Las empresas luchan por recuperarse de la explosión de Beirut

Las empresas luchan por recuperarse de la explosión de Beirut

  • Un año después de la explosión que devastó gran parte de Beirut, la OIT está trabajando para ayudar a las pequeñas empresas de la capital libanesa afectadas por la explosión. 
  • Muchos de ellos ya estaban luchando por sobrevivir debido a las medidas contra la COVID-19 y a la actual crisis económica y política del país.

Beirut, Líbano (OIT Noticias) - Un año después de la explosión que arrasó el puerto y gran parte de Beirut, muchas pequeñas empresas siguen enfrentándose a una serie de retos, algunos de los cuales van más allá de los efectos inmediatos de la explosión, según una investigación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Instituto Fafo de Investigación Laboral y Social (Fafo).

Para muchas empresas, la explosión se sumó a un entorno empresarial ya difícil creado por las crisis económica y política del país, así como por la pandemia de COVID-19. Desde la explosión, muchas empresas se han enfrentado a una reducción gradual de la demanda de bienes y servicios, a un aumento de los costes de las materias primas, a la hiperinflación y a los cortes de electricidad. Lo que ha puesto en duda su futuro.

Los propietarios de tiendas de comestibles y alimentos, por ejemplo, dicen que los clientes están comprando menos productos perecederos, ya que muchos no pueden almacenar los alimentos en los refrigeradores durante mucho tiempo debido a los cortes de energía. Otros empresarios afirman que el elevado coste de las materias primas está provocando un aumento de los precios de los productos, lo que frena la demanda de los clientes.

Otra consecuencia es el aumento de la deuda de las empresas, sobre todo con los proveedores y otros acreedores. Las empresas también han acumulado costes relacionados con los daños causados a sus estructuras empresariales por la explosión.

"Las empresas sienten que están atrapadas en un círculo vicioso, dentro de las múltiples e interrelacionadas crisis que afectan al país", dijo Maha Kattaa, Especialista Regional en Resiliencia y Respuesta a las Crisis de la OIT en los Estados Árabes. "Este estudio nos ha proporcionado una imagen clara del impacto de la explosión de Beirut y de otros retos acuciantes sobre las pequeñas empresas, los trabajadores y las condiciones de trabajo. Esperamos que estas conclusiones nos ayuden a diseñar respuestas que tengan en cuenta todos estos retos a corto plazo, pero también a largo plazo, a través de un plan nacional que apoye a las empresas de forma integral y coordinada."

Las empresas luchan por recuperarse de la explosión de Beirut

Las conclusiones se basan en los debates de grupos de discusión  celebrados con propietarios de empresas en agosto de 2021 para examinar el estado actual de sus empresas. Los participantes en estos grupos formaban parte de un grupo de encuesta más amplio de 1.664 micro, pequeñas y medianas empresas  (MIPYME). La encuesta fue realizada por la OIT y Fafo después de la explosión de agosto de 2020, para evaluar el impacto en las empresas y sus trabajadores, así como los efectos de la pandemia del COVID-19 en estos negocios.

La evaluación más amplia reveló que el 14% de las empresas encuestadas habían cerrado, temporal o permanentemente. Sólo el 3% operaba con beneficios después de la explosión, en comparación con el 32% antes de la misma. El 85% operaba con pérdidas, frente al 28% antes de la explosión.

Además de los daños causados por la explosión, la reducción de las operaciones estaba estrechamente relacionada con la pandemia de COVID-19. Para hacer frente a sus dificultades económicas, las empresas encuestadas habían reducido los salarios de sus empleados en una media de un tercio. Esto ha contribuido a reducir el poder adquisitivo de los consumidores, de los que las empresas dependen en última instancia.

La evaluación incluye recomendaciones para apoyar directamente a las MIPYMES afectadas y trabajar para subsanar las deficiencias del sistema en general y hacerlo así más resistente a futuras perturbaciones. A corto plazo, esto incluye la prestación de apoyo técnico y asesoramiento a las empresas afectadas en forma de formación y tutoría para la continuidad de la actividad, con el fin de ayudarles a ajustar sus modelos de negocio y desarrollar planes de contingencia. Esto debería ir acompañado de subvenciones en efectivo y subsidios salariales dirigidos a las empresas que aún no han recibido ayuda para renovar y reconstruir sus empresas tras la explosión del puerto.

A más largo plazo, es necesario un plan nacional de desarrollo de las MIPYMES para proporcionar un apoyo más coordinado. También se necesitan respuestas adaptadas a las empresas de la economía informal para ayudarlas a afrontar mejor las crisis y preparar su transición a la economía formal, incluida la inclusión en los sistemas de protección social.

El informe sobre los resultados de la encuesta ha sido posible gracias al apoyo de Alemania, a través del Banco Alemán de Desarrollo (KfW), que financia el Programa de Infraestructura Intensiva de Empleo de la OIT en Líbano, y al apoyo de los Países Bajos en el marco de la "Asociación para mejorar las perspectivas de los desplazados forzosos y las comunidades de acogida " (PROSPECTS).

Publicar un comentario

0 Comentarios