• Son mayoría y son invisibles para candidatos
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Ámbar Barrera*
Puebla, Puebla (Cimacnoticias).- Aunque la juventud podría tener mayor incidencia en el voto, pues representa un mayor porcentaje en la lista nominal, también es la población que más se abstiene de participar en las elecciones.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la juventud abarca desde los 15 hasta los 29 años, y las personas de 18 a 29 años representan 31 por ciento del total de la lista nominal, es decir, un millón 400 mil 61 jóvenes.

En Puebla, el rango de edad con mayor representación en la lista nominal de 2018 es el de 20 a 24 años con 13.57 por ciento y el de 25 a 29 años con 13.08 por ciento, según cifras del Instituto Nacional Electoral (INE).

Sin embargo, de acuerdo con cifras del Estudio Muestral de Participación Ciudadana, en la elección de diputados federales de 2015, hecho por el INE, el mayor porcentaje de abstención se dio en los rangos de edad de 19-34 años junto con el de 85 años en adelante, grupos que representan casi 41 por ciento de la lista nominal a nivel nacional.

Esto quiere decir que durante las elecciones federales de 2015 el porcentaje de abstención en personas de 19 años fue de 65.8 por ciento, en personas de 20 a 24 años fue de 70.3 por ciento y en personas de 25 a 29 años fue de 70.6 por ciento.

El único rango de edad que superó en porcentaje de abstencionismo al grupo de jóvenes fue en de más de 85 años, con un 74.4 por ciento de abstención.

En entrevista para LADO B, Lizeth Mejorada, activista e integrante de la organización Puebla Vigila, opinó que este alto porcentaje de abstencionismo en personas jóvenes se debe a la ausencia de una formación política.

“No nos han enseñado todavía que la política tiene que ver con muchas cosas fuera de las votaciones, que tiene que ver con participación ciudadana, con involucrarte en tu colonia. Y si no tenemos una buena formación entonces no sabemos cómo incidir, cómo involucrarnos y seguimos pensando que un voto de nosotros no afecta en nada. El problema está en cuando 60 por ciento de los jóvenes piensa así y por eso no sale a participar.

Por su parte, también en entrevista, el politólogo Hervey Rivera explicó que el desinterés de los jóvenes no es con la política en general, sino con la vida partidista, debido a una crisis de legitimidad de los partidos y sus políticos.

“Esto no significa que los jóvenes no estén interesados. Un ejemplo fue cómo los jóvenes en el sismo del año pasado fueron actores fundamentales, sobre todo en la ciudad de México y en muchas zonas urbanas donde se volcaron a organizarse. Ahí es donde uno sí ve que están interesados en lo político, en lo público, en los problemas de la sociedad”.

Como resultado de su análisis a las propuestas que los candidatos a la gubernatura dirigen específicamente a la juventud, Lizeth las califica como “agendas perdedoras” por ser vagas y poco específicas.

“No le he visto por ejemplo a ningún candidato que tenga un plan de desarrollo con perspectiva de juventud, mencionan vagamente en sus mítines el tema pero no tienen algo concreto.”

MUJERES, LAS QUE MÁS PARTICIPAN PERO SIN PROPUESTAS
En el caso de las mujeres, no sólo representan una mayoría en la lista nominal en concordancia con su mayoría en las cifras de población total, sino que las estadísticas muestran que representan también al grupo que más ejerce su derecho al voto, con todo y que la perspectiva de género no se incluye en la mayoría de las propuestas de las y los candidatos.

En estas elecciones hay 2 millones 402 mil 435 mujeres en la lista nominal en el estado de Puebla que representan 53.3 por ciento del total.

De acuerdo con el INE, en 2015 el porcentaje de mujeres en la lista nominal a nivel nacional era parecido: 53.4 por ciento. Y del total de votos, 58.1 por ciento fue ejercido por mujeres, lo que quiere decir que es menor la cantidad de mujeres que se abstienen de votar en comparación con los hombres que se abstienen.

En 2015 el distrito poblano con mayor participación de mujeres fue Huauchinango, en la sierra norte, con 60.7 por ciento.

La directora y fundadora del Centro de Análisis, Formación e Iniciativa Social A.C. (Cafis), Natalí Hernández, explicó en entrevista que este gran porcentaje de participación de mujeres puede deberse, sobre todo en zonas donde prevalece la pobreza, al “rol histórico al que se asocia a las mujeres como responsables de la familia”, están vinculadas como beneficiarias de programas sociales y es así como después los partidos condicionan su voto.

“Esto se enlaza al tema de la precarización en la que viven las mujeres a nivel social como la pobreza y la violencia. Esos mismos factores son los que, por otro lado, las hace más conscientes para participar, ya que a través del voto pueden manifestarse.”

Respecto de las propuestas en materia de género de los candidatos y la candidata a la gubernatura de Puebla, la activista feminista analiza que en su intento por atender temas sobre mujeres terminan haciendo propuestas de programas asistencialistas que, en todo caso, no tienen una verdadera perspectiva de género pues no cuestionan el rol de la mujer en la sociedad ni buscan transformarlo.

“Darle por ejemplo transporte público exclusivo para mujeres puede beneficiarlas momentáneamente, pero eso no asegura que ocurra un hecho de violencia fuera de esos espacios ni tampoco les asegura el acceso a la justicia si quieren denunciar.”

Natalí Hernández cree que la propuesta de Enrique Doger (candidato del PRI) de crear una Secretaría de la Mujer puede ser buena idea, siempre y cuando esté bien articulada con las organizaciones de la sociedad civil y tenga los recursos suficiente para cumplir con sus funciones, de lo contrario sería como el ya existente Instituto Poblano de la Mujer, que actualmente tiene muchas deficiencias.

DIVERSIDAD SEXUAL, LA POBLACIÓN INVISIBLE EN LAS ELECCIONES
En México no existen datos sobre cómo votan las personas que forman parte del colectivo LGBTTTI, aunque en la vida política del día a día son muchos los temas que están sobre la mesa: matrimonio igualitario, leyes de identidad de género, discriminación, justicia para crímenes de odio, entre otros.

Sobre este tema, Hervey Rivera explicó que en otros países ya existen estadísticas que analizan específicamente la participación del colectivo LGBTTI, al igual que analizan a los grupos por sexo o por raza. El politólogo cree que ese tipo de datos ya son muy necesarios en México para saber cuántas personas del colectivo participan y cómo lo hacen.

En todo caso, aunque algunos candidatos mencionan en sus propuestas el respeto a las leyes que hablan de no discriminación, los temas que aluden directamente al colectivo LGBTTTI no forman parte de su agenda e incluso es sabido que hay partidos de derecha que están abiertamente en contra de esos temas como el Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido Encuentro Social (PES).

“Estas políticas están muy rezagadas porque los políticos no quieren pelearse con grupos conservadores como la Iglesia y tampoco quieren pelearse con su electorado conservador.”

La activista de Vida Plena A.C. Alma Laura del Castillo, no se siente representada por ninguno de las candidatas y los candidatos, y no está segura sobre cómo vota la población LGBTTTI en lo general.

Ella opina que gran parte del colectivo es conservador, sobre todo en Puebla, lo que hace difícil analizar su voto, si es que lo hacen, pues otra de las perspectivas es que hay mucha apatía por participar. De hecho, duda mucho que las personas transgénero y transexuales conozcan el protocolo para poder votar.

Según el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), de 2010 a 2016 la primera causa de discriminación en Puebla fue la orientación o la preferencia sexual. El 25 por ciento de un total de 131 quejas interpuestas por actos discriminatorios están relacionadas con la orientación, preferencia sexual o identidad de género de las personas.

Entre enero de 2010 y abril de 2016, la Comisión Estatal de los Derechos Humanos en Puebla (CEDH) informó que personas de la población sexo diversa interpusieron un total de 12 quejas en contra de servidores públicos o dependencias por la violación de sus Derechos Humanos en las que la prestación indebida del servicio público fue la causa número uno de la queja.

(Con información de Marlene Martínez, María José Andrade y Erick Monterrosas)

* Este artículo fue retomado del portal ladobe.com.mx 18/AB/LGL

Publicar un comentario

Author Name

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.