Consternación por la muerte del maestro Varrona

  • Manuel Rodríguez Sarabia “Varrona”, su nombre artístico, cuya obra es un referente de la plástica en Baja California, falleció este martes 8 de septiembre en la Ciudad de México
  • El pintor calculaba que su producción plástica alcanzaba alrededor de un millar de obras, “repartidas en distintas partes del mundo”. 

Ciudad de México.- El Centro Cultural Tijuana, organismo de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, se sumó a la honda consternación que causó en la comunidad cultural de esta frontera el deceso del artista plástico Manuel Rodríguez Sarabia “Varrona”, registrado este martes 8 de septiembre en la Ciudad de México, donde residía desde hacía unos meses.

“Varrona”, su nombre artístico, había permanecido bajo cuidados médicos durante las últimas semanas y falleció a la edad de 84 años dejando una huella imborrable en la vida cultural y artística de Baja California.

Tras conocer el funesto suceso, la Dra. Vianka R. Santana, directora general del Centro Cultural Tijuana, institución con la que mantuvo una larga y estrecha relación, expresó su pesar y expuso que “durante lo que va de esta administración, tuvimos la alegría y el privilegio de que fuera parte de nuestro Programa Comunitario”.

En su cuenta de Facebook, la servidora pública recordó que “cada mes nos acompañaba a un par de preparatorias distintas, dictaba una conferencia sobre la plástica bajacaliforniana, y hablaba de su vida, de sus anécdotas artísticas”.

Nacido en esta ciudad en 1936, hacia finales de los años 50 estudió en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado "La Esmeralda" para emprender, en la década siguiente, una estancia en París, Francia, donde cursó estudios en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales, lo que le permitió conocer de cerca las distintas tendencias vanguardistas europeas.

De sus maestros en La Esmeralda, el maestro Varrona recordaba muchos años después a Arturo Estrada, uno de los “Fridos”, llamados así porque eran alumnos de Frida Kahlo; también a Ruth Rivera Marín, hija de Diego Rivera, y el maestro Alfonso Ayala, quien fue a su vez alumno de José Clemente Orozco.

A su regreso de París se reintegró a la vida artística de esta frontera, donde trazó una trayectoria que superó las seis décadas de trabajo artístico y se convirtió en un referente de la plástica bajacaliforniana del último medio siglo.

“Su obra pletórica de color y elementos relata la diversidad cultural de Tijuana cambiante y compleja, en un ejercicio que es una suma de tendencias, como metáfora precisa de la frontera de la que es originario”, indica el Diccionario de Semblanzas publicado por la Subdirección de Exposiciones del Cecut.

Durante una entrevista de semblanza realizada en 2012 por personal del área de Exposiciones de la institución, el pintor calculaba que su producción plástica alcanzaba alrededor de un millar de obras, “repartidas en distintas partes del mundo”.

En esa misma entrevista, Varrona revela acerca de su estilo que él se consideraba un pintor “simbolista” y añade: “A veces, en mis obras hay dos o tres temas dentro del mismo cuadro. Por ejemplo, en una época, cuando recién llegué de Francia, quería expresar lo atómico. No lo atómico en el sentido de la explosión atómica, sino atómico en el sentido de las partículas de todas las cosas, de los animales y de nosotros mismos: el átomo”.

En efecto, el aspecto multitemático de su obra está presente en el cuadro “A pesar de la antropía la nega-antropía vencerá”, que mostró en la última exposición en la que participó en el Cecut, “Pintura bajacaliforniana”, apenas en febrero de este año, en la que el maestro Varrona compartió sala con otros 13 artistas cuya obra forma parte de la colección permanente de la institución.

Años antes, en 2011, participó en la magna exposición “Obra Negra. Una aproximación a la construcción de la cultura visual de Tijuana” con las obras “Polvo eres” y “Entropía necesaria: Para nacer hay que destruir un mundo”, ambas de 1987. 

En 2006 fue reconocido como Creador Emérito por el Instituto de Cultura de Baja California y en 2012 su nombre se integró al proyecto Paseo de la Fama.

En 2014 participó del proyecto Una Vida en el Arte, que a instancias del Centro Estatal de las Artes Tijuana dio espacio para que la comunidad tijuanense pudiera escuchar de viva voz la vida y anécdotas de los creadores artísticos más sobresalientes de la plástica en Baja California, ciclo que concluyó con una exhibición colectiva con el mismo nombre en 2015.

Además de su abundante obra de caballete, a lo largo de su vida artística Varrona incursionó en la pintura mural; su obra en este campo puede apreciarse en el Palacio Municipal de Tijuana, así como en la Biblioteca Gustavo Aubanel y en la Cité Universitaire de París. Uno de sus murales más recientes puede apreciarse en el Pasaje Rodríguez, dedicado a los creadores locales bajo el título “A mis amigos”.

Publicar un comentario

0 Comentarios