• El servicio eléctrico no puede ser considerado como una mercancía, sino un derecho humano y social que debe ser garantizado por el estado:  diputadas Sauri, Alonzo y diputado Canul
  • Piden que la CFE realice las estrategias necesarias que permitan diferir los pagos por suministro de energía eléctrica, y en su caso, considerar la viabilidad de reducir o eliminar el pago de los mismos
Ciudad de México.- Los cortes al servicio eléctrico por deficiencias en el servicio o por incumplimiento de pago no son admisibles en la emergencia actual, ni para los hogares, ni para las actividades económicas, establecieron las diputadas Dulce María Sauri, María Ester Alonzo y el diputado Juan José Canul.

“Poco se entiende que, a la preocupación por la salud y bienestar de las familias, se quiera sumar la angustia por el pago del recibo de luz. A los problemas de la caída de las actividades económicas se incorpora el costo de la energía eléctrica, en especial para los pequeños negocios y las parcelas agrícolas”.

Los legisladores del estado de Yucatán señalaron que, la Comisión Federal de Electricidad debe informar las medidas que ha implementado para evitar el corte del servicio eléctrico a la ciudadanía, ante la contingencia del Covid 19; así como, realizar las estrategias necesarias que permitan diferir los pagos por suministro de energía eléctrica, y en su caso, considerar la viabilidad de reducir o eliminar el pago de los mismos, dada la actual contingencia nacional que se vive en el país.



Los diputados Sauri Riancho, Alonzo Morales y Canul Pérez destacaron que, la decisión de la CFE de mantener el cobro de los recibos de energía eléctrica, como si no se estuviera en una contingencia de salud, es preocupante ante el escenario que estamos viviendo ya que, evidentemente, la estrategia de la CFE no toma en cuenta lo que representa el servicio de luz eléctrica en los hogares en la parte más alta de la curva de la contingencia.

Parece que aún no se dimensiona la importancia de la energía eléctrica para mantener en perfecta conservación los alimentos, algunas medicinas, ventilación en los hogares y negocios cuya temperatura puede alcanzar los 40 °C. Para las telecomunicaciones, aparatos y equipo médico que permite a los hospitales, clínicas y hogares mantener la salud y la vida de sus ciudadanas y ciudadanos, para que funcionen las fábricas y los negocios, aún los más pequeños.

Alimenta a los equipos de bombeo y distribución del agua potable en los hogares; a los sistemas de riego en el campo. Por ello, el servicio eléctrico no puede ser considerado como una mercancía, sino que en realidad es un derecho humano y social que debe ser garantizado por el Estado y al cual deben tener acceso todas las personas que habitan en el país.

Los cortes al servicio eléctrico por deficiencias en el servicio o por incumplimiento de pago no son admisibles en la emergencia actual, ni para los hogares, ni para las actividades económicas, establecieron las diputadas Dulce María Sauri, María Ester Alonzo y el diputado Juan José Canul.

Publicar un comentario

Author Name

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.