En medio de la pandemia, los mexicanos enfrentan hambre, violencia y cobro abusivo de servicios públicos

  • El GPPRI en la Cámara de Diputados pidió, ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, focalizar tres asuntos que pegan a los mexicanos en su vida cotidiana en medio de esta emergencia sanitaria: el hambre, la violencia y el abuso en el cobro de servicios públicos.
Ciudad de México.- La diputada Dulce María Sauri Riancho, en nombre del Grupo Parlamentario del PRI llamó a discutir sin demora:  el cobro excesivo en las tarifas eléctricas; el aumento de la violencia contra las mujeres y un hecho cierto, el hambre que padecen millones de familias.

Algunas, dijo, han reducido el consumo de alimentos, las más afortunadas hacen largas filas para recibir una porción en los comedores instalados por las asociaciones civiles y las más, no tienen para comer.

La petición es que la Administración vigente atienda lo que sucede al interior de los hogares, y empiece por ordenar a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) la revisión de los recibos de luz, que bien podrían llamarse “locos” por el cobro abusivo del servicio; “es fácil demostrar, cómo un hogar promedio paga hasta, el doble, el triple y hasta 10 veces más, el costo del consumo de electricidad en el segundo recibo bimestral de este año”, expuso Sauri Riancho 

Sobre el aumento de la violencia contra las mujeres, muchas de ellas niñas, Dulce María Sauri ratificó la exigencia a que el Gobierno federal emprenda acciones de prevención, justicia y apoyo.

En el tema del hambre que padecen millones de familias, planteó instrumentar una política de comedores comunitarios para saciar el hambre de estos mexicanos en situación vulnerable.

La diputada federal por el estado de Yucatán, pidió cuidar la salud de los mexicanos en esta etapa de retorno a las actividades normales, pues reconoció que la fase de emergencia no termina y “aún así hay que iniciar una lenta y dolorosa recuperación económica”. 

Durante el desarrollo de la sesión de la Comisión Permanente, la legisladora priista refrendó el reconocimiento al personal sanitario que permanece en la primera línea de batalla contra el coronavirus. “Para ellos y ellas, nuestra solidaridad; son héroes y heroínas con rostro, nombre; estamos para apoyarlos, reconocerlos y ayudarlos”.

Consideró un error ignorar y dejar pasar para no actuar, el número de agresiones en su contra, solo por portar una bata blanca, por trabajar en un centro hospitalario. La legisladora recordó que dos de cada 10 infectados por Covid-19 pertenecen al personal sanitario; de estos trabajadores 80 por ciento es personal de enfermería y de ellos 70 por ciento son mujeres.

Publicar un comentario

0 Comentarios