• Cofepris y Profeco “se hacen de la vista gorda” en el caso de importaciones de lácteos que no son leche: productores
  • La empresa Liconsa disminuyó sus compras de leche en 40% este año
México, DF.- El año 2014 a punto de concluir, es calificado como fatal para la economía de los productores lecheros de todo el país por varias razones. Primero, a pesar de un gran esfuerzo desplegado para mantener el ritmo productivo del alimento, con un alto costo económico asumido por el bolsillo de este segmento de ganaderos.

Un segundo elemento, es que cada vez más, los consumidores prefieren productos adulterados que, si bien resultan más baratos que la leche auténtica, no contiene los nutrimentos de la leche natural.

En tercer lugar, las tiendas de autoservicio se han convertido en el principal competidor de los lecheros mexicanos. Rehidratan directamente leche en polvo, que regularmente es suero, al que le agregan grasa vegetal y otros ingredientes; lo exhiben en anaqueles con un precio similar al de la leche.

Todo ello, con la complacencia de la Profeco y la Cofepris. “Sí, porque estos organismos se hacen de la vista gorda. Nosotros sabemos que lo que ocurre es un fraude para los consumidores, y un riesgo para la salud”, dijo el presidente del Frente Nacional de Productores y Consumidores de Leche, Alvaro González Muñoz.

A estas irregularidades, se añaden las amenazas cumplidas de la empresa Liconsa, por el anuncio de una disminución del 40% en las compras de leche a productores nacionales. Tuvo que intervenir la Secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, para evitar una masacre de vacas, muchas de las cuales se fueron al rastro en varios estados, y un fuerte deterioro económico para los pequeños y medianos productores.

Y finalmente, afectó en gran medida la denuncia de corrupción en los manejos administrativos de Liconsa. Se llegó al punto de que los centros receptores de leche fluida en varios estados de la República, no la recibían si no era a través de una cantidad monetaria exigida a los productores. Esto, reconocido por el mismo director general de la empresa, ante los diputados federales en una sesión de la Comisión Especial de Ganadería.

Esta serie de factores, provocó que al último trimestre del año cerraran alrededor de mil establos, toda vez que se tuvo que vender la leche hasta en 3.00 pesos el litro, lo cual resulta totalmente incosteable, frente a un costo real por litro, de 6.00 pesos el litro. Como es sabido, en esta actividad diez o veinte centavos en cada litro, pueden ser la diferencia entre sobrevivir o desaparecer.

De continuar esta práctica depredatoria y especulativa de la gran industria de derivados lácteos que socaba la economía de los pequeños y medianos productores,  en 2015 irremediablemente  provocará la quiebra de más de 50 mil establos productores de leche.

Consideró el dirigente González Muñoz, que hay desorden en la política de fomento y la de Economía, Porque, por una parte, la Sagarpa mantiene programas importantes para el desarrollo de la lechería mexicana, como el de repoblación de vaquillas, ampliación de infraestructura y actividades de capacitación, en tanto que la Secretaría de Economía mantiene abiertas las fronteras a la importación de desechos lácteos.

De esta situación, dijo finalmente el dirigente de los productores lecheros, es aprovechada tanto por las industrias como por las cadenas comerciales, que año con año inundan nuestro mercado con las sobras de otros países. Esto incrementa el déficit de la balanza comercial que, para 2014, se espera supere los 1 mil 500 millones de dólares.

Publicar un comentario

Author Name

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.