Comité Pro Defensa del Tren Maya en contra de la suspensión de obras

  • Denuncian a la Jueza 1era de Distrito de Campeche, Juez Grisell Rodríguez Flebes,  “nos discriminó, violó nuestros derechos, la autonomía y libre determinación de nuestras comunidades indígenas”
  • Únicamente tomó en cuenta la opinión de 18 personas al emitir el amparo en contra del Tren Maya en Xpujil

Ciudad de México.- Como Comité Pro Defensa del Tren Maya en Campeche declaramos que la jueza 1era de Distrito de Campeche nos discriminó, violó nuestros derechos, la autonomía y libre determinación de nuestras comunidades indígenas y nuestro derecho de audiencia, pues únicamente tomó en cuenta la opinión de 18 personas al emitir el amparo en contra del Tren Maya en Xpujil e ignoró el consentimiento a favor del proyecto que habían emitido 69 comunidades.

En un comunicado señalaron que viajaron “a la Ciudad de México a pedir a la Fiscalía General de la República, al CONAPRED, a la Secretaría Ejecutiva de Disciplina del Consejo de la Judicatura Federal y a la CNDH, que levanten una investigación a la jueza y que reinicien los trabajos de obra del tramo detenidos por el amparo interpuesto por el CRIPX”.

--“Reiteramos que la jueza violó nuestros derechos como indígenas, pues tomó como autoridad al CRIPX sin cerciorarse de que los hubiéramos reconocido de esa forma. Además se violó nuestro derecho a la autonomía al suspender un proyecto que ya había sido aceptado en las asambleas ante las autoridades indígenas. También emitió una suspensión sobre la comunidad de Xpujil en la que no viven ninguno de los quejosos.

Estamos pidiendo que la juez de distrito en Campeche rectifique su actuar y deje de hacer actos discriminatorios, como concederle el amparo a 18 personas que no son autoridades en Calakmul. Hoy fuimos a la Fiscalía y presentamos una denuncia en contra de la Juez Grisell Rodríguez Flebes por la suspensión definitiva del tren que nosotros como autoridades y como pueblo decidimos apoyar. Igualmente presentamos una denuncia en contra del CRIPX y del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA).


Desconocemos a estas organizaciones y a cualquier otra asociación civil como autoridades o representantes de los pueblos indígenas, quienes hablan en nombre de las comunidades sin nuestro consentimiento.

Los habitantes de Calakmul puntualizamos que el Comité de Pro Defensa del Tren Maya se encuentra conformado por 69 comunidades indígenas del municipio, las cuales son la única y legítima voz de los pueblos maya peninsular, ch´ol, tstosil y tseltal, representando a casi 29 mil personas que se definen como indígenas. Esto representa más del 80% de todos los indígenas de este municipio.

En 80 años de administraciones federales, nunca nos habían consultado. Se hizo en Calakmul la deforestación para hacer la carretera de cuatro carriles en el periodo de Felipe Calderón Hinojosa y no nos preguntaron si perjudicaba o no al medio ambiente en Calakmul. Ahora que sí nos toman en cuenta, afortunadamente estamos a favor, queremos y creemos que eso nos va a traer desarrollo para nuestras comunidades.

Nos congratula que por primera vez un gobierno federal, como el del Presidente Andrés Manuel López Obrador, nos escuche y tome en cuenta al ser consultados acerca del proyecto Tren Maya, y que seamos nosotros quienes hayan dado el consentimiento para la realización de este proyecto.

Como Comité confiamos en que las Autoridades del Estado Mexicano evitarán que estas organizaciones sigan dándole voz a estos personajes y que aceptarán sólo la actuación de las comunidades indígenas por medio de sus Autoridades y procesos tradicionales.

Publicar un comentario

0 Comentarios