Cuando se pierde el respeto

Como ciudadano podrías estar de acuerdo o no con Mauricio Vila o su partido. Quiérase o no tiene un certificado del IEPAC que lo acredita como gobernador de Yucatán, debiera ser de todos, sin sectarismos. Por ese simple hecho él debiera conducirse con respeto hacia sus gobernados y éstos a su vez en el mismo sentido.

Por eso cuando un sujeto “influencer” intercepta al mandatario (quien no andaba de vacaciones o en una cantina en Juan Pablo II sino cumpliendo su agenda oficial como jefe del Ejecutivo), lo increpa, reclama y haciéndose al gracioso hasta dice “por fa”, para lanzarle reverendo insulto es cosa digna de análisis, de reflexión.

Primero, trae a colación el recuerdo de hace unos meses atrás cuando, por medio de “facilidades” de la Secretaría de Fomento Turístico un grupo de “influencers” fueron traídos a Yucatán con gastos pagados para promocionar la entidad y sólo se dedicaron, primero a las bebidas espirituosas y después a dejar mal parados a sus promotores en las zonas arqueológicas e incluso en Izamal, pueblo mágico que calificaron de hacienda. Total desconocimiento, personas iletradas.

Muy parecido al caso de ayer. El sujeto, según las cuentas públicas del propio gobierno estatal y del Ayuntamiento de Mérida, cobra sus nada despreciables facturas en la hacienda pública. Es decir, como los anteriores, les pagan para dejar mal parados a sus financiadores. Tipos con nulidad en valores y conocimientos.

Pero no es todo. El incidente hubiera pasado desapercibido si el personaje irrespetado fuera un simple ciudadano o un pleito de vecinos que se comprometieron y uno de ellos incumplió su palabra. No, se trata del titular del Ejecutivo de Yucatán quien detenta el título oficial de Ciudadano Gobernador Constitucional del Estado de Yucatán. Mentarle la madre no es poca cosa, es una pérdida total de respeto, un muy mal precedente del cual incluso el propio ofendido (no creo que le haya gustado que insulten a su madre) debiera fijar una posición oficial. Sí, es un muy mal ejemplo para los jóvenes que siguen al sujeto y para todos los ciudadanos.

Cuando se pierde el respeto

El primer obligado de evitar que se manche el título de Gobernador Constitucional es el Sr. Vila. Toda sociedad de sana convivencia, como se precia serlo la yucateca, debiera respetar a sus autoridades. Si el señor gobernador, como toda autoridad, incumple su palabra o viola cualquiera de las leyes obligado, mandado y jurado respetar, para eso están las autoridades superiores fiscalizadoras, judiciales y electorales.

Si es una estrategia político electoral para golpear a la persona, el tiro es al gobernador.

Con la pérdida del respeto, uno de los valores morales más importantes del ser humano, también se acaba la armoniosa interacción social.

El respeto es la primera regla de la sana convivencia con el prójimo.

Mayo de 2021

Publicar un comentario

0 Comentarios