Necesario que México defina su política de respeto de derechos humanos de menores migrantes

  • "Nos apura encontrar caminos que eviten que la niñez se incorpore a la delincuencia, es un destino muy frecuente pero que nos destroza como nación", dijo el diputado por Morena

Ciudad de México.- El diputado Raúl Eduardo Bonifaz Moedano (Morena), presidente de la Comisión de Asuntos Frontera Sur, consideró que es necesario que México defina una política integral de respeto a los derechos humanos de las niñas, niños y adolescentes migrantes solos o acompañados que transitan por el país.

En un comunicado, llamó a la reflexión sobre la situación de vulnerabilidad y violación de los derechos humanos de la niñez y adolescencia migrante para lograr una definición de política de protección de sus derechos.

Durante el conversatorio “Ley de Migración y su reglamento: Retos y desafíos a la luz de la situación actual de las personas en movilidad”, convocado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Bonifaz Moedano sostuvo que se requiere profundizar el enfoque del país como un punto de tránsito, destino y retorno de migrantes mediante la adecuación de las leyes

"Pero más importante aún es definir una política para el respeto de los derechos humanos de estos infantes cuando estén en el país, sin importar el fin que vayan buscando”, añadió.

“Son niñas y niños que no queremos que mueran, que se pierdan en los caminos de la delincuencia, que no se separen de sus padres, que tengan buena salud y una vida digna, y esto quiere decir que tengan acceso al uso y ejercicio de sus derechos que, como cualquier persona, por el simple hecho de serlo, tienen derecho a un modo de vida digna, amable y agradable”, subrayó.

El legislador de Morena explicó que trabajar en una política integral en defensa de los derechos humanos de las niñas y niños, significa abarcar distintas áreas de conocimiento que deben de reforzarse, entre las cuales destacó la social, psicológica, política y la esfera de lo económico.

En lo social, abundó, debido a la marginación dolorosa en que viven millones de niñas, niños y adolescentes en el mundo. "Nos apura encontrar caminos que eviten que la niñez se incorpore a la delincuencia, es un destino muy frecuente pero que nos destroza como nación".

“En lo psicológico, porque el efecto de esta marginación social se traduce en personalidades que, con frecuencia, no encontrarán alternativas de estabilidad necesarias en la coexistencia en un mundo sumamente adverso para sobrevivir”.

Agregó que en lo político, porque se observa que las acciones de gobierno parecen no ser suficientemente eficaces para desarrollar modelos que en forma focalizada plantean modos de desarrollo con resultados palpables.

El diputado por Chiapas comentó que actualmente no hay lineamientos que se conozcan y puedan retomarse como una directriz que permita conocer qué se pretende con las niñas, niños y adolescentes para que puedan vivir una buena coexistencia.

Expuso que existen flagelos constantes a la violación de los derechos humanos de los migrantes, mientras que los flujos de personas desde el sur a norte son permanentes, y gran parte de estas personas son niñas y niños.

“El problema es de todos, organismos internacionales, gobiernos nacionales, gobiernos locales e incluso la sociedad, que por sus mismas estratificaciones, agudiza las atrofias vivenciales generando atmósferas de discriminación como una constante”.

Añadió que también se anexa una amplia gama de aspectos que tipifica una constante violación permanente de derechos humanos y por los cuales se debe legislar: salud, educación, medio ambiente digno, vivienda, estabilidad familiar, transitar libremente y con seguridad, libertades de expresión, de pensamiento, así como vivir en un ambiente sin violencia y marginación constante.

Publicar un comentario

0 Comentarios