• Los ingresos de la venta de bonos se utilizarán para refinanciar deuda a corto plazo, y la compañía también espera lanzar una oferta de canje dirigida a pagarés denominados en dólares con vencimientos entre 2022 y 2048
Ciudad de México.- Como parte de la operación de pago y refinanciamiento de su deuda anunciada el día de ayer, Petróleos Mexicanos realizó el día de hoy la colocación de 7,500 millones de dólares en el mercado internacional. 

Estos recursos serán destinados al refinanciamiento de sus pasivos, sin representar crecimiento en los saldos de la deuda de la empresa.

Durante la emisión, gracias a la alta demanda por parte de los inversionistas, se logró disminuir considerablemente el costo de financiamiento anunciado inicialmente.  La demanda total del libro fue de 38 mil millones de dólares, la mayor demanda registrada para una emisión de la empresa y representa una sobre suscripción de 5.1 veces el monto total emitido.

La operación se dividió en tres bonos de referencia a 7, 10 y 30 años con las características siguientes:

•    1,250 millones de dólares a 7 años, con un rendimiento de 6.50%.

•    3,250 millones de dólares a 10 años, con un rendimiento de 6.85%.

•    3,000 millones de dólares a 30 años, con un rendimiento de 7.70%.

Esta transacción se posiciona como la más grande en la historia de la compañía y es una de las mejores recibidas por el mercado. Se contó con la participación de inversionistas de Estados Unidos, Europa, Asia, Sudamérica y Medio Oriente, principalmente.

Los agentes colocadores fueron J.P. Morgan, Goldman Sachs & Co. LLC, HSBC, Citigroup, Crédit Agricole CIB, Mizuho Securities y BofA Merrill Lynch.

Por su parte, los resultados de la recompra y del intercambio de bonos que forman parte de la operación anunciada el día de ayer, se darán a conocer posteriormente una vez que se definan las condiciones finales de dichas ofertas y conforme con los requisitos legales correspondientes.

Finalmente, Petróleos Mexicanos agradece a las instituciones financieras que lo acompañaron en la colocación, así como a los inversionistas que participaron en la operación. La respuesta del mercado a esta operación fue clara: los inversionistas dan su confianza total a Pemex y a su estrategia operativa y de negocios.

La oferta vence el próximo 18 de septiembre a las 5 de la tarde hora de Nueva York y se liquidará el 23 del mismo mes.

Pemex dijo en un documento publicado en Global Bondholder Services Corporation que para pagar la oferta por 5 mil millones de dólares usará los recursos anunciados por el Gobierno el miércoles como inyección de capital.

Además, la firma está ofreciendo nuevos bonos senior no garantizados en tres tramos por 7 mil 500 millones de dólares. El instrumento de más largo plazo de la venta, con vencimiento a 30 años, tiene un rendimiento de 7.7 por ciento, menor al 8 por ciento discutido inicialmente, según una fuente de Bloomberg.

Los ingresos de la venta de bonos se utilizarán para refinanciar deuda a corto plazo, y la compañía también espera lanzar una oferta de canje dirigida a pagarés denominados en dólares con vencimientos entre 2022 y 2048.

Usar los recursos para pagar bonos con vencimiento a corto plazo "es un movimiento inteligente que reduce las presiones financieras inmediatas sobre la empresa", dijo Andrew Stanners, director de Inversiones de Aberdeen Standard Investments, que posee bonos de Pemex. "Son buenas noticias para Pemex".

En ese sentido coincidieron Jaimin Patel y Damian Sassowe, analistas de Crédito y Estrategia de Bloomberg Intelligence.

“Una nueva inyección de capital de 5 mil millones de dólares por parte del gobierno mexicano puede contribuir a completar con éxito la nueva oferta de deuda de Pemex aliviando las preocupaciones sobre la presión de las calificaciones crediticias a corto plazo”, mencionaron en una nota de análisis.

Sin embargo, Pemex tiene vencimientos de deuda no monetarios de casi 23 mil millones hasta 2023. Esperar que el Gobierno proporcione una inyección de efectivo con cada vencimiento de deuda y alivie una carga impositiva aplastante, puede ser pedir demasiado.

Si bien los mercados han acogido con beneplácito el apoyo gubernamental de casi 10 mil millones de dólares este año, incluida la inyección de 5 mil millones anunciada el miércoles, algunos observadores de Pemex y evaluadores de crédito dicen que no es suficiente.

La compañía tiene una pesada carga fiscal y requiere decenas de miles de millones de dólares en inversión para revertir casi 15 años de caídas en la producción.

"La compañía necesita invertir más en el flujo ascendente sin afectar más su balance general para poder estabilizar sus calificaciones", dijo Lucas Aristizabal, analista de Fitch Ratings, calificadora que bajó la deuda de la compañía a basura en junio.

"La única forma de hacerlo es retener la generación de flujo de efectivo, pero si no quieren administrar el negocio de manera diferente, la calificación lo reflejará"., advirtió.

Una forma en que la calificación podría estabilizarse es si México reduce a la mitad las considerables contribuciones fiscales de Pemex, señaló Aristizabal.  

Pemex coloca 7,500 MDD en el mercado internacional para refinanciar sus pasivos

Publicar un comentario

Author Name

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.