INM ayuda a reunificación familiar de cuatro menores hondureños que viajaban solos en México

INM ayuda a reunificación familiar de cuatro menores hondureños que viajaban solas en México

  • Una fue llevada con su madre a Veracruz; dos fueron alcanzadas por sus padres en Tlaxcala, y el cuarto quedó bajo la tutela de su primo en Nuevo León
  • La reunificación familiar es resultado del trabajo coordinado del INM, procuradurías estatales de protección al menor, y autoridades consulares de Honduras

Ciudad de México.. El Instituto Nacional de Migración (INM), dependiente de la Secretaría de Gobernación, logró la reunificación familiar de cuatro personas menores de edad, de nacionalidad hondureña que, tras diferentes circunstancias quedaron solas sobre el techo de un vagón de un ferrocarril o en las calles durante el intento de sus familiares por buscar mejores condiciones de vida en otro país.

La tarde del 12 de febrero pasado, elementos del INM localizaron en el municipio de Apizaco, Tlaxcala, a una niña de nueve años de edad, de nacionalidad hondureña, que horas antes viajaba con sus padres sobre un tren que recorría la comunidad de Orizaba, Veracruz, cuando su mamá se accidentó al caer del mismo y su papá tuvo que bajar en su auxilio, dejándola sola.

A solicitud de la Procuraduría de Protección a Niñas, Niños y Adolescentes del estado de Veracruz, y la mediación del Consulado General de Honduras, fue trasladada por personal del INM a un albergue del Sistema de Desarrollo Integral para la Familia (DIF) en la ciudad de Orizaba, mientras su madre se recupera de las lesiones sufridas al pasarle la rueda de la locomotora por uno de sus pies.

Ese mismo día, una niña de cinco años y un niño de nueve años fueron auxiliados por Agentes Federales de Migración y Oficiales de Protección a la Infancia (OPI) del INM en Tlaxcala, para reencontrarse sus padres, quienes no alcanzaron a subirse al ferrocarril que los llevaría al norte de México, en busca de oportunidades de trabajo.

Los papás narraron que salieron de Honduras el 14 de enero, porque dos huracanes destrozaron su hogar; ya en México, una familia de origen guatemalteca -con la que mantenían comunicación y conocieron durante la travesía- los apoyó para que sus hijos llegarán a Apizaco, Tlaxcala, donde elementos del INM los localizaron y pusieron bajo la protección de la Procuraduría de Protección a Niñas, Niños y Adolescentes del estado, a la espera de la llegada de sus tutores y el reencuentro familiar.

En tanto, al inicio del mes de febrero, a petición de la Procuraduría de Protección a Niñas, Niños y Adolescentes de Querétaro, y la delegación consular de Honduras, Oficiales de Protección a la Infancia del INM en el estado trasladaron a un joven de 15 años de edad a la ciudad de Monterrey, Nuevo León, para quedar bajo la custodia de su primo y, así, concretar el principio de reunificación familiar.

El menor de edad ingresó el 31 de agosto de 2020, por su pie y sin compañía, a una sede migratoria en Querétaro, dándose aviso del caso a la Procuraduría de Protección a la infancia de la entidad, así como a la representación consular, instancias que, al paso de los meses, localizaron a su pariente en tierras regiomontanas, quien, después de valoraciones y estudios de las autoridades, fue considerado apto para su cuidado.

A la fecha, ambos migrantes hondureños, ubicados en la ciudad e Monterrey, siguen un proceso de solicitud para el reconocimiento de su condición de refugiado en México.

De esta manera, el INM refrenda su compromiso por la salvaguarda y protección de los derechos de las personas en contexto de movilidad, en un marco de respeto a los derechos humanos y cumplimiento a la Ley de Migración, su reglamento, y la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

Publicar un comentario

0 Comentarios