Día de la Cobertura Sanitaria Universal: El mundo necesita invertir en sistemas de salud eficaces que protejan a todas las personas

Una madre sujeta a su niña para vacunarla en una clínica de UNICEF en Kivu del Norte, en la República Democrática del Congo© UNICEF/Thomas Nybo

  • La pandemia de la COVID-19 ha puesto de manifiesto lo importante que es para todos los países contar con unos buenos sistemas de salud que proporcionen a toda la población servicios de calidad cuándo y dónde los necesiten, subrayó este sábado el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres.

Nueva York.- "En el Día Internacional de la Cobertura Sanitaria Universal, comprometámonos sin más dilación a poner fin a esta crisis y a construir un futuro más seguro y saludable invirtiendo en sistemas de salud que nos protejan a todas las personas", declaró el máximo responsable de las Naciones Unidas en su mensaje por la efeméride, que se celebra cada 12 de diciembre desde el año 2017.

Al mismo tiempo, Guterres recordó que durante este año el mundo ha podido contemplar cuan trágico es ver a los centros de salud desbordados por una nueva enfermedad altamente infecciosa y a menudo mortal.

Lograr la cobertura sanitaria universal en 2030 implica gastar más y mejor

Además, el brote de coronavirus es un claro ejemplo de lo que puede suceder cuando el esfuerzo por atender una emergencia sobrecarga tanto a los sistemas de atención de la salud que ya no pueden proporcionar otros servicios esenciales como la detección del cáncer, la inmunización de rutina y el cuidado de las madres y los bebés.

"Debemos hacer mucho más si queremos alcanzar nuestro objetivo de lograr la cobertura sanitaria universal para 2030", dijo el Secretario General, refiriéndose a al acuerdo alcanzado por los Estados miembros de las Naciones Unidas en septiembre de 2019, pocos meses antes de que se produjera la pandemia.

Alcanzar este objetivo significaría no sólo gastar más en salud, dijo, sino también gestionar mejor, desde la protección de los trabajadores sanitarios y el fortalecimiento de la infraestructura hasta la prevención de enfermedades y la prestación de asistencia sanitaria cerca de los hogares, en las comunidades.

“La inversión en los sistemas de salud también mejora la preparación y la respuesta de los países a futuras emergencias sanitarias”, aconsejó.

Las personas pobres y las marginadas son las más afectadas

Guterres también recordó que las emergencias sanitarias repercuten de un modo desproporcionado en las poblaciones marginadas y vulnerables, por lo que subrayó la necesidad de que cuando la vacuna contra la COVID-19 salga al mercado esté alcance de todas las personas que la necesiten.

 “En la respuesta a la pandemia hemos visto surgir rápidamente enfoques innovadores en la prestación de servicios de salud y en los modelos de atención sanitaria, así como mejoras en la preparación. Debemos aprender de esta experiencia”, concluyó el Secretario General.

Publicar un comentario

0 Comentarios