Denuncian violaciones, tortura y electrochoques en el Centro de Rehabilitación “Vida Yucatán"

Denuncian violaciones, tortura y electrochoques en el Centro de Rehabilitación “Vida Yucatán"

  • Una mujer detalla que fue violada hace 5 años por el responsable del sitio y un hombre narra que sufrió “en carne propia el infierno que se vive ahí”
  • Señala que “las violaciones son el pan de cada día” y denunció que además de las torturas psicológicas practican “juegos” y cuando contestas mal, con una máquina, te electrocutan”.

Mérida, Yucatán.- Un grupo de personas, que se identifican como víctimas de malos tratos, violaciones, torturas y juegos con electrochoques que acontecen en el Centro de Rehabilitación “Vida Yucatán”, ubicado en Juan Pablo II, convoca a una manifestación para este sábado 12 a las 14:00 horas en el parque Cardenales en contra del responsable Marcos Antonio Rosales Guzmán.

--“¡Marcos Rosales eres un violador y asesino!”, señala el flayer de la convocatoria y rematan: “no te tenemos miedo contingente mixto".

Para reforzar la convocatoria, una mujer narra en un escrito enviada a la Redacción su testimonio que tituló: “Ya no tendrán la comodidad de nuestro silencio”.

--“Hoy no me callaré más, han pasado 5 años desde que Marcos Antonio Rosales Guzmán me violó. Fue en el 2015 cuando la pérdida de mi padre me afectó, refugiándome en las drogas y escogiendo el camino equivocado, mi madre en su intento por protegerme y salvarme me anexó en un centro de rehabilitación llamado Vida Yucatán, ubicado en Juan Pablo, al llegar me integraron con mujeres y hombres, el anexo era mixto y sus encargados en su mayoría eran hombres.

Me subieron a un cuarto y me estaban tomando mis datos cuando entro Marcos, fue la primera vez que lo conocí y nunca se me olvidará su asqueroso rostro. Me hizo comentarios como "tan bonita y desperdiciando tu vida", "estás así porque ningún hombre te ha tratado bien", incluso se tomó el atrevimiento de opinar sobre mi físico mientras hacían mi registro.

Pasaron 3 días y todo el ambiente era extraño en donde él se parara. Yo podía sentir cómo me miraba y no podía evitar sentir asco, durante mi estadía en el anexo vi como el manipulaba a las mujeres en su estado vulnerable, les pedía besos o que se dejarán tocar a cambio de cigarros, pensé que lo hacía porque tenía confianza con esas internas hasta que me tocó a mí.

Era un domingo y nos íbamos a bañar, yo estaba esperando mi turno cuando me mandaron a llamar para ir a su oficina, me fui con todo y mi toalla, mi ropa y mi jabón pues ya casi era mi turno para poder asearme, llegué a su oficina y pidió que cerrara la puerta.

Comenzó a platicarme del asco que le da la comunidad LGBTQI+; él suponía que yo era lesbiana porque nunca tuve un acercamiento a él como mis compañeras, nunca olvidaré el momento en el que se paro de frente mío y agarro mi ropa interior, la guardo en su pantalón y dijo que me haría una verdadera mujer, empezó a acorralarme hacía la pared y comenzó a besarme a la fuerza, puse resistencia y me dio un puñetazo, tenía tanto miedo de que acabara con mi vida y simplemente dejé que mis lágrimas cayeran y no puse más resistencia, me violó, acabó con mi dignidad y mis esperanzas de vida, nunca pude volver a ser la misma después de lo que me hizo, tuve que esperar 6 meses para poder largarme de ese lugar, soportando sus piropos y que me tocara sin mi consentimiento.

Cuando salí y vi a mi madre le conté todo, buscamos ayuda y en la Fiscalía nos hicieron saber que mi caso no tendría justicia, pues el paga anualmente para que su nombre este limpio, no me quiero imaginar la cantidad de mujeres a las que este monstruo ha echo daño, es por eso que decidí después de tanto miedo perderle el miedo, nunca mas callaré lo que Marcos Rosales me hizo, y si alguna mujer que estuvo interna y le paso una situación similar a la mía les pido ya no tenerle miedo, no callen lo que él nos ha echo, no callen para que ninguna mujer más sufra en manos de ese asqueroso disfrazado de buen samaritano, nunca más tendrán la comodidad de mi silencio...

Denuncian violaciones, tortura y electrochoques en el Centro de Rehabilitación “Vida Yucatán"

Un hombre, que señala que “vivió en carne propia el infierno que se vive ahí”, señala que “las violaciones son el pan de cada día” y denunció que “algunos juegos, te hacen preguntas de cultura general, con una máquina de choques, y cada que respondas mal, te electrocutan”.

--“Bueno debido a que ya vi que el pedo se esta agrandando, me armare de valor para decir todo lo que se hace en esa institución. Bueno yo fui internado en aquella institución el 26 de junio del 2020, así que están leyendo el testimonio de un usuario, alguien que vivió en carne propia el infierno que se vive ahí. 

No es un secreto que ahí la higiene es algo que no existe. Se bañan entre 4 o 5 personas con un mismo jabón, en un baño de 1x1 pegados, niños, jóvenes, y adultos, los cuales algunos te manosean ahí adentro, lo digo porque me pasó, y no sólo una era casa vez que nos bañábamos en varias ocasiones solicité bañarme solo a los padrinos, y solo me decían que hay lo verían, pero nunca me hicieron caso.

Las violaciones son el pan de cada día de ahí, y los internos lo ven como juego, lo cual no es así, o al menos yo no lo veía de esa manera, y lo peor, cada domingo hay llamadas con tu familia, las cuales no duran más de 10 minutos, y si les dices lo que te hacen ahí, te dejan sin llamada, te quitan tu comida, y se que no parece mucho, pero ahí adentro es lo máximo, y pues nadie lo hacía, bueno casi nadie, pero el padrino Marcos le hace creer a las familias que solo lo decimos por que queremos estar afuera, que esa son falacias, y que lo más recomendado es que, no nos crean y de alguna manera todas las madres le creen, y a la siguiente llamada, solo les dicen que su hijo está castigado por mala conducta. 

Te silencia, vives con miedo 24/7, y no sólo eso, si no que organizan juegos para "distraerte" en los cuales es obligatorio participar, y digamos que los juegos van de la mano con lo físico, en varias, de esas "distracciones" quedé lastimado, ya que la mayoría de usuarios que están ahí, son personas que tienen de 20 a 40 años, lo cual en una de las reglas de la institución te dice que no acepta a menores de 18 y mayores de 25, lo cual no es cierto, en varios de esos juegos termine lastimado, sin poder moverme, y te niegan las pastillas debido a que no quieren que te vuelvas fármacodependiente, y el dolor llega a ser insoportable.

Algunos juegos, te hacen preguntas de cultura general, con una máquina de choques, y cada que respondas mal, te electrocutan, y no te dejan subir a descansar hasta que las contestes, llegas y al inicio, pues te piden que cuentes tu historia, y tú ves a los servidores, como personas en las que confiar, y te sacan tu pasado, y al inicio de la plática te dan consejos y te apoyan, hasta llegas a pensar que así será todo el tiempo, hasta al día siguiente, te das cuenta que fue un error haber contado, te torturan psicológicamente, te repiten que el culpable de todo lo que pasa en tu familia es tu culpa, y no te lo dicen de una manera bonita, en varias ocasiones, lo único en lo que pensaba para aliviar mi culpa es en el suicidio.

Cabe recalcar que no todos los padrinos o servidores son así, estando ahí adentro me volví muy apegado a un padrino, que estaba en desacuerdo con Marcos y le decía como me sentía, hasta que lo sacaron de la institución, y esto no teníamos permitido comentarlo, cuando yo tenía pocos meses de anexo, ocurrió una violación, ahí adentro, la cual ocurrió a un menor, y se enteraron, por lo cual decidieron trasladar a los 3 “vatos” involucrados, o al menos eso nos dijeron, y nos decían como ellos llevaban su supuesto proceso, y decían que los golpeaban todos los días, y a los que le trataban de hacer cara al Marco Rosales, los amenazaba con llevarlos ahí.

Más adelante me enteré que todo lo que decía del traslado era mentira, lo recuerdo, estábamos en nuestro descanso después de la actividad y nos dijo que a uno de los que habían trasladado, se trató de dar a la fuga, y que lo descubrieron, y lo golpearon tan fuerte que estaba interno, y lo decía con risas, y todos nos quedamos callados, subimos y un padrino me vio pensado, a lo cual me dijo “mira, lo único que esta haciendo Marcos es tratar de inculcarles miedo” y. le dije “¿cómo sabes?” a lo cual me mostro una foto del Facebook del “vato”, en la que se veía que estaba en su casa. Aquella institución está llena construida por mentiras".

Publicar un comentario

0 Comentarios