• La Función Pública albergó hoy la Conferencia Magistral de Susan Rose-Ackerman “Combate a la corrupción desde el derecho administrativo”.
  • Hoy el combate a la corrupción no es de una secretaría, de un gobierno o de un grupo, “la lucha contra la corrupción nos une a todos los mexicanos”, afirma la secretaria Sandoval Ballesteros.
  • En los últimos años ha aumentado la intolerancia de la ciudadanía hacia la corrupción aseveró el secretario de Hacienda, Arturo Herrera Gutiérrez.
Ciudad de México.- “La corrupción es un crimen de oportunidad y cálculo. Su incidencia puede estar influenciada por la cultura, pero fundamentalmente depende de las instituciones y leyes bajo las cuales operan funcionarios públicos, empresas y ciudadanía”, afirmó esta mañana la investigadora Susan Rose-Ackerman, en la sede de la Función Pública.

“La corrupción puede ocurrir entre entres privados, agentes de compras que aceptan pagos, pero sus efectos más perjudiciales son sobre el funcionamiento del gobierno y la confianza de la población en el Estado”, advirtió Rose-Ackerman, autora de múltiples libros en la materia durante su conferencia.

Rose-Ackerman ubicó la corrupción como un problema sistémico frente al cual la Función Pública tiene todavía mucho trabajo, pese a los avances registrados. Refirió que México se encuentra en un punto esperanzador, con una mejora importante en la percepción de la ciudadanía sobre las medidas que el Gobierno aplica contra ese flagelo.

Añadió que esa mejora es un indicio alentador, porque significa que el país avanza de un círculo vicioso a uno virtuoso, donde hay cambios de actitud muy importantes. No obstante, advirtió que se requieren medidas disuasivas de la corrupción, reformas institucionales que inhiban su práctica, es decir, eliminar los incentivos corruptos. “Necesitamos ver qué ganan las empresas, dónde se generan los espacios para el soborno o el cohecho”, manifestó.

La académica e investigadora propuso, entre otras acciones, mejorar la estructura de los programas sociales, rediseñarlos para reducir la discrecionalidad de las y los servidores públicos en su manejo, que puede ser mediante la entrega directa de los beneficios, lo cual se realiza ya por el Gobierno de México.

Asimismo, simplificar trámites en los campos gubernamentales más vulnerables a la corrupción, como son las compras y las obras públicas, donde llega a aumentar costos hasta en 50% tanto para el gobierno como para la sociedad.

En sus comentarios sobre la conferencia, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera Gutiérrez, consideró que en los últimos años ha aumentado la intolerancia de la ciudadanía hacia la corrupción, y esto se expresa por distintas vías, pero muy especialmente a través del voto.

Consideró que una muestra de ello fue el apoyo de la ciudadanía a las medidas adoptadas por el Gobierno de México para combatir el robo de combustible pese a los efectos inmediatos de escasez temporal que generaron.

La secretaria Sandoval Ballesteros agradeció a la profesora emérita de Derecho de la Universidad de Yale su generosidad por aceptar impartir su conferencia de manera totalmente gratuita, y reconoció la participación también del secretario de Hacienda, Arturo Herrera Gutiérrez, “como una muestra de la cercanía de nuestras instituciones y del compromiso de todo este gobierno para combatir la corrupción”.

Destacó y agradeció también la contribución de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito “para financiar el servicio de traducción simultánea. Aquí en la Secretaría ya sólo pusimos el agua que, como decimos en México, no se le niega a nadie”.

Subrayó la invitación a la especialista estadounidense como parte de las acciones que en su combate frontal a la corrupción lleva a cabo la Función Pública. “Los preparativos de este evento no estuvieron exentos de controversia, pero su participación esta mañana permite escuchar a una gran estudiosa del derecho administrativo, especialista en políticas públicas anticorrupción, profesora sistemática, rigurosa y comprometida, pero, sobre todo, mujer líder y ser humano excepcional, generosa, solidaria y humanista”.

Refirió que el combate a la corrupción siempre levanta reacciones. “Hoy, afortunadamente este combate no es de una secretaría, de un gobierno o de un grupo. Hoy, la lucha contra la corrupción nos une a todos los mexicanos, y a muchos amigos extranjeros que sueñan con un mundo más justo”, puntualizó.

Susan Rose-Ackerman es una de las más prestigiosas expertas mundiales en el estudio de la corrupción política y el derecho administrativo; especialista en derecho y política regulatoria comparada, economía política de la corrupción y políticas públicas, es codirectora del Centro de Derecho, Economía y Políticas Públicas en la Escuela de Derecho de la Universidad de Yale.

“La corrupción es un crimen de oportunidad y cálculo. Su incidencia puede estar influenciada por la cultura, pero fundamentalmente depende de las instituciones y leyes bajo las cuales operan funcionarios públicos, empresas y ciudadanía”, afirmó esta mañana la investigadora Susan Rose-Ackerman, en la sede de la Función Pública.

Publicar un comentario

Author Name

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.