• Jesús Ramírez reconvino verbalmente en tres ocasiones al periodista pidiéndole que no alzara la voz 
  • Sostuvo a AMLO la autenticidad de la fotografía, que dijo, le enviaron de Sinaloa, al igual que audios, sobre la negociación para la liberación.
Ciudad de México- Era su primer día de trabajo y quedó, nuevamente, desempleado. Con sus más de 40 años de ejercicio periodístico y con la experiencia de ser secuestrado, torturado y golpeado en la comunidad de Nuevo Casas Grandes, Luis Cardona se puso de pie, mostró su celular y afirmó que la foto de Ovidio vestido de militar, es auténtica. Cuestionó a Andrés Manuel López Obrador y a Alfonso Durazo. Al término de la Mañanera le revocaron su acreditación de prensa.

“Hoy era el mi primer día de trabajo con el periódico Digital La Opción de Chihuahua, y debido a la revocación de la acreditación, me quedo una vez más desempleado a raíz de la decisión del Gobierno Federal intolerante, de no permitirme llegar a la sala de prensa de las conferencias mañaneras, así como a ningún acto del Gobierno Federal”, dijo.

Cardona es usuario del Mecanismo de Protección a Periodistas y consideró que una vez más le toca el embate de la censura, el hostigamiento oficial y la separación de su trabajo.

Jesús Ramírez reconvino verbalmente en tres ocasiones al periodista pidiéndole que no alzara la voz, a lo que contestó el periodista, “pásame un micrófono, no me dan la palabra”, dijo el premio Hellman-Hammett 2013, Human Rigths Watch, por su trabajo en pro de la libertad de expresión. Becario Google/Center nigth.

Cardona explicó que “el hecho de haberse dado el debate, complació a muchos porque se avistó una real apertura democrática en el tratamiento de la información, el diálogo circular y el debate, pero la decisión de Jesús Ramírez de revocar la acreditación para asistir a la cobertura de los actos del gobierno de AMLO fue inmediata al terminar el diálogo del que el presidente de la República presume.”

Sobre el hecho, el periódico Digital La Opción de Chihuahua publicó la siguiente nota con el título “Crónica de perros, mordeduras, bozales y libertadores en la mañanera”.
Luis Cardona, corresponsal de La Opción de Chihuahua, se puso de pie, mostró su celular y afirmó que la foto de Ovidio vestido de militar, es auténtica.

Era su primer día en palacio nacional, comisionado a cubrir las conferencias mañaneras del presidente López Obrador.

Pero en realidad, tiene más de 40 años en el periodismo.

Es uno de los periodistas desplazados del estado de Chihuahua que radica en algún lugar de cdmx.

Fue secuestrado, torturado y golpeado, en el ejercicio profesional de la actividad, en la comunidad de Nuevo Casas Grandes.

Así que le sostuvo a amlo, de frente, la autenticidad de la fotografía, que dijo, le enviaron de Sinaloa, al igual que audios, sobre la negociación para la liberación.

En la imagen, que fue publicada por el periódico La Jornada, se mira un joven sentado en el asiento trasero, vestido de militar, con el rostro medio tapado, del que se afirma es Ovidio.

Dicen que así lo sacaron de su casa.

López Obrador había sentado su teoría del caso, en la mañanera de este jueves, sobre la falsedad de la foto.

Sobre eso versó su discurso.

Así que la contrariedad, probablemente, alteró al propio presidente, al secretario de seguridad, Alfonso Durazo, y al vocero, Jesús Ramírez.

Al final, amlo, visiblemente alterado, citó una frase del presidente Francisco I Madero:

“Muerden la mano del que les quitó el bozal”, dijo.
Eso caló muy hondo entre quienes se hallaban presentes en palacio nacional, pero igual entre quienes observaban la mañanera por redes sociales.

Perdió el piso el presidente, pensaron muchos periodistas, nos dijo perros.

Luis Cardona también le dijo a Alfonso Durazo que era un mentiroso.

Pero no es noticia.

Todo México vio mentir al secretario de seguridad en la rueda de prensa, la tarde de ese día, del culiacanazo, frente a las cámaras.

La declaración más ridícula fue la de decir que habían detenido a Ovidio Guzmán, hijo de El Chapo, durante un patrullaje preventivo, casi de rutina.

De ahí se hizo bolas el engrudo: quién lo ordenó, quién lo pidió, quién filtró la foto, dónde lo soltaron, quiénes hablaron, quiénes fallaron y un largo etcétera.

El video de la detención de Ovidio redimió a amlo. El propio Durazo agarró aire y declaró que el Estado es más fuerte que cualquier organización criminal.

Pero lo importante era salvar vidas, se repitió una y otra vez.

Por eso, el tema de la autenticidad de la foto donde Ovidio aparece vestido de soldado, regresó la discusión al inicio.

En comunicación social dijeron que el corresponsal de La Opción de Chihuahua, Luis Cardona, había roto todos los cánones: que habló sin micrófono, se puso de pie sin permiso, interrumpió al presidente, estaba muy agresivo y no entendió el conjunto de reglas que firmó al hacérsele entrega de su gafete de acreditación.

“No podemos permitirle ya la entrada -dijo una colaboradora de Jesús Ramírez- porque no se podía hablar con él, se puso muy agresivo, le faltó al respeto al presidente, gritó, desobedeció las reglas y se convirtió en una amenaza”.


Al menos tres ocasiones, el vocero Jesús Ramírez se acercó de ladito a Luis Cardona para pedirle textualmente que cambiara el tono de sus palabras.

Luis Cardona, momentos después, en plática con este medio, dijo que el caso se convirtió en un atentado contra la libertad de expresión.

“En vez de aquilatar el ejercicio democrático del debate que se dio y nunca se había dado en México, se van a la agresión”, comentó, en referencia a la revocación de su acreditación.

Subrayó y dejó en claro que durante más de media hora tuvo la mano alzada para que le permitieran preguntar, pero no le hicieron caso.

Jesús me decía que ya no lo interrumpiera, pero la realidad es que les caló lo de la foto, a mi me la pasaron antes que la publicara La Jornada, pero no la quise publicar, agregó.

Y le dije: aquí tengo los audios que los narcos dieron a conocer, pero luego empezaron a pegar con lo del amarillismo, que cambiara de tono.

Cardona le dijo a Durazo que había mentido.

Después del episodio de esta mañana, Luis Cardona reflexiona, se le amontona el pasado en Nuevo Casas Grandes, y dice: al menos no me desaparecieron.

Al salir de palacio nacional, algunos reporteros le abrazaron, le ofrecieron apoyo y sugirieron movilizarse.

“Soy tu fan número uno”, dijo una periodista de un reconocido portal digital nacional.
La noticia empezó a hacerse viral.

Era su primer día de trabajo y quedó, nuevamente, desempleado. Con sus más de 40 años de ejercicio periodístico y con la experiencia de ser secuestrado, torturado y golpeado en la comunidad de Nuevo Casas Grandes, Luis Cardona se puso de pie, mostró su celular y afirmó que la foto de Ovidio vestido de militar, es auténtica. Cuestionó a Andrés Manuel López Obrador y a Alfonso Durazo. Al término de la Mañanera le revocaron su acreditación de prensa.

Publicar un comentario

Author Name

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.