• Su arribo tiene efectos positivos para el suelo y nocivos para la salud
Mérida, Yucatán.- Las nubes de polvo provenientes del Sahara, que llegan a la península de Yucatán cada año incrementan, en un 300 por ciento la cantidad de partículas que respira la población, que pueden producir problemas de índole respiratorio, reveló el investigador del Centro de Ciencias de la Atmosfera de la Universidad Autónoma de México (UNAM), Luis Ladino Moreno.

En el marco de la conmemoración por el 97 aniversario de la Facultad de Química de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), se impartió la conferencia “El impacto del polvo del Sahara en la calidad del aire, la microbiota y la formación de nubes en la Península de Yucatán”, en la que el experto señaló que el polvo está compuesto por arena y aerosoles dispersos, los cuales contienen bacterias, hongos y virus, que se generan en tormentas formadas al Occidente de África.

Ladino Moreno explicó que además de los problemas respiratorios que pudiera causar en la población, este fenómeno meteorológico es capaz de provocar disminución en las lluvias sobre las regiones en las que se mueve en grandes cantidades, de hecho, podría inhibir la formación de ciclones tropicales.

Asimismo, agregó, el arribo de esas nubes con restos minerales hace que los amaneceres sean grisáceos y los atardeceres rojizos.

Por otra parte, destacó que las principales fuentes de estos polvos minerales son las regiones áridas de África septentrional, la península arábiga, Asia central y China.


“La cantidad de polvo del Sahara que ingresa a la Península depende de la intensidad del viento y concentración de este sobre África”, dijo.

Aparte del impacto en la salud, subrayó que estas partículas africanas traen consigo metales y nutrientes buenos para enriquecer el suelo yucateco; aunque también afectaría la formación de nubes, de tal forma que esto sería más eficiente, lo que altera de una u otra manera el desarrollo de precipitaciones.

Para finalizar, comentó que el polvo del Sahara contiene fosfatos y hierro, abonos muy eficaces para algas y plantas.

Mérida, Yucatán.- En vías de desarrollar los proyectos internacionales de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), esta mañana inició el curso “Infectología de Enfermedades Emergentes y Reemergentes” que se realiza como parte de una alianza estratégica con la Universidad de Oxford, Inglaterra.

En su mensaje, la directora del Centro de Investigaciones Regionales “Dr. Hideyo Noguchi” de la UADY, Matilde Jiménez Coello, señaló que la internacionalización debe estar basada en una transformación general y progresiva, con programas compartidos que promuevan la movilidad y las dobles titulaciones.

En presencia del profesor investigador de la universidad inglesa, Arturo Reyes Sandoval, Jiménez Coello destacó que a través de este curso se busca hacer frente al reto que representan enfermedades como el zika, chinkungunya, dengue, influenza y fiebre amarilla, entre otras.

En ese sentido, aseguró que el trabajo conjunto entre la UADY y la Universidad de Oxford contribuirá en la formación de recursos humanos de alta calidad, quienes pertenecerán a las nuevas generaciones que enfrentarán los cambios y necesidades de nuestro entorno.

“Por ello, asumimos este reto con un alto compromiso, no solo institucional, sino también para con la sociedad a la cual nos debemos; hago un llamado a nuestros estudiantes a que aprovechen al máximo esta experiencia en donde, sin duda, adquirirán los conocimientos y las competencias necesarias para consolidar la profesionalización de las áreas de las ciencias biológicas y de la salud”, dijo.

El curso “Infectología de Enfermedades Emergentes y Reemergentes”, que se lleva a cabo del 4 al 8 y 11 de noviembre, tiene el objetivo de promover la educación transnacional en el área de salud, asimismo actualizarse en temas de salud pública y dar a conocer investigaciones realizadas en el CIR “Hideyo Noguchi” de la UADY.

Durante la jornada se realizarán actividades en escenarios reales de aprendizaje, entre ellas, toma de muestras biológicas a humanos, cerdos, aves de traspatio y murciélagos; también colecta de heces en animales y diagnóstico de parásitos en campo y colecta e identificación de mosquitos, posteriormente las muestras serán analizadas en los laboratorios de parasitología, biología y arbovirología.

Asimismo, se contará con la participación de tres investigadores destacados de la Universidad de Oxford: Arturo Reyes Sandoval, experto en el desarrollo de vacunas para arbovirus e infecciones parasitarias; Christine Rollier, líder en el área de pediatría; y Moritz Kraemer, especialista en enfermedades infecciosas.

Las nubes de polvo provenientes del Sahara, que llegan a la península de Yucatán cada año incrementan, en un 300 por ciento la cantidad de partículas que respira la población, que pueden producir problemas de índole respiratorio, reveló el investigador del Centro de Ciencias de la Atmosfera de la Universidad Autónoma de México (UNAM), Luis Ladino Moreno.

Publicar un comentario

Author Name

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.