Descubren depredadores gigantes de 500 millones de años en montañas de Canadá

Descubren depredadores gigantes de 500 millones de años en montañas de Canadá

  • Los científicos explicaron que la mayoría de los animales durante el período cámbrico eran más pequeños que un dedo meñique, pero este fósil contenía una criatura de casi 45 centímetros de largo
  • Esta nueva especie tiene un caparazón central de forma ovoide muy grande con distintos procesos posterolaterales cortos y una espina anterior

Ontario, Canadá.- Los científicos Joe Moysiuk y Jean-Bernard Caron, del departamento de historia natural del Real Museo de Ontario (Royal Ontario Museum) descubrieron el fósil del depredador radiodonto hurdiid más grande del Cámbrico conocido hasta ahora, Titanokorys gainesi, en Burgess Shale (Marble Canyon, Parque Nacional Kootenay, Columbia Británica) de unos 500 millones de años de antigüedad. 

El depredador gigante hallado en las montañas de Canadá se encuentra entre las especies marinas más grandes que los científicos han recolectado.y habría dejado de existir durante la explosión cámbrica, cuando los océanos de la Tierra se encontraban llenos de criaturas prehistóricas que eventualmente evolucionarían hacia la vida actual.

--“Los primeros especímenes se encontraron en 2014, pero no fue hasta 2018 que descubrimos un caparazón particularmente prístino y reconocimos la importancia del hallazgo”, declaró Joe Moysiuk, uno de los autores de la investigación.

El estudio sobre el depredador marino gigante hallado en Canadá, fue dado a conocer por los científicos a través de la web científica The Royal Society.

--“Recuerdo haber escuchado un grito ahogado seguido de muchos gritos y todo el mundo amontonándose alrededor. Hemos encontrado muchas cosas interesantes, ¡pero esta realmente dejó una impresión!“, aseguró Moysiuk.

Explicaron que la mayoría de los animales durante el período cámbrico eran más pequeños que un dedo meñique, pero este fósil contenía una criatura de casi 45 centímetros de largo, enorme para las criaturas de ese período.

--“El tamaño de este animal es absolutamente impresionante, este es uno de los depredadores gigantes más grandes del período cámbrico jamás encontrado“, dijo el otro autor estudio, Jean-Bernard Caron.

El estudio del fósil, tipificado como radiodonte, indica que la criatura podía deslizarse por el agua como un globo gigante, flotando sobre el lecho marino esperando atacar a su presa.

Los radiodontes se caracterizaban por tener un cono oral compuesto por múltiples placas dentadas, un par de apéndices frontales “artrodizados”, ojos tallados y un tronco con aletas laterales con branquias.

Descubren depredadores gigantes de 500 millones de años en montañas de Canadá. Ilustración Lars Fields, vía Royal Ontario Museum.

Los científicos especificaron que la criatura tenía ojos multifacéticos, una boca en forma de anillo, y sus garras, que le servían para atrapar presas, se completaban con aletas para nadar.

En cuanto a la cabeza del ahora fósil, también estaba cubierta por un enorme caparazón, similar al de una tortuga por su dureza.

Este asombroso descubrimiento ha ayudado a ampliar el conocimiento de los científicos sobre los depredadores durante el período cámbrico.

Caron y Moysiuk explicaron que los radiodontes, euartrópodos de grupos troncales que evolucionaron durante la explosión del Cámbrico, se encontraban entre los depredadores paleozoicos inferiores más grandes y diversificados. 

--“Estos animales estaban muy extendidos geográficamente, ocupando una variedad de nichos ecológicos, desde recolectores bentónicos hasta alimentadores suspendidos nectónicos y depredadores ápice. En este caso se trata del radiodonto hurdiid más grande del Cámbrico conocido hasta ahora, Titanokorys gainesi.

Se estima que alcanza medio metro de longitud, esta nueva especie tiene un caparazón central de forma ovoide muy grande con distintos procesos posterolaterales cortos y una espina anterior. 

Los análisis morfométricos geométricos destacan la alta diversidad de formas de caparazón en hurdiids y muestran que Titanokorys cierra una brecha morfológica entre formas con caparazones largos y cortos. 

Descubren depredadores gigantes de 500 millones de años en montañas de Canadá.

Descubren depredadores gigantes de 500 millones de años en montañas de Canadá. Ilustración Lars Fields, vía Royal Ontario Museum.

La forma del caparazón, sin embargo, es propensa a la homoplasia y no muestra una relación consistente con la ecología trófica, como lo demuestran los nuevos datos, incluida una reevaluación de la poco conocida Pahvantia. 

A pesar de los distintos caparazones, Titanokorys comparte apéndices similares en forma de rastrillo para el tamizado de sedimentos con Cambroraster, un hurdiid simpátrico más pequeño pero mucho más abundante de Burgess Shale. La coexistencia de estas dos especies en los mismos planos de cama destaca la competencia potencial por los recursos bentónicos y la alta diversidad de grandes depredadores sostenidos por las comunidades cámbricas.

Eoplicaron que los radiodontes se caracterizan por un cono oral compuesto por múltiples placas dentadas, un par de apéndices frontales artrodizados, ojos en forma de pedúnculo y un tronco con aletas laterales con branquias. Los apéndices bien esclerotizados constituyen la mayor parte del registro fósil de radiodontes y proporcionan caracteres importantes que son informativos sobre ecología y filogenia. 

En hurdiids, la familia de radiodontes más diversificada, los apéndices frontales son robustos y en forma de rastrillo con al menos cinco enditos alargados en forma de cuchilla en los podómeros proximales, cada uno con espinas secundarias o setas, especializadas para la alimentación de barrido en una variedad de micro a macroscópicos presas, lo que sugiere que estos animales ocuparon diferentes nichos. Este apéndice característico distingue a los hurdiids de otros grupos radiodontes, por ejemplo, anomalocarids y amplectobeluids que desarrollaron apéndices raptoriales, adaptados para agarrar presas.

Finalmente, añadn los investigadores, la co-ocurrencia de la nueva especie con Cambroraster abre interrogantes relacionados con las relaciones ecológicas entre radiodontes dentro de la comunidad de Burgess Shale.

Publicar un comentario

0 Comentarios