El escándalo de los “influencers” llega al Congreso local; piden auditoría a la SEFOTUR

El escándalo de los “influencers” llega al Congreso local; piden auditoría a la SEFOTUR

  • Diputados hacen un llamado para revisar la política de turismo en la entidad y proponen la creación del Consejo Turístico
  • Los yucatecos están lastimados por la manera en que los influencers banalizaron a la cultura de la entidad, dijo Milagros Romero

Mérida, Yucatán.- El escándalo de los “influencers” invitados de la secretaría de Fomento Turístico, Michelle Fridman para “promocionar” la entidad llegó al Congreso local. Los diputados pidieron a la Auditoría Superior revise los gastos y la estrategia de promoción de la dependencia “porque gasta millones de pesos y luego dice que todo fue gratis”.

El diputado Warnel May (PRI) presentó una iniciativa para crear el Consejo de Promoción Turística de Yucatán y en este marco cuestionó el trabajo que en este rubro está haciendo la secretaria de Fomento Turístico, Michelle Fridman.

--“Hay que decirlo, la estrategia de la secretaria ha dejado mucho qué desear, es más visible la polémica y el escándalo que los resultados concretos, como fue el caso de la reciente visita de los influencers, que en vez de ser una promoción turística se convirtió en otro episodio discutible y viral de los que han caracterizado a esta gestión”, sostuvo.

“Y al Gobierno del Estado le pedimos que nos diga qué quieren promover, ¿que aquí se pueden venir a mamar y romper todas las reglas sanitarias?”, cuestionó el perredista Alejandro Cuevas. 

Milagros Romero Bastarrachea (MC), se unió a la exigencia asegurando que los yucatecos están lastimados por la manera en que los influencers banalizaron a la cultura de la entidad.

En la sesión ordinaria de este miércoles, el diputado del PRI, Warnel May Escobar, pidió en tribuna que la ASEY investigue si el Ejecutivo estatal, a través de la Secretaría de Turismo, no erogó recursos para la visita de “influencers” a diferentes lugares de Yucatán, para darle seguimiento a este tema “que ha polarizado y enojado a la sociedad yucateca”.

Lo anterior, al presentar una iniciativa para modificar la Ley para el Fomento y Desarrollo del Turismo del estado, para crear el Consejo de Promoción Turística de Yucatán, como un ente descentralizado, que tuviera por objeto promover, impulsar y ejecutar programas de promoción de los destinos turísticos del Estado, así como reemplazar a los fideicomisos sectoriales.

Aseguró que estas personas polarizaron y enojaron a la sociedad yucateca, porque prácticamente llegaron a divertirse a costa de desprestigiar a la cultura de la entidad.  En ese punto, lamentó que se hayan referido despectivamente a Izamal como “un pueblito” y que confundieron su convento franciscano con una hacienda. 

De la funcionaria dijo que "ha sido más visible por la polémica y los escándalos que por los resultados" y se refirió al caso de los influencers que fueron corridos de Uxmal por no respetar las normas sanitarias. 

--“Pero no es su culpa, la culpa es de la propia secretaria (Fridman), que ni ella sabe qué significa Izamal; cuando menos les debió pasar un borrador o una nota a los influencers para explicarles de qué se trata”, subrayó.


En el mismo sentido, el diputado del PRD, Alejandro Cuevas Mena, también se unió al llamado para que la ASEY, de acuerdo a sus atribuciones, revise y audite de manera particular la mencionada Secretaría, “porque no es solamente este caso donde se gastan millones de pesos y luego dicen que fue gratis, tenemos aún denuncias de ciudadanos que compraron su boleto para el Festival de la Trova y no se les devuelve el dinero”.

Al mismo tiempo, solicitó al Gobierno del Estado revisar cuidadosamente su política de difusión y de promoción del estado, “para conocer qué queremos promover y qué mensaje queremos mandar hacia afuera”.

A su vez Cuevas Mena dijo que la ASAY debe revisar a la Sefotur, pues recordó que en el pasado cometió irregularidades, como el hecho de que no ha devuelto el dinero de los boletos que el público compró para el Festival de la Trova, el cual, como se recordará, fue cancelado al descubrirse que Fridman contrató a una empresa acusada de corrupción. 

También pidió que le eche “ojo de águila” al caso del dueto musical Ha-Ash, pues se le pagó cerca de medio millón de pesos por una campaña digital fantasma. 

--“Y al Gobierno del Estado le pedimos que revise cuidadosamente su política de difusión y promoción turística, que nos digan qué quieren promover y qué mensaje queremos dar hacia fuera, ¿que aquí se pueden venir a mamar y a ofender a la gente?, ¿que pueden venir a romper todas las reglas sanitarias como el uso obligatorio del cubrebocas?”, preguntó.

Expresó que lo menos que se le puede pedir a Fridman es que revise a qué sector del turismo quiere atraer al estado, pues no se puede promover a Yucatán como un lugar en donde no se respetan a las autoridades.  

Aunado al tema, la diputada de Movimiento Ciudadano, Milagros Romero Bastarrachea, se sumó a las opiniones vertidas “porque los yucatecos, más que molestos, nos sentimos lastimados y ofendidos por la banalización de nuestra cultura”.

Publicar un comentario

0 Comentarios