Las lagrimas no terminan de nublar mis ojos porque más que amigo, para mi fue el hermano mayor. Lo había visto de reojo en los eventos, pero lo comencé a tratar en la oficina de prensa del Ayuntamiento de Mérida.

Éramos jóvenes entonces. Era muy solidario. Recuerdo que fue a instancias de él que le di posada en casa a un trabajador que recién había llegado a la ciudad e incorporado al departamento de cultura, Gerardo Lerma, un tipo bastante simpático que trabajaba como payaso.

Desde joven siempre tuvo un buen trato con el personal. Edith y Julia, las gemelas, y Mary Quintal, tienen el testimonio. Y así fue su paso en jefaturas de prensa en los gobiernos federal, estatal y municipal donde supo ser, más que compañero, subordinado o jefe, amigo.

Más académico que periodista, compartimos triunfos laborales y sinsabores familiares. Muchos jóvenes del sureste mexicano, desde Tabasco, Chiapas y Campeche venían a Mérida, varios fueron al Instituto de Ciencias Sociales de Mérida (ICSMAC). Las oficinas estaban en el centro. Había tiempo para un café en su oficina, en la Pop o en Vips.

Lo vi enamorado y la ilusión de su casa. Seremos vecinos, me dijo contento. Estuvo para mi en tiempos difíciles de la vida familiar y lo acompañé en el suyo. Con café las penas se disipan o al menos escuchas al otro.

Se alegraba con las notas en portada que yo conseguía y a mi me daba gusto sus logros, sus nombramientos. Recuerdo cuando “rolábamos” en su coche sólo para platicar, mientras fumábamos.

No olvido sus palabras de siempre: “Jhon, tú siempre adelante…”-

No será el mío un texto para descubrir facetas desconocidas de un hermano, alguien escribirá el libro sobre sus hazañas. El mío sólo es para expresar el enorme vacío y la profunda tristeza que deja un hermano. Más doloroso bajo esta circunstancia que fue ingresado y murió sin poder estar con él.

Hoy ha muerto una buena persona, un caballero y un padre amoroso.

Mayo de 2020

En memoria de Jorge Alberto Barquet Chel.

Las lagrimas no terminan de nublar mis ojos porque más que amigo, para mi fue el hermano mayor. Lo había visto de reojo en los eventos, pero lo comencé a tratar en la oficina de prensa del Ayuntamiento de Mérida.

Tags: ,

Publicar un comentario

Author Name

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.