamid El Kabouss (Francia-Marruecos) o Damien Jalet (Francia-Bélgica).

Su pulso creativo lo llevó a producir para el Ceprodac dos obras: Una de ellas como parte del ciclo Danza, la espada del verso, en la cual, junto a varios coreógrafos utilizó como inspiración poemas de jóvenes escritores mexicanos.

La naturaleza y la búsqueda de implicaciones en procesos sociales a través del arte quedó patente en su obra Hábitat (desde el interior), la cual fue estrenada en 2016 y en la que se presentan las diferentes formas en que los seres humanos se relacionan con los espacios más íntimos y sencillos, y cómo se alteran según el estado de ánimo. A decir del propio Cheché, su obra invitaba a la reflexión de cómo el ser humano habita sus espacios vitales y su ámbito social, las condiciones necesarias para supervivencia de la especie humana.

Publicar un comentario

0 Comentarios